Matria zedeña (1)

“Sembrar el petróleo”: de Uslar Pietri o Alberto Adrian

"Pertenecía a esa raza de hombres tónicos que con su presencia contagian una fiebre creadora. A su alrededor sólo se veían gentes entregadas entusiastamente a su labor"

Arturo Uslar Pietri, 1952(1)

El 10 de agosto de 1936 muere el Dr. Alberto Adriani, el estadista del siglo XX. Veintiocho días antes, el martes 14 de julio de 1936 había cerrado el Dr. Arturo Uslar Pietri (Caracas: n. 16/5/1906 - m. 26/2/2001) su editorial en el Diario Ahora (Año I, Nº 183) con la dramática frase de "Sembrar el petróleo", que sintetiza la Venezuela por idealizar y se convirtió en "una divisa para nuestra política económica" desatendida hasta la actualidad. Al respecto, en 1961 señaló Uslar Pietri lo siguiente: "Allí, en un esfuerzo por ver la manera más objetiva y simple la realidad, observaba algunos hechos fundamentales. Que la producción agrícola y pecuaria tradicional de nuestro suelo no sólo no había aumentado, sino que mostraba la tendencia a disminuir, que gran parte de los recursos de que disponíamos procedían de actividades destructivas y no reproductivas. La actividad destructiva de la minería y del petróleo, y la actividad destructiva del balatá o de la sarrapia o de la explotación maderera"(2)

Contrario a lo que muchos afirman alegremente, no existe escrito alguno ni declaración coetánea del Dr. Alberto Adriani que señale o demuestre que es el autor de dicha frase. Aunque la idea expresada en la misma coincida de sobremanera en las vías de desarrollo económico que planteó en sus escritos que fueron recogidos en el libro Alberto Adriani "Estímulo de la juventud" en la segunda edición de Labor venezolanista de 1946, aumentada con nuevos aportes y con las oportunas notas de su paisano R. A. Rondón Márquez.

Por tanto, fue Uslar Pietri quien se anticipó y por más de cincuenta años insistió en la necesidad de una política económica de "Sembrar el petróleo" y del aprovechamiento eficaz de la renta petrolera en el desarrollo del país. Tal como queda evidenciado con la publicación en 1990 de su libro "Los venezolanos y el petróleo", decir lo contrario es ser mezquinos con su memoria y en nada contribuye a engrandecer el pensamiento y obra transcendente del Dr. Alberto Adriani, quien seguramente lo hubiese desmentido en esos veintiocho días que mediaron entre el editorial del Diario Ahora y su muerte. Lo triste del caso es que tan insuperable frase cayó en oídos sordos. De haberse convertido en una política de Estado hoy Venezuela sería un país muy rico y de primer orden, para nada dependiente, parasitario y colonizado por los peores regímenes del mundo. Lo alertó lapidariamente el mismo Uslar Pietri al final del editorial de 1936 -lo malo es que la mayoría sólo lee la frase y de paso la saca de contexto-: "Que en lugar de ser el petróleo una maldición que haya de convertirnos en un pueblo parásito e inútil, sea la afortunada coyuntura que permita con su súbita riqueza acelerar y fortificar la evolución productora del pueblo venezolano en condiciones excepcionales"(3) Nunca entendimos que el petróleo era el más poderoso instrumento de desarrollo a nuestro alcance y quienes creyeron entenderlo se lo robaron todo. El chavismo es la muestra más elocuente. Destruyeron la industria y dilapidaron la inmensa riqueza que cayó en su poder… la chequera de Bolívar comenzó a desandar por América Latina.

A manera de conclusión: fue don Arturo Uslar Pietri quien en julio de 1936 nos indicó sobre la necesidad de sembrar el petróleo y aunque han pasado 85 años y 11 meses de tan certera advertencia que luego perfiló con mayor detalle en una serie de artículos de prensa publicados entre 1947 y 1948 sobre los más angustiantes problemas nacionales que fueron recogidos en su libro "De una a otra Venezuela" (1948). En el preámbulo de la cuarta edición de 1973 nos advirtió que de la Venezuela del futuro: "…nadie sabe lo que puede ser; lo único que sabemos hoy, y ya es bastante grave, es que con las necesidades creadas por el petróleo ya no puede volver a ser lo que fue, y que con el petróleo no ha desarrollado riquezas propias para seguir siendo lo que hoy parece ser", era el momento de la Venezuela saudita, del despilfarro y de los doce apóstoles de la corrupción; cuando ya se vislumbraba una pobreza generalizada ante una minoría beneficiada del petróleo. Además nos señaló que: "El día que Venezuela tenga una política petrolera adecuada, el día en que por la eficaz acción de sus hijos todos deje de ser un parásito del petróleo, ese día tendrá, por simple añadidura la riqueza económica, el progreso social y la estabilidad política". Riqueza, progreso y estabilidad que aún estamos esperando y que no será por obra y gracia de dictadorcitos ni de ninguna oligarquía o boliburguesía, tampoco de regímenes demagógicos y populistas de derecha o de izquierda, será por el concurso de todos los venezolanos cuando se decidan a darle un verdadero cambio radical al sistema de gobierno establecido y a elegir líderes políticos comprometidos con la solución de los problemas nacionales. Todavía estamos a tiempo de salvar a Venezuela como tarea colectiva y acto de fe. El "Rey Petróleo" ha muerto, se impone volver al campo e impulsar la industrialización.

Hoy cuando se cumplen 125 años del nacimiento de Alberto Rómulo Adriani Mazzei resulta oportuno escribir al respecto, pues su grandeza no radica en una frase sino en la profundidad de su pensamiento, en su proyecto de país delineado en sus escritos y de su ejemplar conducta ciudadana. Según la expresión consagratoria de Don Mariano Picón Salas "Hay un estilo de Adriani que lo acerca a los tres o cuatro venezolanos que han pensado mejor" Lamentablemente la vida y obra del Dr. Alberto Adriani poco se enseña, su legado se ha dejado de lado y a su alrededor se han creado muchos intereses y vividores.

Notas:

  1. Arturo, Uslar P.: Apuntes para retratos. Cuadernos literarios de la "Asociación de Escritores de Venezuela" Nº 71. Caracas, 1952. p. 65.

  2. Arturo, Uslar P.: Los venezolanos y el petróleo. Edición especial con motivo de los 100 años del Banco de Venezuela. Caracas, 1990. p. 27.

  3. Ídem. p. 25.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2616 veces.



Néstor Abad Sanchez


Visite el perfil de Néstor Abad Sanchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: