Intentos de distinción:Autoritarismo y Totalitarismo (I)

Los seres humanos no viven aisladamente sino formando sociedades. En el origen de las sociedades se encuentra el impulso de la naturaleza humana. El ser humano es un ser constitutivamente social. Pero, a la vez, la sociedad es fruto de la intervención de las facultades específicamente humanas:la inteligencia y la libertad.

El resultado de esa acción compleja es diverso y da origen a distintos modelos de sociedad. Esos modelos responden a proyectos diferentes y a distintas maneras de entender y organizar las relaciones de los miembros del conjunto social entre si y de cada uno de ellos con el conjunto.

Los múltiples modelos de sociedad de nuestra época se pueden agrupar en este esquema tripartito:sociedades totalitarias, sociedades autoritarias y sociedades democráticas.

  1. I. SOCIEDAD TOTALITARIA

Las sociedades totalitarias se apoyan en una ideología y se organizan en una estructuras incompatibles con la dignidad de la persona humana, con el respeto de sus legítimos derechos y libertades.

1.Ideología

La filosofía social totalitaria concibe a las personas humanas como partes del conjunto social. La sociedad es una realidad transpersonal. distinta y superior a las personas que la integran. La sociedad es un todo , las personas son partes del todo social.

El totalitarismo no reconoce en el ser humano una dimensión individual irreductible a la totalidad y al conjunto de las relaciones sociales ,aunque condicionada por ambos en toda su actividad y necesitada de ellos para su desarrollo. El verdadero sujeto humano no son las personas sino la especie.

Según la ideología totalitaria no es la persona humana quien da origen y sentido a la sociedad,sino,al revés,la sociedad(nación,Estado,raza,estructuras socio -económicas) quienes hacen totalmente al ser humano.

Esto no significa que lo engendre biológicamente sino que le confieren su ser personal. La persona humana se diferencia del animal en que tiene una vida espiritual(ideas,sentimientos,convicciones,proyectos).

Todo eso,afirman las ideologías totalitarias,se lo transmite la sociedad a la persona. La sociedad modela eternamente a la persona. El hombre es persona porque es un ser social,es un puro producto social. De ahí se sigue que la persona humana no tiene un destino propio,independiente del destino de la colectividad,llámese Estado, nación o raza.

En último término, la persona humana se ordena a la colectividad y tiene como misión perfeccionarse a sí misma llevando a cabo los fines de la colectividad.¿Quien conoce y define el destino de la colectividad? Los fines de la colectividad son infaliblemente interpretados por una minoría privilegiada :el partido único. Los que no secundan dócilmente las directrices del partido único, encarnación autentica del ser colectivo,son los herejes políticos que o se convierten o son eliminados.

Las sociedades totalitarias se sienten llamadas a formar un hombre nuevo. Para ello implementan el monopolio de la cultura y de la educación suplantando a la sociedad. De ese modo intentan configurar la mente y la conciencia de los ciudadanos imponiéndoles la ideología oficial. A eso se une el control absoluto de los medios de comunicación que repiten y difunden las consignas de la minoría dominante. La opinión publica rectamente entendida no existe en un país totalitario.

Los dirigentes de una sociedad totalitaria no admiten la existencia de limites morales o jurídicos independientes de su voluntad(derechos fundamentales,libertades civiles)a los que han de subordinarse las instituciones socio-politicas. La voluntad de los gobernantes es el fundamento último de la legalidad y de la eticidad. La ley no es la expresión de la voluntad popular,emanada de un órgano representativo, sino la expresión del carisma o del saber científico de quienes controlan el poder.

La consecuencia de este positivismo moral y político es que cualquier procedimiento de gobierno es licito si resulta útil para el logro de los objetivos que el poder se propone.

2.Estructuras

El resultado lógico de esa ideología es la organización elitista de la sociedad y el desprecio instintivo de las formas democráticas. Solo se accede a un cargo social directivo por cooptación (designación digital),una vez emitidas las pruebas de lealtad a los titulares del poder.

En una sociedad totalitaria no hay participación ciudadana real en la vida cívico-política. El único cauce de participación es el partido único,que se considera poseedor en exclusiva de las formulas validas para alcanzar la prosperidad del país. Los que se quedan al margen del partido único no tienen otra opción que la clandestinidad.

Los poderes del Estado (ejecutivo,legislativo, judicial y otros) no guardan entre si la oportuna separación. Específicamente peligrosa es la falta de independencia del poder judicial, que acaba por convertirse en un instrumento de represión al servicio del poder.

Los ciudadanos no tienen otros derechos que los que el Estado les otorga para el mejor cumplimiento de las tareas colectivas .Asi mismo carecen de derechos inviolables los grupos sociales infraestatales (municipios,región,sindicatos, movimientos sociales).Los derechos civiles abstractamente proclamados están limitados o anulados por principios arbitrarios o leyes de excepción.

Las sociedades totalitarias han coexistido con sistemas económicos diversos. En las sociedades de inspiración marxista,la economía esta fundamentalmente controlada por el Estado mediante un sistema de planificación centralizada e imperativa.

En las sociedades de inspiración fascista,se ha respetado la economía de mercado, aunque con ciertas dosis de intervencionismo estatal. Esa convivencia llevó a algunos a calificar el fascismo como un subproducto del capitalismo desengañado de la utilidad de la democracia liberal. El apoyo del gran capital a los movimientos fascistas en algunos países parece estar suficientemente demostrado. Pero la raíz profunda de la ideología fascista se encuentra ,en un sentimiento nacionalista radical desesperado.

II.SOCIEDADES AUTORITARIAS

Es un modelo de sociedad que se diferencia del totalitarismo y del democrático. Se parece al modelo totalitario en su funcionamiento pero no comparte sus principios ideológicos fundamentales. Aunque teóricamente admite alguno de los principios básicos de la sociedad democrática,luego recorta o anu la su ejercicio practico.

De ahí nace la dificultad de proceder a su identificación. A lo cual se añade la pretensión de muchas de esas sociedades de ser reconocidas como democráticas en los organismos internacionales.

1.Ideología

A diferencia de los modelos totalitarios ,admiten,al menos implícitamente,la prioridad ontológica y axiologíca de las personas sobre la colectividad social. Las personas no son, desde esta perspectiva fragmentos de un todo supra-personal. Tienen un origen y un destino propio.

Admiten teóricamente que las personas y los grupos sociales tienen derechos y libertades que el Estado ha de reconocer y que no puede conculcar arbitrariamente.

Pero consideran inevitable la limitación legal de los derechos y libertades alegando la inmadurez ciudadana ,la necesidad de evitar el caos social o la seguridad nacional tal como es interpretado por una minoría selecta.

3.Reflexión critica

Los peligros de abuso del poder en las sociedades autoritarias son casi inevitables porque brotan de sus mismas estructuras. Las personas investidas de autoridad no son infalibles ni incorruptibles,y en unas condiciones de ejercicio del poder, frecuentemente identifican el bien social con s capricho, gloria personal o con el provecho de una minoría dominante. Todo poder incontrolado tiende a corromperse.

Las sociedades autoritarias descansan generalmente sobre un prejuicio, favorecido muchas veces por situaciones históricas anormales: el prejuicio de la desigualdad radical entre los hombres que justifica la discriminación social.

De acuerdo con ese prejuicio, la historia o la competencia científico-técnica designaría a unas personas o grupos para que, investidos de prerrogativas especiales en el seno de una sociedad, velaran por el bien de todos. Los demás deberían presentarles su adhesión. Pero ese prejuicio no tiene una justificación razonable. Una autoridad que no sea representativa de la base social y esté controlada por ella tenderá espontáneamente a promover los intereses de los grupos de presión que sostienen el poder.

Algunas formas de sociedad autoritaria pueden tener una justificación transitoria en una sociedad "sociológica y cívicamente subdesarrollada". Pero han de proponerse como primera tarea la supresión de las causas de ese subdesarrollo. De lo contrario mantendrían a la sociedad en una situación de minoría de edad permanente con lo cual sería gravemente lesionado el bien común que supone la promoción integral de todos los ciudadanos.

También puede ser lícita la limitación transitoria del ejercicio de las libertades civiles en momentos de caos excepcional. Pero dejando bien claro que ordinariamente las causas profundas del malestar social que produjeron el caos están en unas estructuras socio-económicas opresoras del pueblo. Eso es lo que habrá que modificar, si se desea de verdad una convivencia pacífica.

BIBLIOGRAFIA MINIMA ESENCIAL

Hannah Arendt Los orígenes del totalitarismo(Taurus)

Simona Forti ,El totalitarismo: trayectoria de una idea limite (Herder)

Simona Forti, Los nuevos demonios. Repensar hoy el mal y el poder (Edhasa),



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1372 veces.



Luis Antonio Azócar Bates

Matemático y filósofo

 medida713@gmail.com

Visite el perfil de Luis Antonio Azócar Bates para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: