(¿Cómo Cerrar y Abrir la Producción de un Pozo de Petróleo?)

PDVSA. Parte 23. Reorganización de PDVSA

A la "COMISIÓN PRESIDENCIAL PARA LA DEFENSA, REESTRUCTURACIÓN Y REORGANIZACIÓN DE LA INDUSTRIA PETROLERA "ALÍ RODRÍGUEZ ARAQUE" (LA COMISIÓN): Estimados Compatriotas, con la reducción de la producción de petróleo en toda Venezuela, a niveles de 392 mil barriles por día (según OPEP julio 2020), miles de pozos han tenido que ser cerrados porque su producción no tenía disponibilidad de tanques para almacenarse. Como sabemos, esta reducción, tan drástica, se debe, entre otras, a las sanciones de EE.UU., a una sobreoferta de petróleo en el mercado mundial, a la reducción del consumo de petróleo y sus derivados debido a la Pandemia de Covid 19. Otros, dirán que es por otras razones. Ese es otro Tema.

Los pozos de petróleo cuando se cierran, perdonen la sobresimplificación, no son como una llave de un lavamano que uno puede cerrarla hoy y, una o dos semanas después, la abres y ahí tienes, otra vez, el chorro de agua, de igual cantidad a la que tenías antes de cerrarla, quizás, con un poquito de sucio. Otro ejemplo, cuando el que tiene un carro y lo deja parado, por decir, un año e intenta ponerlo a funcionar, después de pasado ese tiempo, se puede encontrar con una o más de estas calamidades: dos cauchos espichados, la batería descargada, el motor de arranque pegado y hasta con el cigüeñal trancado. Lo mismo puede pasar con un pozo cuando lo dejas mucho tiempo sin trabajar, te puedes encontrar con sorpresas.

En un País Petrolero Hipotético (sin sanciones a su Industria Petrolera) los cierres parciales o totales de pozos productores, de un campo petrolero, generalmente, se suceden por, al menos, 6 razones: La primera, por baja de precio del barril en el mercado de uno o varios tipos de petróleo que hace la actividad de producción antieconómica; la segunda, por fenómenos atmosféricos como tormentas, huracanes, tsunamis, condiciones ambientales extremas de operación como pudieran ser altas o bajas temperaturas que ponen en peligro, no solo los pozos, sino la infraestrucura de producción; la tercera, por restricciones de los entes reguladores estatales en los casos en que la producción de petróleo traiga consigo compuestos químicos dañinos a la salud de los seres vivos (humanos, animales y vegetales) o porque una alta producción de hidrocarburos gaseosos, no aprovechables, corren el riesgo de perderse por no tener la infraestructura para procesarlos que, de lo contrario, se quemarían o se expulsarían a la atmósfera; la cuarta, por restricciones en el mercado por un tipo de petróleo que se le apliquen sanciones ambientales como por, ejemplo, alto contenido de azufre; la quinta, cierre temporal de un pozo o un número, relativamente, pequeño y, por poco tiempo, para realizar pruebas de producción o adquisición de datos específicos y la sexta, debido al abandono de un campo petrolero causado por el agotamiento de las reservas recuperables; en cuyo caso, no queda otra que, también, cerrar o abandonar todos los pozos. Excepto, en esta última causa, cuando las condiciones que permitieron el cierre de los pozos cese, entonces, se reabrirán a producción.

En este País Petrolero Hipotético para cerrar un pozo, cientos o miles (como sucede en estos tiempos), un protocolo genérico pudiera incluir, el reemplazo de la columna de "fluido sucio" que estaba dentro del pozo, antes de cerrarlo, por una columna de "fluido limpio" que, generalmente, es un petróleo liviano o un derivado liviano de refinación. Este reemplazo del "fluido sucio", se tiene que hacer porque esa columna, generalmente, contiene no solo petróleo, sino gas, agua salada corrosiva, sedimentos, gases corrosivos, parafinas (no todos los casos), escamas producto de reacciones químicas (no todos los casos), etc. que obstruyen, en muchos casos, la tubería de producción, las perforaciones de los yacimientos reduciendo o llevando a cero la producción. Cuando esto último sucede, se requiere de un taladro en sitio lo que acarrea un aumento de costos de producción.

Al igual que a los pozos, tambien, hay que aplicar un protocolo de acondicionamiento y cierre a la infraestructura de producción asociada a los pozos como son: el vaciado del petróleo de las líneas de flujo que van del pozo a las estaciones de flujo, vaciado de los módulos de pruebas, acondicionamiento de hornos y de todos los componentes de las estaciones de flujo y cualquier otra infraestructura asociada a la producción.

Sin duda que, al cerrar miles de pozos, también, hay que renegociar o suspender contratos con terceros que se tenían antes del cierre como contratos de transporte de equipos y personal, servicios especiales de camiones "vaccum" y logística en general.

Aún, en ese País Hipotético, en el cual se hicieron todas las previsiones, en la reapertura de los pozos, no todos los pozos recuperan la capacidad de producción que tenían antes de su cierre; generalmente, se tiene menos producción. Aún con las medidas tomadas para hacer un "buen cierre" de los pozos te puedes encontrar con problemas no previsibles como:

En pozos de baja presión son altamente susceptibles a los efectos de bloqueo de la permeabilidad relativa. El bloqueo de agua y petróleo en la formación es un problema bien conocido y a menudo se observa en los esfuerzos por recuperar un pozo de baja presión después de un largo tiempo de cierre o de una reparación. Los problemas de permeabilidad relativa son un mecanismo de bloqueo común y se pueden prevenir y tratar fácilmente con productos químicos seleccionados específicamente para este tipo de problema.

Las formaciones productoras constituidas por arenas no consolidadas son difíciles de producir, aún, bajo las mejores condiciones. La producción de estos pozos se daña fácilmente por cambios en las condiciones de flujo. El inicio del flujo desde formaciones "blandas" o dúctiles se logra mejor mediante una reducción controlada y un flujo lo más constante posible. Los cambios en las condiciones de flujo pueden producir un pico en el flujo de sólidos antes de alcanzar un estado semiestacionario de equilibrio de flujo. El cierre de estos pozos debe hacerse con cuidado y los reinicios deben iniciarse de una manera muy controlada.

El tipo de fluido es un factor, especialmente a viscosidades más altas; el petróleo es difícil que comience a fluir, pero el petróleo viscoso es aún más difícil.

Nota: Para no dármelas de que estoy inventando el agua tibia, más detalles de como cerrar y abrir un pozo lo encontrarán en este excelente y reciente artículo: "Managing Risk and Reducing Damage From Well Shut-Ins." Por George E. King and Jorge Garduno, Viking Engineering 30 April 2020. Visitar https://pubs.spe.org/en/jpt/jpt-article-detail/?art=6971. También, les recomiendo ver la entrevista al uno de los autor esdel artículo en https://www.youtube.com/watch?v=lDVC-nJJqGI&t=513s

Para seguir con mi "guanao" voy a hacer algunos comentarios sobre lo que pudo pasar en La Faja con el cierre de miles de pozos y con lo que se pueden encontrar cuando se necesiten reabrirlos. De aquí en adelante voy a hacer un ejercicio de imaginación, no por ser negativo, sino para hacer el punto, en el que los pozos que se cerraron en La Faja debido a la cantidad de problemas por los que ha estado pasando las operaciones de producción, en particular, no dió tiempo de hacer el cambio de la "columna de fluido sucia" por una "columna de fluido limpia". En este caso es de esperarse que al bajar la temperatura de la "columna de fluido sucio" y que se compone, mayormente, de Petróleo Extrapesado (NO NEWTONIANO), este se "solidificará" dentro de la tubería de producción (tubing) y, con toda seguridad, atascará todas las partes móviles de su completación (bomba, cabillas, tubing). Bajo estas condiciones, cuando se requiera abrirlos no solo no producirán, sino que se hará necesario traer taladro al sitio para hacer servicio completo con reemplazo de equipo costoso. Esto no hubiera sido necesario si antes de cerrarlo se hubiera reemplazado la "columna sucia de petróleo extrapesado" por una "columna limpia de petróleo liviano o de un derivado de refinación". ¿O no?.

Cuando se requieran acondicionar los pozos para traerlos a producción, con taladro en sitio, y luego de desacoplar el equipo de superficie (motores eléctricos y cabezal) y sacar todo el equipo de producción se requerirá no solo diluir la columna de fluido que quedó dentro del pozo, sino, también, hacer la limpieza de petróleo extrapesado y sedimentos de toda la sección horizontal del pozo. Finalmente, la sección horizontal de un pozo, la cual consiste de una tubería ranurada, debe ser práctica común hacer un trabajo de limpieza de las ranuras así como un tratamiento con surfactantes a la sección productora del yacimiento. Haciendo todo este procedimiento es de esperar que el pozo no solo produzca sino que tenga una tasa de producción aún mayor de la que tenía cuando fue cerrado.

Para pozos verticales profundos y que produzcan petróleos medianos y livianos y que requieran ser cerrados seguir procedimientos según "el librito" y si este está extraviado el artículo, aquí recomendado, servirá de mucho.

Como el Coronavirus nos ha afectado de diferentes maneras y es posible que se me hayan pasado cosas importantes les agradezco que me las hagan llegar y enriquecer este artículo con sus nuevas ideas.

Finalmente, si hubiera necesidad de cerrar más pozos, en La Faja, por favor, échense una paseadita por estas recomendaciones.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 952 veces.



Edmundo Salazar

Experto en petróleo y gas

 edmundosalazar@gmail.com

Visite el perfil de Edmundo Salazar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: