Cuando se inventa la ley, se inventa la trampa...

Difícilmente se podrá erradicar la corrupción si no cambiamos completamente el modelo de dominación y explotación capitalista instaurado desde hace siglos en la mente de la gran mayoría de los seres humanos. Para eso necesitamos (parafraseando al gran Ludovico) destruir toda esa ¨neblina ideológica¨ que oculta el verdadero carácter explotador y represor del modelo capitalista, neblina que idiotiza , anestesia , y no nos permite ver toda la miseria y los horrendos crímenes que se cometen a diario en nombre de la libertad, la ¨democracia” y el supuesto libre mercado.

No vayamos a creer que detrás de todas esas grandes obras arquitectónicas, de infraestructura y demás, que tanto admiramos en los países “desarrollados” nunca existieron la corrupción y el latrocinio, todas las grandes corporaciones pagan sobornos y la gran mayoría de los políticos los aceptan gustosamente. Los últimos diez años dan cuenta del nivel de corrupción existente en las finanzas internacionales, sobretodo en la banca, y lo que es más toda la Europa renacentista se construyó a base del despojo de nuestros pueblos.

Aquí en nuestra Venezuela , 50 años de puntofijismo , nos inculcaron a fondo el sentido de la trampa; subsidian los productos , empieza el contrabando y el bachaqueo, ponen controles, los subvierten a punta de billete, venta por número de cedula, se hacen cedulas falsas y se venden los cupos, se entregan dólares para importar, se fugan los dólares y se trae chatarra , o simplemente no se trae nada, se entregan millones a los empresarios para que produzcan , se los llevan para el exterior y no producen nada, se les da crédito a los “campesinos “ para que siembren y se compran una camioneta último modelo mudándose a la ciudad. Todas estas actitudes torcidas y egoístas no son más que partes del gran bagaje cultural que llevamos en nuestras personalidades debido a las intensas campañas de manipulación llevadas a cabo durante años por los grandes ideólogos capitalistas.

El terrible flagelo de la corrupción, la violencia, la inseguridad y el terror, el cambio climático, las drogas y la creciente y obscena desigualdad que es la causa principal de casi todas las demás, no se producen aisladamente ni por casualidad, Son parte de un mismo problema, de un fallo en el sistema mundo que el ser humano ha venido creando lentamente a través de los siglos. Un sistema eurocéntrico, autoritario, patriarcal y casi totalmente antinatural, aunque traten de hacernos creer que es lo normal, un sistema incambiable, sacrosanto, con pequeños accidentes pero que según ellos es perfecto y eterno, nada más falso! todo este sistema de producción no es más que eso otro sistema de producción históricamente superable.

Estos vicios , tanto la corrupción como los demás están presentes tanto en los gobiernos capitalistas como en los socialismos burocráticos y no podemos creer que las fórmulas para ir cambiando las cosas del sistema que tanto nos perjudican, van a venir desde arriba, verticalmente, ni que pueden ser forzadas en la gente, impuestas por medio de dogmas o doctrinas de partidos u organizaciones religiosas, con el respeto que estos merecen, las soluciones deben venir e inevitablemente vendrán de las bases, de las luchas sociales de las masas, de la heroica creación de los pueblos para ir inventando poco a poco el nuevo mundo necesario para la supervivencia armoniosa de todo en el planeta. La función de las instituciones y sus funcionarios es guiar y colaborar con el pueblo en esa inmensa tarea.

El actual sistema se fue instalando lentamente a través de los siglos, nada en este universo se crea de la noche a la mañana, todo es parte de un lento y largo proceso, el nuestro como seres humanos también será largo y difícil, y será necesario que cada uno de nosotros comprenda e internalice su posición en la historia para buscar las formas de inventar y “crear” nuevas alternativas a un sistema que se encuentra al borde del colapso.
Habrá, como dijo Fidel, que cambiar todo lo que tenga que ser cambiado, tendremos que luchar y resistir contra un modelo fracasado profundamente arraigado en las mentes de todos y todas, y cuyos principales dolientes están hoy en una ofensiva salvaje para tratar de salvar lo insalvable.

En este universo binario y siempre en evolución donde todo es parte de un proceso de cambio constante, será necesario recordar siempre las palabras de nuestro gran José martí,” hay solo dos tipos de personas en este mundo, los que aman y crean y los que odian y destruyen”. De qué lado quieres estar tú?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 950 veces.



Gustavo Corma


Visite el perfil de Gustavo Corma para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gustavo Corma

Gustavo Corma

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a235535.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO