Reflexiones

Hay que enseriar y adecentar la política

Aquí hablaremos de la política aplicada a los gobiernos. La política según Antonio Gramsci consiste en una toma de decisiones por parte del gobierno y agrupaciones parlamentarias dedicadas a la política…. Sabemos que nos calificarán de soñadores si adoptamos el concepto de política como la ciencia que debe servir al bien común, entendido éste como "El conjunto de condiciones materiales y espirituales que son necesarias para promover el desarrollo integral de las personas en la sociedad y que de esta manera logren su trascendencia". Por lo tanto, aunque sabemos que cada cabeza es un mundo, ya resulta intolerable al grueso de la población que algunos grupos manejen la política a su libre saber y entender, y le pasen por encima a normas aceptadas mayoritariamente por la sociedad. Hace rato resulta chocante e insultante que algunos sectores políticos le sigan violando abiertamente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aprobada en Referéndum el 15 de diciembre de 1999.

Es conocido por los venezolanos que en diciembre del 2014 se convocó a elecciones para elegir a las y los diputados que conformarían la nueva Asamblea Nacional (AN) a partir de enero del 2015. En esas elecciones triunfó la oposición por un alto margen de votos. Sin embargo, enseguida surgió el "bendito pero" que nos metió en una nueva diatriba politiquera de la que ya muchos venezolanos estamos hartos. Supuestamente 3 diputados indígenas obtuvieron sus curules de forma fraudulenta, por lo que su elección fue impugnada por el TSJ. Como era de esperarse en nuestra política realenga, el ala oposicionista de la AN no aceptó tal decisión y juramentó a los diputados impugnados, incurriendo de esta manera en desacato al TSJ. Al entrar la Asamblea Nacional en desacato, aparentemente para siempre, todos sus actos legislativos y contralores están viciados y por lo tanto nulos. En consecuencia, la Asamblea Nacional no podía cumplir las funciones para lo cual el pueblo le transfirió por 5 años el poder de su voto.

Cabría preguntarse ¿Sabían las y los diputados de oposición cuáles eran las funciones para las cuales una buena parte del electorado los habían elegidos? Creemos que no, a juzgar por las primeras declaraciones del diputado a quien la oposición nombró Presidente del órgano legislativo y contralor. El mismo 5 de enero de 2015, día de la juramentación de la AN, el Diputado Henry Ramos Allup declaró que en 6 eses sacarían del poder al Presidente Nicolás Maduro. Y desde allí en adelante, además de la tragicomedia del desacato del que nunca pudo o quiso salir el ala opositora de la Asamblea Nacional, lo que vino fueron discusiones estériles por parte de ambos sectores políticos, guarimba pareja por parte de la oposición hasta julio de 2017, cuando el gobierno sacó el comodín mágico de la Asamblea Nacional Constituyente, que les permitió parar las violentas guarimbas opositoras, convocar por adelantado las elecciones presidenciales en mayo de ese mismo año y convocar todas las elecciones regionales y locales que habían retrasado.

Sin lugar a dudas, al país le queda el sabor amargo de la actuación poco seria de algunos actores políticos. También quedan en el ambiente varias preguntas: 1. ¿Por qué la oposición no salió del desacato si podía hacerlo revirtiendo la juramentación de los diputados cuestionados? Según declaró en su momento el actual Presidente de la ANC, y nadie lo desmintió, no bastaba con que los diputados cuestionados se retiraran de la AN. 2. ¿Por qué el Tribunal Supremo de Justicia no llevó hasta su fase final el caso, violando el derecho político de quienes votaron por esos diputados? En alguna oportunidad se mencionó que al quedar la sentencia firme, lo que correspondía era repetir las elecciones en esa circunscripción. 3. ¿Se convocó la ANC para sustituir a la AN en sus funciones legislativas y contraloras, y eventualmente hacer lo propio con el CNE en su función de ente convocante de elecciones? Sin ninguna duda, la ANC no se convocó ni para revisar la CRBV vigente ni para combatir la guerra económica como en su momento se le anunció al país.

Finalmente, si en algo se tienen que poner de acuerdo gobierno y oposición, es en respetar y cumplir la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en elevar el nivel ético de la política, porque los nefastos resultados están a la vista de todo aquel que tenga ojos para ver y oídos para oír.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 681 veces.



Antonia Muñóz


Visite el perfil de Antonia Muñóz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonia Muñóz

Antonia Muñóz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a280334.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO