Testigo de un juicio inacabado

Me interesa de esta historia es la gente, que se ve obligada a luchar para salir adelante, podemos pasearnos por la realidad cotidiana, absurda de la sustitución de los valores del Ser por los del Tener, es un juicio para todos los jueces, se remonta a través del tiempo sin precisión del mismo, podría ser la inquisición o el juicio sumario de un grupo cualquiera,  o peor aun la decisión muda de un colectivo cobarde, y sin identidad, el coro claustral en la capilla de una antigua abadía, Ricardo atado a lo que no ama en absoluto es una de esas personas que se siente en eterna deuda con sus raíces, pronto se daría cuenta de que estaba equivocado. Pelea para sobrevivir, pero es conocedor de su trágico final y camina impasible hacia él,  desencanto  ante el giro que había tomado la Revolución, desgarrado por una lucha interna en la que combaten el Bien y el Mal y cuya vida es un camino dramático, ello marcará su existencia. La verdad es que hay ciertos trayectos de la vida que no hubiera podido transitarlos solo, y esa tampoco es la idea, los momentos de soledad confunden a veces los sentimientos, por ello lo importante de interactuar con la sociedad, con los camaradas para reconocernos o negarnos en los otros, me pregunto: ¿cuál es el papel del individuo en la historia?

El desarrollo universal del individuo tiene por base el trabajo, la actividad práctica transformadora; para que el hombre pueda trabajar fructíferamente y transformar el mundo le hacen falta conocimientos; la unión de la praxis y la teorética en el individuo, asegura el desenvolvimiento del mismo, pero su desarrollo universal no se alcanza en todo trabajo, sino en un trabajo libre, como dijera Afanasiev, ennoblecido por el conocimiento y la cultura. Para ser o parecernos al hombre nuevo debemos tener: gran espiritualidad, humildad, solidaridad, nobleza, conocimientos y probidad. Qué  lejos estamos, tratemos de predicar con el ejemplo. Sencillamente, aquellos burócratas que actúan con esquemas y le niegan la posibilidad básica del trabajo a un individuo, sin importarle nada las consecuencias personales, familiares y sociales, no son socialistas y tampoco humanistas. Es que el socialismo es sinónimo de democracia y libertad. Debemos entender el socialismo con profunda participación popular y con libertad de ideas y opinión. Cuando las circunstancias comienzan a rebasar al protagonista central, en una estructura de olvidos que se confunden con la realidad, en este momento significativo de nuestros días, debemos reivindicar: El entendimiento y la razón. ¡De verdad¡ Si no mi experiencia internacional me dice que el futuro es más angustiante y aterrador que otras realidades. Hoy, sin embargo, estamos a tiempo, muchos de nosotros, a construir la paz. Carajo Ricardo como nos duele este proceso, todos los días nos repetimos que ya no nos preocupara su destino y cada día nos duele más, nos hicimos o creímos tan fuerte y fiel como pocos fieles tal vez fuerte no creo cuando la fortaleza se pasea por el pragmatismo, por la pose, por el duro militante que no se conmueve con nada ¡ nunca ¡ entre luchas intestinas y traiciones, acabarán, elevándose en la sociedad a través de su ingenio y escasos escrúpulos. Sus trayectorias van dejando cadáveres en el camino, pero Ricardo y tal vez yo con nuestra actual convicción ideológica firmemente de las ideas políticas y de lealtad que se enfrenta a un nuevo  hermetismo más abstracto que le opacan la capacidad del hombre para liberarse de todo control ajeno, Carajo me duele la Cervical, asunto, éste con su atroz secuela del escritor que  padeció esta enfermedad  que tratamos siempre de llevar.

Testigo narrador de la vida, inacabado, inútil si no te comprenden tus  virtudes quizás es la crónica de un arribista, cuyos pasajes se mostraban tan perdidos  como el común de los mortales. Acaso carajo hallaste un sentido a tu vida, reminiscencias  de los versos resultantes de este proceso, siempre quisimos ser protagonistas, pero el ostracismo se impuso, para relegarte a la figura de testigo, ahora bien, testigo de excepción, implicaciones escondidas que se le ofrecen a un testigo de excepción, importante en lo referente, en menoscabo del protagonismo deseado, contradictorio con una vida fácil, breves periodos de actividad suele encuadrársele en una suerte de melancolía, juegos arbitrarios de creación se convierten en la contemplación del  entorno extravagante, de bohemia, de necesidad vital. Es aquí cuando me domina la cervical, con duelos de honor y peleas, la ironía y la comedia, junto a un gran dolor, golpeando sin compasión. y es así como Cortázar en: Los testigos, quién, al descubrir en su cuarto una mosca que vuela al revés, se encierra en éste reduciendo al mínimo el espacio, llama a un amigo para que le sirva de garante de su hallazgo y se pasa días observando al insecto y temiendo que se muera, dado lo breve de su vida. Como humano quiero volar también al revés, y que otros sean testigo de una vida corta pero fructífera, construir una fabula, sembrar una árbol, tener descendientes, escribir un libro, ¡Carajo¡ y ver una revolución en mi país.


langiolillo977@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1216 veces.



Lorenzo Angiolillo Fernández

Ex Embajador, escritor, analista político, e Ideólogo Bolivariano

 angiolillo777gmail.com

Visite el perfil de Lorenzo Angiolillo Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a107314.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO