El buen debate: Sin gritos, ofensas ni estridencias el debate fluye y construye conciencia

Asumiendo en todas sus partes la responsabilidad ante el debate, quiero responderle públicamente a los compañeros que calificaron y dieron su opinión con relación al último artículo publicado en estas páginas: ¡Ordene presidente!. De antemano le agradezco que se hayan tomado el tiempo de leer el contenido del mismo, y dado su respetuoso emplazamiento me permito responderles:

En términos generales algunos compatriotas señalaron que el mencionado artículo, lejos de ser un buen análisis pareciera un "elogio" para el presidente Maduro que oculta la grave crisis que atraviesa el país.

Pues no, no es un elogio, ni jaladera, ni nada que se le parezca,  porque más que elogiar a la persona de Nicolás Maduro, (a quien por cierto la lisonjas le molesta),  por el contrario hace un llamado de atención para todas y todos los y las revolucionarias, a tomar conciencia de la magnitud de los ataques recibidos por el compañero presidente, el pueblo y el gobierno que preside, sin que por ello se entienda que se obvia la crisis inducida, los problemas derivados, ni las carencias sufridas.

En consecuencia, el llamado es a nuclear alrededor de la figura presidencial, toda nuestras fuerzas revolucionarias para juntos resistir ante los inclementes ataques propinados por los enemigos de la patria. No se trata de una postura lisonjera con la cual ganar posiciones, ni prebendas, ante el compañero presidente, pues en sentido opuesto a esa presunción, el llamado es con el fin de responder  “al pueblo cuando va a buscar medicinas, comida, insumos, entre otros, y no hay. Ya que para muchos observadores “el gobierno está en el deber de solucionar de manera efectiva y eficiente y en el menor tiempo posible darle solución al desabastecimiento de medicinas, alimentos, repuestos, baterías, etc.”

Aunque no podemos olvidar que también habría que decirle al pueblo, cual es origen de la escases y ratificarle su papel histórico como propulsores de la democracia participativa y protagónica, la cual demanda organización popular para combatir el contrabando y el bachaquerismo, fenómenos que son inherente a la degradación capitalista vivida en el siglo pasado, herencia ideológica concreta de la praxis liberal burguesa.

Si bien es cierto que es responsabilidad del gobierno, no es menos cierto que es corresponsabilidad de la sociedad organizada, de las masas consientes y sobre todo de aquellos que asumimos la construcción del socialismo desde la perspectiva histórica del combate contra la pobreza y la exclusión.

Además para nadie es un secreto que nuestra economía mono productora debe cambiar y ese cambio solo es posible en el socialismo productivo el cual nos llevara gran parte de este siglo.

En ese mismo orden de ideas, no se puede desconocer que si bien es cierto que la guerra económica es un asunto urgente por resolver, no por ello es el único problema. Por ejemplo, luego de la Promulgación del Decreto de Obama, se destapo la agresión en nuestra contra por parte de la Exxon Mobil en la zona limítrofe con la República Cooperativista de Guyana, y sobre la base de la escases inducida, el acaparamiento y  males y los males ellos implican, se pudiera establecerse una relación directa entre ambos eventos con los cuales la oposición apátrida aspiran lograr acciones y reacciones,   que deriven en un implosión social y justifique un ataque contumaz de las fuerzas imperiales.

En consecuencia, el tema con Guyana hoy es parte sustantiva de una agenda casada con las diversas formas de sabotaje al gobierno, y siempre será una herramienta para provocar una reacción la cual justifique la aplicación de los instrumentos sancionatorios del imperio en contra de Venezuela. Le recuerdo Irak / Kuwait  para citar solo uno.

Estimados compatriotas, creo que debatir nos da claridad y conciencia, de allí que considero que la personalización de la crítica en términos emocionales, poco ayuda a la comprensión total de la coyuntura. El camino es la construcción del socialismo e implica un cambio de sistema y la construcción de un nuevo hombre. Estamos en momento de definiciones reales y le puedo asegurar que aun los apátridas no han apretado como es su costumbre. No olvidemos el bloqueo impuesto a Cuba, Palestina, Yemen, entre otros que se han atrevido a llamarse libres.

En base a lo anterior, el llamado urgente es a la unidad táctica y estratégica con el presidente Maduro quien además del peso del Estado, tiene sobre sí la responsabilidad de conducir el gobierno y el partido dentro de un clima de absoluta libertad y bajo el fuego enemigo.

Cuando digo todos con maduro digo todos con la revolución.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1380 veces.



Ángel Rafael Tortolero Leal

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Rafael Tortolero Leal

Ángel Rafael Tortolero Leal

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a210912.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO