El Pueblo no leía artículos

Uno de los motivos que me obliga moralmente a escribir, es la petición que me hacen mis compatriotas, vía mensajes de textos o cuando me ven parado en una esquina o sentado en una de las mesas de la arepera Colonial Exprés, ubicada frente a la entrada del terminal de oriente, anexo del terminal de pasajeros de Maracay. Por cierto la comida ahí es exquisita, sino que lo digan algunos compatriotas empleados y trabajadores de la Alcaldía de Girardot, que siempre van a almorzar a ese lugar. ¡Vaya hablando de arepera! Recordé que en la encrucijada de Cagua,  esperan la arepera el supermercado Bicentenario que nuestra gente del Gobierno, le ofreció a la cooperativa que dirige el camarada Ernesto Umbría y  cuyos demás miembros también  luchan a brazo partido, por conquistar ese espacio para el pueblo, están ganándole una al capitalismo, pero el gobierno está algo lento ahí. Eso sería una excelente fuente de empleo, incluso hasta para mí en lo personal, toda vez que me ofrecieron un carguito de empleado, algo así como de gerente. Aparte de ser político, soy trabajador emprendedor, me gusta mucho contribuir con el impulso de los principios, aunque después me olviden.

Volviendo al tema que me ocupa, con propiedad puedo asegurar que el pueblo durante el puntofijismo, no leía artículos de opinión, y menos cuando se trataba de política, esa actitud pueblerina era el caldo de cultivo de la antipolítica, aborrecían enterarse de lo que opinaban los títeres asalariados de los amos del bipardismo o líderes de papeles. Con nuestra revolución, el pueblo ha venido adquiriendo conciencia revolucionaria, ahora no sólo lee toda clase de artículos de opinión, sino que también opinan, producen artículos y los que no pueden escribir en los periódicos, emplean el método de la radio-bemba, muy efectiva por cierto.

Aboliendo el sectarismo desde el gobierno.

El sectarismo político se inicia desde el mismo momento en que el entorno anilla a un líder para aprovecharse de él.  Por lo general, ese entorno logra articular e imponer su tendencia hegemónica en el país. Poniendo de manifiesto un gobierno real dirigido por una estructura nacional que parte desde ese entorno y lo concatenan o disimulan con otro gobierno virtual que le hacen creer al líder.

Por fortuna nuestra revolución, en el 2002 rompió ese entorno que había secuestrado a nuestro Presidente Chávez, aunque todavía hay unos cuantos camaleones agazapados disfrazados de socialistas, que son rojos por fuera, pero por dentro son verdes o blancos. Todavía tienen en sus mentes esa vieja consigna, adeco es adeco hasta que se muera. Por eso dije una vez en un artículo, que para obtener el máximo beneficio del socialismo bolivariano, tenemos que luchar rompiendo los viejos paradigmas durante 40 años consecutivos, sin perder ahora el sur, es decir, los objetivos específicos.

Para que la fuerza del cambio produzca el relevo deseado, ejemplo: La actual profesionalización de todos los ciudadanos que habitan la Isla de Cuba, claro el éxodo de la escoria, contribuyó a que ese cambio se diera felizmente. Contrario a lo que está sucediendo en nuestra patria socialista, que la escoria todavía no ha salido del país. Se necesita que los profesionales egresados de la UBV vayan ingresando a la carrera pública y corten de raíz esa dinastía llamada meritocracia combinada con nepotismo y así se va exterminando poco a poco esa la tendencia hegemónica imperialista ejercida por los pitiyanquis opositores.

Los chavistas no podemos caer en ese rancio sectarismo, como cayeron los adecos con aquella moribunda expresión que usaban de consigna. Los verdaderos chavistas llevamos la procesión por dentro y con escapulario propio. No ganamos devotos con indulgencia ajena.

Ah, mi comandante Presidente, con mucho respeto le digo: La clase media no se alejó  por causa del sectarismo, sino como ellos mismos lo dicen, por la desigualdad en la distribución de las riquezas, mucho para los de abajo y nada para ellos. Aunque reconocen excepciones como la reciente lucha contra la estafa inmobiliaria, donde los beneficiados directos, de forma única y exclusiva es la clase media.

Carta al buzón Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen. yjacobo_58@hotmail.com

Inauguro este segmento con el amigo Oscar Romero (cañón corto), quien anda con la cabuya suelta y varios giros de la camioneta sin pagar, el vendedor está a punto de sentarse en un banquito y decir: “esto me pasa por vender a crédito”. ¡Oscar no te da cosa con tu compadre pedrito, quien actuó de buena fe contigo!. Hasta la próxima. yjmosqueda@gmail.com  @ysamosqueda 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1647 veces.



Ysaac Jacobo Mosqueda

Representante de la Fundación Por La Dignidad de Aragua. Luchador Socialista. Militante del PSUV. Miembro de la vieja vanguardia del MBR (Paracaidista 76-86).

 yjmosqueda@gmail.com      @ysamosqueda

Visite el perfil de Ysaac Jacobo Mosqueda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ysaac Jacobo Mosqueda

Ysaac Jacobo Mosqueda

Más artículos de este autor