Contra la «catequización» del marxismo

No es nada nuevo que en la práctica política haya quienes se la pasen «reflexionando por caminos sinuosos» o «razonando fuera del recipiente» –como le decía Marcos Mundstock a Daniel Rabinovich en el genial «biólogo» de Les Luthiers sobre Terpsícore y el merengue–.

Como afirma el viejo adagio: «La ignorancia es atrevida».

Seguramente una de las explicaciones podría encontrarse en el denominado efecto Dunning-Kruger, que plantea el caso de la sobreestimación que sobre sí mismas poseen personas no calificadas o con conocimiento limitado en ciertas áreas, quienes tienden a tener puntos de vista mal calibrados y demasiado favorables de sus habilidades, por lo que «sufren una doble carga: No sólo llegan a conclusiones erróneas y toman decisiones desafortunadas, sino que su incompetencia les priva de la capacidad de darse cuenta.» [1]

Por eso es que, aunque algunos no tengan problema en asumirlo y aplicarlo como tal, es fundamental insistir en que el marxismo-leninismo no es un catecismo, no tiene oraciones, ritos litúrgicos, pecados mortales, verdades inmutables ni seres inmaculados. Es una superficialidad –comprensible en algunos casos, pero siempre imperdonable– que alguien autodenominado comunista sencillamente se «caletree» enunciados para repetirlos mecánicamente, como si se tratase de recitar versos del Corán o versículos de la Biblia.

Hace justo tres meses, en el breve escrito «Corregir y fortalecer con balance autocrítico», resaltaba que «Nuestro "perfil propio" se demuestra en la práctica, no en la cantidad de franelas que tengamos del Che, las frases de Lenin que nos aprendemos, ni cuánto nos proclamemos marxistas-leninistas

Es de una gran gravedad concebir dogmáticamente [2] los procesos sociales y sus personajes destacados, o las organizaciones políticas y sus dirigentes. De ahí que poco peso, valor y trascendencia tengan ataques espurios que se hacen con citas descontextualizadas tomadas con pinzas.

Como bien planteó el astrofísico y divulgador científico Carl Sagan, en la serie documental televisiva «Cosmos: Un viaje personal» –que este 2020 cumple 40 años–, hay que «buscar la verdad, sin importar a dónde nos lleve», y que «para encontrarla, necesitamos imaginación y escepticismo», cuidando de «distinguir la especulación de los hechos».

Y más adelante Sagan insistía: «Hay muchas hipótesis en la ciencia que están equivocadas, eso es perfectamente lógico; es la apertura para encontrar la correcta. La ciencia es un proceso de autocorrección. […] las ideas nuevas deben pasar por las rigurosas pruebas de evidencia y escrutinio. […] El suprimir ideas inquietantes puede ser cosa común en religión o en política, pero no es el camino del conocimiento, y son inaceptables para el esfuerzo de la ciencia

¡Ciencia! [3] Ese un término clave para empezar a entender el marxismo-leninismo como «la ciencia del conocimiento y de la transformación del mundo, de las leyes del desarrollo de la sociedad, la naturaleza y el pensamiento humano, de las vías para la supresión revolucionaria del régimen de explotación y de la construcción del comunismo […]. A todas las partes integrantes del marxismo-leninismo les son inherentes un espíritu crítico, actuante, revolucionario y un carácter creativo. […]» [4]

De ahí puede comprenderse mejor lo dijo Marx –teniendo sólo 27 años–: «Todos los misterios que descarrían la teoría hacia el misticismo, encuentran su solución racional en la práctica humana y en la comprensión de esta práctica.» [5]

Es decir que, para develar la «solución racional» a los «misterios», no basta únicamente con la práctica, porque ésta puede ser repetitiva y burocrática, sino que se requiere de un método que «elabore, sintetice y sistematice teóricamente los conocimientos», que «descubra leyes, investigue y explique los procesos y fenómenos». Por ende, un método científico.

La «experiencia» [6] no viene dada por el mero hecho de ejecutar una actividad durante muchos años, sino que requiere el análisis integral (crítico y autocrítico) de su aplicación y resultados, porque esa concatenación de factores es la que produce el aprendizaje consciente de lo vivido, para su mayor desarrollo y mejor aprovechamiento (propio y ajeno) en siguientes oportunidades.

La defensa de los fundamentos del marxismo-leninismo es una batalla que bien vale la pena seguir librando.

* * * * * * *

[1] Justin Kruger y David Dunning, «Unskilled and unaware of it: How difficulties in recognizing one's own incompetence lead to inflated self-assessments» [No calificados e ignorantes: Cómo las dificultades para reconocer la propia incompetencia conducen a autoevaluaciones infladas], en Journal of Personality and Social Psychology, Nº 77(6), diciembre de 1999, American Psychological Association.

[2] Dogmatismo: Enfoque inmutable que hace caso omiso de las condiciones concretas de lugar y tiempo frente a tales o cuales problemas. Valerse de dogmas: se denominan dogmas las tesis abstractas desvinculadas de la vida, que se adoptan como verdades incuestionables y son consideradas base suficiente para condenar y refutar en forma directa las tesis que se le oponen. Un rasgo característico del dogmatismo es la fe ciega en autoridades, la defensa de tesis obsoletas […] o no demostradas. […]. [Diccionario filosófico marxista, Ediciones Armadillo, 1975].

[3] Ciencia: […] sistema de conocimientos sobre las leyes del desarrollo de la naturaleza y la sociedad. La ciencia elabora, sintetiza y sistematiza teóricamente los conocimientos sobre la realidad y el mundo circundante, descubre leyes, investiga y explica los procesos y fenómenos que constituyen su objeto de estudio. […] [Breve diccionario político, Editorial Progreso, 1983].

[4] Comunismo científico. Diccionario, Editorial Progreso, 1985.

[5] Karl Marx, «Tesis sobre Feuerbach» (1845), en C. Marx y F. Engels Obras escogidas en tres tomos, Editorial Progreso, 1976.

[6] Experiencia: Práctica prolongada que proporciona conocimiento o habilidad para hacer algo. [Diccionario de la lengua española, Real Academia Española, 2014].



Esta nota ha sido leída aproximadamente 563 veces.



Carlos Aquino G.

Dirigente del Partido Comunista de Venezuela PCV. Analista político. Periodista de investigación.

 caquino1959@gmail.com

Visite el perfil de Carlos Aquino G. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Aquino G.

Carlos Aquino G.

Más artículos de este autor