¿Y ahora quien podrá decir que el Presidente Nicolás Maduro es un Dictador?

Como era de esperarse, la oposición guerrista, atrasada y apátrida, se deshace en el caldo de las desgracias donde se cocina Donald Trump y los gobiernitos que aún le acompañan.

Ya es un hecho público y comunicacional, que los incursores del Sr. Trump; Bolton el primero de ellos, le abandonan y condenan. Nadie puede negar que los norteamericanos de todos los colores y procedencias, hoy repudian su gobierno, lo que evidencia, que perderá las elecciones, y peor aún, que pasará a la historia como el presidente más torpe que los estadounidenses jamás tuvieron.

Trump se ha equivocado en todas sus estrategias para expandir el devaluado poderío Gringo; internamente no le ha dado respuesta a sus electores en cuanto a derechos civiles, seguridad y salud pública; no ha podido ganar una sola batalla diplomática con su política internacional; y para bien de los Venezolanos, ha sido derrotado por la tenacidad, paciencia y contundencia del Presidente Nicolás Maduro y la alianza político militar de los patriotas.

En ese sentido, nuevamente el Presidente Maduro se abre paso entre las cadenas de infamias y los ataques arteros de ese grupúsculo de seres de ultra derecha, que al no tener más proyecto político que la satisfacción de sus ambiciones personales, acuden con frecuencia a la imposición de medias verdades y muchas mentiras en los medios, con el fin de descalificar los aciertos de la gestión del Gobierno Bolivariano, el cual a pesar del bloqueo financiero, robos patrimoniales sufridos y saqueos de la mayoría de nuestra riquezas depositadas en el exterior, es ejemplo en el mundo de políticas públicas en favor de su pueblo.

En resumen, el Presidente Maduro ha puesto la Democracia Participativa y Protagónica frente a los desvaríos narcotizados de una ultraderecha atrasada y fascista que sueña con el retorno de su hegemonía.

Con ello ha mantenido la Paz en el País y la confianza plena a la Constitución del 99 y sus instituciones. Además que, con la sabia paciencia que le caracteriza, Nicolás Maduro logró sentar en una mesa de negociación; a los opositores que decepcionados por los fracasos continuados; terminaron reconociendo a la Asamblea Nacional Constituyente, al Gobierno Bolivariano, a él como Presidente y a todas las instituciones del Estado de la V República creada por Chávez y sostenida por las los revolucionarios.

En ese sentido, quedó más que demostrado, que el único Régimen en Venezuela es el Régimen Democrático, Participativo y Protagónico que impregna todas las libertades civiles consagradas en la Constitución que aquí vivimos y hoy le sirve a los demócratas de izquierda y de derecha, para confrontar ideas y debatir proyecto con la participación se sus afectos, sin que por ello se entienda que son bandos enemigos a muerte y por eso deben exterminase unos contra otros, tal cual los deseos de la ultraderecha apátrida, pitiyankee, criminal y enajenada que comanda el derrotado Donald Trump y sus siervo adulantes.

En ese sentido, los opositores a la Revolución Bolivariana, quieran o no reconocerlo, gracias a Nicolás Maduro, tienen un nuevo CNE y no solo vamos a elecciones parlamentarias, sino que se desarrollará, todo el cronograma electoral hasta el 2022, donde posiblemente, si es que la oposición cumplen con los requisitos de ley, vayamos a Referéndum Revocatorio tal y como lo manda la revolucionaria norma Constitucional.

Bienvenidos a la Democracia Bolivariana y Chavista, señores opositores; es hora de la confrontación de las ideas, los planes y los proyectos de país; ya basta de gritos, intentona de golpes e inútiles posiciones intermedias que claman por un nuevo pacto de cúpulas, gobiernos de transición y otras estratagemas trasnochadas y engañosas que la dignidad revolucionaria jamás aceptara.

Aquí no hay espacio para el eclecticismo acomodaticio de minorías policlasistas que no se identifican con el poder popular. No es momento de ambigüedades, ni cálculos políticos sin sustento, son tiempos de patria y de reposicionamiento de la sensatez republicana para convivir en Paz.

La dirigencia de la oposición lo saben, la Revolución Bolivariana encarna un proyecto de país y es más que una consigna. Ellos entienden que con Chávez y Maduro el Pueblo está Seguro y el único camino que les queda es luchar por la patria con sus particularidades ideo políticas, pero exigiendo respeto ante el mundo, a la Autodeterminación y el ejercicio pleno de la soberana voluntad del poder popular.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2390 veces.



Ángel Rafael Tortolero Leal

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Rafael Tortolero Leal

Ángel Rafael Tortolero Leal

Más artículos de este autor