Combinar ideas, movimientos, organización y estado

Popayán, 7 de octubre de 2017

Proponiendo un diálogo-debate respetuoso y abierto...

Los 4 grandes componentes en las luchas políticas son: Las ideas, el movimiento social, la organización y el Estado.

Todas esas instancias representan Poder. La política es la lucha por construir y desarrollar una Hegemonía Social para un período histórico.

Ideas: Forma como asimilamos y pensamos el mundo.

Movimiento: Sentido y dirección en que se mueve la sociedad.

Organización: Estructuras sociales con objetivos, metas, planes y estrategias.

Estado: Concreción del poder político en instituciones y leyes. En período de crisis surge la dualidad de poderes.

Hay que aprender a combinar esos 4 componentes con capacidad, flexibilidad y sabiduría. Hacer énfasis en uno u otro, o en alguna combinación, de acuerdo a la necesidad.

Las ideas y la organización dependen totalmente de la capacidad de individuos específicos; el movimiento social es más complejo y responde a muchos factores y variables que son imposibles de ser controladas (solo se pueden prever o anticipar). El Estado, es el resultado de la correlación de fuerzas.

Si las ideas no son correctas, no lograrán entender y fundirse con el movimiento real y quedarán reducidas a "doctrina". La organización, en consecuencia, será una simple secta.

Cuando el movimiento está en pleno desarrollo el énfasis debe estar en las ideas y en la organización.

Cuando la organización está desarrollada el énfasis debe estar en el movimiento y las ideas.

Cuando accedemos a niveles del Estado, el énfasis debe estar en las ideas, el movimiento y la organización, en ese orden.

Si existe claridad, a veces es necesario acceder a niveles del Estado para ayudar a desencadenar el movimiento. No obstante, hay que tener mucho cuidado que la organización sea cooptada por la estructura del Estado y, por tanto, surgirá la desconexión del movimiento y se caerá en burocratismo y cooptación.

Las experiencias muestran que la idealización del Estado lleva a posiciones conservadoras. El control del Estado sirve para neutralizar a fuerzas reaccionarias pero en sí mismo no es herramienta de transformación. La meta debe ser destruir todo Estado y hay que hacerlo en todo instante socavándolo con la organización de la sociedad en forma masiva y "desde abajo".

A nivel mundial, regional y nacional, hoy existe el movimiento (aunque disperso) pero tenemos una gran debilidad en las ideas y en la organización. Por ello, se presenta el fenómeno de la cooptación cuando se llega a niveles de dirección del Estado.

Es lo que se ha observado en todos los procesos de cambio que tenemos en América Latina y en Colombia. El único antídoto es ser absolutamente consciente del problema y ser críticos de nuestra propia práctica.

E-mail: ferdorado@gmail.com / Twitter: @ferdorado



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1063 veces.



Fernando Dorado

ferdorado@gmail.com

 ferdorado@gmail.com      @ferdorado

Visite el perfil de Fernando Dorado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: