Le sugiero otro plan de guerra Presidente Maduro, para el sur de Venezuela

Toda revolución es espectacular, la palabra misma lo define respaldada por los logros sociales alcanzados y por los proyectados, nos hace ver el valor más humano de nuestra revolución como la futilidad de algunas democracias.

La manipulación de las democracias, la injerencia de EEUU, las conspiraciones, golpes, para darle nuevo significado por estrategia política o por conveniencia ideológica es el mal común del imperialismo y del fascismo como lo manifestó Julio Cortázar en 1981 en España, “palabras como Patria, libertad, derechos humanos, salen como conejos en todos los discursos, para ellos la libertad es su libertad, la de una minoría entronizada y todopoderosa sostenida ciegamente por masas altamente masificadas”.

Así, EEUU consiguió que la palabra democracia tenga significados distintos para Corea del Norte, Venezuela, Cuba, Irán, Europa y con los mismos estadounidenses llenos de pistoleros que vacían su desazón con el cargador de sus armas, y esa es la democracia que la oposición busca para nuestro país y la patria grande.

La escases de alimentos, medicinas, productos de tocador, el acaparamiento, la especulación, la violencia, la mala fe de la oposición y de muchos con franelas rojas continuara mientras sigamos alternando nuestra vida revolucionaria con el neoliberalismo.

Los Mendoza, Zuluaga, Machado y otros no volverán a gobernar eso está claro, pero siempre estarán conspirando, tarde se dieron cuenta que sacaron al ruedo a un pendejo como Capriles, no volverán a cometer ese error, buscaran dentro de los militares, policías, Cortes, desestabilizar su gobierno camarada Maduro, ese es el riesgo que se corre al integrarlos a la economía política del Estado o dar una mayor operatividad a los militares, son los riesgos revolucionario, sin embargo, vamos pa delante fortaleciendo las milicias, las misiones y las bases del pueblo, al partido hay que entregarle un nuevo protagonismo en los proyectos a los militares encomendados.

Las FAN deben ayudar a controlar la seguridad, a producir economía que beneficie al país siempre y cuando se los mezcle con civiles, no queremos otro fiasco tipo URSS en Venezuela, no cometa ese error Nicolás.

Los militares y el pueblo trabajando juntos era el sueño del presidente Chávez, ayúdenos a cristalizarlo. Hay que abrir un nuevo frente contra la corrupción del neopopulismo para evitar la formación de nuevas burguesías; guerra total contra el populismo en momentos que, a esta especie de crisis social, desde afuera y desde la oposición, buscan sumar una crisis de dirección política en circunstancias que debemos continuar con la inversión pública, y los proyectos de subsidios ya están determinados.

La renovación de la revolución no surgirá del intento de resucitar a Chávez. Si una nueva izquierda cabe solo surgirá del fin de los mitos, de nuevas ideas y del fortalecimiento de las bases del pueblo ¿Qué sentido tiene una izquierda, en parte critica, que no puede ir más allá de la denuncia abstracta? Es hora de dejar que los muertos de la oposición entierren a sus muertos y la revolución entierre a esa izquierda que trabaja desde las entrañas del populismo.

Maduro va bien, está haciendo lo que debe para mejorar la revolución, reunir a parte de su tren ministerial con el dueño de la Polar…no nos quedaba de otra, el subsidio a algunos productores agrícolas incentiva la producción agrícola, la visita del vice presidente chino para continuar con la venta anticipada de petróleo nos garantiza algunas divisas, la visita a Argentina, Brasil, Uruguay, asegura la relación con el MERCOSUR y afianza su presidencia Nicolás, ahora, hay que ir más allá de eso.

Hay que poblar la parte sur del país, viejo anhelo revolucionario, con aldeas industriales, ciudades socialistas cuyas viviendas se paguen con el trabajo en las fábricas o industrias que cada una de las aldeas, comunas, debe tener.

Las aldeas y comunas deben rodear a las ciudades socialistas con maestros, mecánicos industriales, automotrices, cerrajeros, electricistas, maestros de la construcción, plomeros, carpinteros, ingenieros, arquitectos, abogados, comerciantes, campesinos, obreros, recién graduados y jovenes de preferencia, para que desde el inicio trabajen en la construcción del proyecto.

El gobierno garantiza la construcción de la fábrica y de las casas de 110 metros de construcción con material mixto, con el trabajo en la fábrica de uno o dos miembros por familia se cancelan la vivienda a 20-25 años plazo, asegura el crecimiento de la ciudad, del socialismo e integra la zona rural con la parte urbana.

La construcción de escuelas, liceos, colegios técnicos, módulos de salud, hospitales, vías de acceso y comunicación continuara por parte del Estado, el resto surgirá de la creatividad de la gente para la recreación y las artes con las utilidades que generen las empresas de producción social.

Existe una enorme masa de gente rodeando Caracas y otras ciudades, jóvenes sin trabajo y capacitados por el gobierno dispuestos a sacar el país adelante siempre y cuando el gobierno respalde la construcción de las viviendas y de las fuentes de trabajo saltando la demagogia, el burocratismo, la corrupción, es decir, la presidencia misma debe coordinar estos primeros 5 proyectos mineros, agrícolas-ganaderos, manufactureros, textil eros y tecnológicos investigativos.


rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1432 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: