El 27 F de CAP es igual al de Maduro en la actualidad

Hablar de los históricos sucesos acontecidos el 27 de febrero de 1989, en nuestra opinión, no puede ser una simple narrativa cronológica de lo ocurrido en aquel tiempo sino se relacionan en términos comparativos en sus causas, efectos, condiciones socioeconómicas y circunstancias políticas que condujeron a ese momento dramático en la vida del pueblo venezolano y su actual situación.

Pues, las referencias históricas de aquella temática no debe abordarse como hechos aislados desconectados del contexto actual, es decir que no debemos ver la historia como una cronología encadenada en una sucesión de sucesos, sucesivos, sucedidos sucesivamente, no es así, y aunque el 27 y 28 de febrero de aquel fatídico evento sigue siendo un momento emblemático el mismo forma parte importante de la memoria histórica colectiva de nuestro país.

Todos nuestros actuales jóvenes hacen 32 años, no habían nacido o estaban tan pequeños que no vivieron a conciencia plena aquellos sucesos, por el contrario muchos niños perdieron la vida en medio de su inocencia de lo que estaba ocurriendo y tuvieron que pagar ante la brutal represión desmedida del gobierno miserable, cobarde y asesino de Carlos Andrés Pérez y Acción Democrática, el mismo partido político que instauró en la cuarta el pacto de punto fijo, que luego el comandante supremo Hugo Chávez enterró con su accionar político clasista y que ahora el presidente Nicolás Maduro desenterró, revivió y oxigenó, en su empeño por relativizar la política venezolana.

Sin embargo la juventud de hoy puede recrear fácilmente las causas de aquella ocasión con la actual vivencia, que aunque no es un teatro la realidad del presente, si es una verdadera puesta en escena con otro actor político que aunque los tiempos y estilos son diferentes, ambos han tenido el mismo propósito social y económico, con el mismo sentido capitalista de la economía de mercado del modelo ideológico neoliberal de favorecer el capital y no a la clase productora.

Al pactar con la burguesía parasitaria tradicional agrupada en Fedecamaras a la que se le suma la nueva burguesía "revolucionaria", con su plan de entregar el país a través de la privatización de los activos nacionales y las concesiones de explotación de recursos naturales con la sumisión perversa de "pagar" la deuda externa. Mientras mantienen encerrados a los trabajadores en general en una cárcel del sufrimiento, sin reconocimiento social, sin beneficios ni derechos, pagando un crimen del cual no son culpables.

Qué triste es haber llegado a la conmemoración del 32 aniversario de aquel 27 de febrero cuando el pueblo arrecho y decidido tomo las calles de Venezuela para protestar y rechazar las políticas de hambre contenidas en el paquetazo impuesto por el adeco megalomaniaco Carlos Andrés Pérez (CAP), que ahora es un lugar común porque su vigencia ya no es cosa del pasado, sino también del presente.

Hoy estamos frente a un escenario con las mismas condiciones del 27 F del 89 para que nuestra juventud pueda apreciar y comparar, con una visión crítica de la historia y la vida, discernir con claridad que aquella crisis se caracterizó por una terrible escases de alimentos que aunque el pueblo trabajador tenía capacidad de compra (poder adquisitivo) porque le alcanzaban los reales, ahora en este 27 F 2021 que no hay escases de alimentos porque los anaqueles están llenos, con bodegas y bodegones por doquier, el pueblo trabajador no tiene con que comprar (su poder adquisitivo está en cero) por su precariedad salarial y la noble ayuda de la hiperinflación criminal promovida desde el gobierno. En el ejemplo anterior vemos que siendo tiempos distintos la manifestación socioeconómica de ambos casos es la misma por cuanto el peso de la carga la pagó y la pagan los pendejos, del pueblo trabajador.

De allí que el gobierno del reformismo entreguista del presidente Nicolás Maduro, se va quedando sin el discurso político clasista, porque para hablar del 27 de febrero del 1989 en medio de la realidad actual que vivimos no solo se necesitan argumentos válidos y razones de peso, sino también moral pública y legitimidad popular con los trabajadores y el pueblo en general, lo cual no hay; finalizamos diciendo que en lo que más se parecen los gobiernos de CAP y Maduro, es en el desarrollo descomunal de la mega corrupción en todos los niveles de la administración pública nacional y sectores privados de la economía, que desastre.-

*Corriente Revolucionaria del Poder Popular (CRPP) Carabobo, Dirección Política Regional

 

aguedo2006@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1101 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter