10 Alertas sobre el hambre en Venezuela

La ausencia de cifras concretas sobre el tema de la alimentación y aspectos conexos en Venezuela es una gran limitación que solo puede resultar en una invitación a especular y razonar sobre estas dinámicas a partir de informaciones que para nada son cifras oficiales. También es cierto que nuestro país se debate en el extremismo que todo anda mal o todo huele a flores de lo bien que están las cosas. El caso es que hay motivos para generar 10 alarmas claves para denotar la gravedad de la situación:

Alerta 1: Existe una crisis de distribución de alimentos frescos derivada de la insuficiencia de suministro de combustibles para que opere el sistema de transporte desde los sitios de producción hasta ciudades remotas y centros de distribución al menor. Esto trae desaliento a los productores que en algunos casos para no perderlo todo, alivian sus pérdidas suministrando parte de la producción a sus animales.

Alerta 2: Existe una precariedad de ingreso para las familias que atenta contra su seguridad alimentaria. Lo que se está volviendo soberana es la falta de oportunidad para adquirir alimentos. De acuerdo a la Ley de Engels la pobreza material es mayor en la medida que proporcionalmente es mayor el gasto en alimentos. Y en Venezuela se requieren más de 80 salarios mínimos para satisfacer la alimentación adecuada de una familia de 5 miembros, donde trabajan dos o tres.

Alerta 3: La interacción distribución-ingreso genera poco acceso a alimentos diferentes a las harinas y otros productos derivados de cereales. Los precios al detal de frutas y hortalizas pueden ser evidenciados en los anaqueles. Las bajas de algunos precios circunstanciales de la época seca solo son posibles por la falta de acceso por ingreso y no por abundancia del suministro.

Alerta 4: El consumo energético está siendo satisfecho principalmente con farináceos y sus derivados. La Ley de Bennet señala que en la medida que los ingresos son bajos, es decir la pobreza es alta, la cantidad relativa de ingresos invertidos en farináceos es mayor. Sobre este tema hay evidencias de investigaciones académicas que muestran que más del 90 % del ingreso calórico es por cereales y algunas raíces de bajo precio, como la yuca. El consumo proteico es ocasional para huevos; y muy pero muy ocasional para carnes.

Alerta 5: Los programas de alimentación escolar y la suplencia de apoyo a las familias mediante el programa CLAP, han perdido fuerza por la pandemia, por el bloqueo económico y por la ineficiencia del Estado. La clase media se hizo pobre esperando las bolsas del CLAP y los pobres andan muy angustiados por lo que observan en el peso de sus hijos y miembros de la familia. No hay suficientes programas especiales operando para alimentación de ancianos, ni existe acceso a "alimentos funcionales" para diabéticos, ancianos, deportistas y para alimentarse cuando algunas patologías requieren otro tipo de alimentos.

Alerta 6: No se dispone de datos abiertos al público sobre la mortalidad en infantes menores de 5 años, que es siempre muy influenciada por la inseguridad alimentaria.

Alerta 7: La homogenización de la alimentación ha podido estar aumentando la prevalencia de desnutrición por carencias minerales y de vitaminas. Los programas de suplementación de los farináceos no se conocen o no se practican.

Alerta 8: Infelizmente, la gran mayoría de nuestros hermanos venezolanos no tienen la posibilidad de sorprender al paladar con "exquisiteces" como una buena ensalada, un pasticho, un hervido resuelto, o un filet de pescado, o un plato tradicional decembrino, de carnaval o Semana Santa.

Alerta 9: la suplencia inadecuada de gas doméstico incrementa el gasto energético humano en resolver la cocción de alimentos.

Alerta 10: La burguesía revolucionaria, su forma de vida, lo que evidencia es que están haciendo muy buenos negocios con el hambre del Pueblo. Hoy el cartón de huevos esta sobre los 5,5 millones de bolívares soberanos, más del doble del salario mínimo.

Pero, estas alertas deben dispararse en los órganos del Estado, dejar el discurso "pajita" de lado e ir al grano, que es la vulnerabilidad alimentaria de la población. El Presidente Maduro debe saber que los logros anteriores en agroalimentación, si desaparecen dejan de ser logros y se convierten en una preocupación general de unos y otros.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2259 veces.



Miguel Mora Alviárez

Profesor Titular Jubilado de la UNESR, Asesor Agrícola, ex-asesor de la UBV. Durante más de 15 años estuvo encargado de la Cátedra de Geopolítica Alimentaria, en la UNESR.

 mmora170@yahoo.com

Visite el perfil de Miguel Mora Alviárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social