El vergatario

Se conoce, desde el punto de vista lexicográfico, como vergatario aquella persona que se destaca o sobresale por alguna cualidad, sobre todo por su valor o su fuerza.

Pero también vergatario se le llama a un celular, Modelo ZTE 366, que fue puesto en el mercado venezolano, el 9 de mayo de 2009, por el Presidente Hugo Chávez Fría y que, siendo de tamaño modesto, tenía una serie de funciones.

Lo anterior viene a cuento porque al gobierno bolivariano se le construye un expediente en el campo internacional en función de declarar al país, a la nación, al Estado, como "Estado fallido", "aposento del terrorismo" y "violador de los derechos humanos".

Además, encontrándonos en la era de las posverdades y las Fake news, que se difunden a la velocidad de la luz por las redes sociales, cualquier cosa se dice y así salen los apóstoles a repetir. Recordemos en este sentido, que el existencialista, el danés, Soren Kierkegaad, hablaba de dos tipos de personas: los genios, es decir, de los que tienes ideas propias y actúan en consecuencia, mientras que los apóstoles, aunque tenga ideas propias, siempre son unos mensajeros y creyentes.

Incluso, en su desesperación, los gobernantes de Argentina, Chile, Colombia, Paraguay, Perú y Canadá, todos integrantes del "Grupo de Lima, solicitaron, el 26 de septiembre de 2018, a la fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI), que investigara supuestos crímenes de lesa humanidad y abusos a los derechos humanos ocurridos en Venezuela desde el 12 de abril de 2014 bajo el gobierno de Nicolás Maduro. Nunca antes desde la entrada en funciones de ese tribunal con sede en La Haya (Holanda) en 2002, se había dado el caso de que Estados parte del Estatuto de Roma, la norma internacional que creó la CPI, pidieran abrir un procedimiento contra otro estado miembro.

Pero no solamente ha sido esa acusación.

Acaba de ocurrir la revuelta popular desarrollada en Ecuador, como respuesta al "paquetazo neoliberal" y el presidente de ese país, Lenin Moreno, denunció que Nicolás Maduro estaba detrás del intento de golpe en contra de su gobierno.

Pero no es la primera vez que lo acusan de fomentar golpes en otras naciones.

En julio del año 2009, el entonces presidente golpista de Honduras, Roberto Micheletti, acusó a Maduro, siendo Canciller, de pretender dar un golpe de Estado, apoyando la desestabilización orquestada por presidente Manuel Zelaya, que había sido secuestrado por fuerzas de inteligencia de Estados Unidos y desconocido su mandato. En esa oportunidad circularon fotos de Zelaya siendo conducido por Maduro en un vehículo rústico.

En julio de 2012, la entonces ministra de Defensa de Paraguay, María Liz García, dio a conocer un video en el que mostraba al canciller Nicolás Maduro llegando y luego saliendo de una reunión con altos oficiales. Se afirmó que en dicha reunión, Maduro les exigió a los militares que actuaran para reponer en el cargo a Fernando Lugo, quien había sido destituido por un golpe de Estado promovido desde el parlamento de ese país.

En ambos casos -Hondura y Paraguay- los verdugos, los golpistas, los victimarios, atribuyendo a otro, en una suerte de lo que en la psicología se llamaría la proyección negativa, sus inaceptables actuaciones.

El 23 oct de 2018, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, aseguró que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, le dijo que la caravana de migrantes que se dirige al país estadounidense había sido financiada por el Gobierno de Venezuela.

Estas fueron sus palabras en una conferencia patrocinada por el diario The Washington Post:

"El presidente de Honduras me dijo que (la caravana) fue organizada por grupos de izquierda hondureños, financiada por Venezuela y enviada al norte para desafiar nuestra soberanía y nuestra frontera".

La "caravana" en cuestión, había partido 13 de octubre de 2018 de San Pedro Sula (Honduras) en dirección a Estados Unidos y estaba integrada por más de 7.000 personas, según estimaciones de la ONU.

En septiembre de este 2019, el presidente de Colombia, Iván Duque, acusó, en la ONU, con fotos truncadas, a Nicolás Maduro de orquestar un plan subversivo en contra de su gobierno, apoyando a las FARC y al ELN, para que estas organizaciones cometan actos de terrorismo, planificados y financiados desde Venezuela. Todo buscando construir una "falso positivo": En este caso la ética importa un bledo.

Y para remate, el 24/10/2019, el Secretario de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, denunció lo que describió como un "patrón" de desestabilización de Venezuela y Cuba en los países latinoamericanos, primero en Colombia y Ecuador, y ahora también en Chile.

El señor Almagro afirmó que:

"Las brisas del régimen bolivariano impulsadas por el madurismo y el régimen cubano traen violencia, saqueos, destrucción y un propósito político de atacar directamente el sistema democrático y tratar de forzar interrupciones en los mandatos constitucionales".

En definitiva, se afirma, con la "teoría conspirativa" por delante, que todo es parte de "un plan orquestado y articulado para socavar las bases de la democracia, es terminar entregándole la región a quienes quieren destruirla".

Parece increíble que gente que se creen ellos mismos sus mentiras, se consideran genios y/o inteligentes, salgan con las sandeces de que un presidente que, según ellos mismos dicen: "está aislado y no tiene el apoyo de la comunidad internacional, además de ser dictador y no tener legitimidad de su pueblo", "es un incapaz (…) no puede ni siquiera controlar la economía del país, no puede ni siquiera controlar el territorio nacional", pueda a su vez, "financiar y exportar grupos y modelos de saboteo y sabotear a los distintos países" (Dixit Juan Guaidó).

A menos que se esté en presencia de un vergatario, el que con su bigote y por telepatía tiene la capacidad de producir revueltas populares y tumbar gobiernos, todos, por cierto, apoyados por el todo poderosos del norte. ¡Qué debilidad la de esos gobernantes!

Al respecto, citemos el twitter de un integrante de la mismísima oposición, Enrique Ochoa Antich:

"¡Qué poderoso! @NicolasMaduro. Ahora resulta que es responsable de las protestas en el Metro de Chile, de la insurgencia indígena en Ecuador, de manifestaciones en Bogotá, del quiebre de poderes en Perú, de la rebelión en Cataluña. ¿Se darán cuenta del ridículo que hacen?".

Todo parece risible, pero la historia de la humanidad, parafraseando a Umberto Eco en su último libro, está plagada de estupideces y los pueblos terminan catapultándose e imponiéndose.

*Sociólogo, Profesor Titular, Ex Director de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV. Profesor Postgrado en la UCV, la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela, en el Instituto de Altos Estudios "Pedro Gual" del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores. Fue Decano de Postgrado de la Unerg y embajador en Polonia, Uruguay y Grecia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1811 veces.



Franklin González

Doctor en Ciencias Sociales, UCV. Sociólogo, Profesor Titular, Ex Director de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV. Profesor de Postgrado en la UCV, la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela y en el Instituto de Altos Estudios ?Pedro Gual? del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores. Fue embajador en Polonia, Uruguay y Grecia.

 framongonzalez@gmail.com

Visite el perfil de Franklin González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franklin González

Franklin González

Más artículos de este autor