Nicolás Maduro Garantía de Democracia, Justicia y Paz en Venezuela

El Presidente Nicolás Maduro es sin duda el gobernante que más ha sufrido ataques por parte de la derecha domesticada por el Imperio y sus aliados en el mundo. Tanto ha resistido, que el propio presidente de los EE. UU. le amenazo con derrocarlo y a pesar de todo eso, el compañero Presidente Bolivariano, está firme y al lado de su pueblo, sin vacilar en sus acciones, ni entregar posiciones.

Contrario a lo que los medios proclamaban, con el liderazgo de Nicolás (como lo llama el pueblo) se logró el milagro de sentar a las oposiciones, a toda, incluyendo a la más enferma, para construir un nuevo CNE y hacer las elecciones legislativas este año.

Ese éxito en particular, la conformación de un nuevo CNE, desestabilizó a los cobardes y apátridas oposicionistas en el exilio dorado, al punto que insisten en provocar una conflagración bélica multinacional contra Venezuela y para ello ruegan de viva voz por todos los medios, a los pies de Donald Trump y sus aliados, para que le "haga el favor" de avanzar sobre país con toda la fuerza asesina que le caracteriza.

Con igual devoción, aunque con menos fuerza, han que la Unión Europea, mayoritariamente arrastrada a las órdenes del Imperio Norteamericano, arremeta con "sanciones ilegales" a la dirigencia gubernamental Bolivariano y al Presidente de la Asamblea Nacional, quien es un radical opositor, pero a juicio de la U.E, al separarse de la oposición ultraderechista, golpista y apátrida, es considerado enemigo de todos los vasallos del Imperio y por tanto enemigo suyo.

No quiero pecar de alarmista, pero cuando se está frente a un Imperio que simula ser civilizado y democrático aunque haya invadido y asesinado a pueblos enteros alrededor del mundo, uno no puede menos que suponer los peores escenarios bélicos por venir.

En ese orden de ideas, a simple vista se observa la tentativa de invasión, muerte y destrucción, en los 4 puntos cardinales de la patria, por el Norte, con los reiterados e indebidos sobre vuelos y las incursiones marítimas de naves de bandera norteamericana en nuestra área económica exclusiva y los movimientos frecuentes de tropas entre los países insulares bajo dominio de la OTAN, Reino Unido, Holanda y Francia.

Por el Sur, con un Brasil que ataca con oleadas de connacionales que huyendo del COVID 19 son contaminados y obligados a volver al país por la acción directa de dogmático y fanáticos religiosos protestantes que apoyan al Presidente Bolsonaro y asume como tarea, incentivar la aporofobia, xenofobia y demás bárbaras atrocidades contra los venezolanos.

Por el Este, las corporaciones petroleras inglesas y norteamericanas no escatiman esfuerzo por incentivar una confrontación al financiar la avanzada de Guyana sobre el territorio Esequibo Venezolano.

Mientras que por el Oeste, Fuerzas Militares de Estados Unidos y un Mercenariado contratado por el Presidente Duque y los prófugos de la justicia por el protegido en ese territorio, no cesan en sus agresiones contra la patria de Bolívar y Chávez.

Sin embargo, gracias al Presidente Nicolás Maduro y la Revolución Bolivariana, internamente la situación en el país está controlada y a pesar de las precarias condiciones económicas que nos ha causado el bloqueo financiero y las ilegales sanciones de USA y UE, estamos en paz e intentado recomponer el Parlamento Nacional con unas elecciones que prometen ser de las mejores que hemos vividos los venezolanos en los últimos 21 años de Revolución.

También hay que destacar, que gracias a la política exterior del Gobierno Revolucionario del Presidente Maduro, hemos ido superando cada emboscada económica y cada sabotaje financiero con los cuales el imperio y sus secuaces pretender exacerbar los ánimos de la población para provocar el caos y tomar el poder por la fuerza, pero este pueblo no es pendejo, y sabe quién es el culpable de toda las calamidades que padecemos.

Gracias a esa política internacional, Irán rompió el cerco y nos trajo gasolina; China nos asiste con equipos médico; Rusia otro tanto; sin contar, que más de un ciento países apoyan al pueblo y al Gobierno Bolivariano que comanda el Presidente de la Paz, el Conductor de Victorias.

En ese sentido se impone la serenidad, la calma y cordura, como emocionalidad colectiva y la alerta máxima, ante cualquier vestigio de ataque a la nación, dentro o fuera de sus fronteras, como praxis cotidiana de cada mujer y hombre que habite estas tierras.

Estamos haciendo Revolución, Democrática, Participativa y Protagónica que nadie se equivoque.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 746 veces.



Ángel Rafael Tortolero Leal

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Rafael Tortolero Leal

Ángel Rafael Tortolero Leal

Más artículos de este autor