Crítica ácida

Para neófitos en materia energética (me incluyo)

Escudriñar en las opiniones de exfuncionarios que por años estuvieron bajo cobijo del chavismo, me da derecho -a despecho de mi falta de conocimientos energéticos-, a suponer que me equivoco con lo aprendido por cultura general y mediante oír y leer expertos, o a los que se la dan de expertos mientras ocupan tremendos cargos, o a escribidores que recibieron loas y ayudas oficiales, por favorecer la revolución.

En todo caso informo mi correo, luissanchezibarra@hotmail.com por si damas o caballeros especialistas petroleros, ingenieros, profesores o súper enterados en la materia, pueden rebatirme y enseñarme, por favor, acataré su argumento o reprimenda, nunca la insultocracia, investigando naturalmente. Lo que me parece inaceptable son los simples reconcomios porque él o ella, ella o él, hayan gozado las mieles del poder en cargos oficiales y ya no, se dediquen a llamar la atención criticando despiadadamente, lo que no es mi caso.

He estado siempre en desacuerdo con aquellos que le hacen el juego a la contrarrevolución, son "chavistas" y se dicen socialistas mientras no les toquen sus intereses y ganancias. Quizá no miden el riesgo de situaciones delicadas en la geopolítica y se autosatisfacen con críticas ultras al exitoso plan internacional y endógeno del modelo socialista venezolano, presidido por el obrero Maduro, seis años Canciller de Chávez, a quien le he dedicado sensatas críticas, y tengo testigos de haber desechado cargos.

Me resulta muy cuesta arriba en materia de credibilidad aceptar la presunta destruccción de PDVSA, por quienes afirman "yo la mantuve a flote", o "yo opiné tal o cual", o "yo advertí esto y lo otro". A Nicolás Alejandro Maduro Moros, a quien sospechosamente no llaman presidente haciéndole la cama a los opositores que hablan de Maduro o de Nicolás, sin anteponerle presidente o Jefe de Estado, le deseo éxito. No logro entender a esos "de izquierda" cuando sin advertir que dependíamos de gringolandia en materia de supervivencia de PDVSA para gasolina, gas y derivados, no hicieron nada más que loas a Chávez y Maduro desde sus cargos, o en sus artículos de opinión, y ahora hablan peor que la oposición.

Frente a los deseos del capitalismo salvaje y sus lacayos por intervenir el país, no los oigo ni leo condenar amenazas extranjeras, tal vez por temor a que les pase igual que a cierto personaje muy allegado a Chávez, que en salto informativo de talanquera, en el monstruo de la TV privada hizo un comentario de crítica a la oposición radical sin favorecer al Ejecutivo en el caso de la gasolina persa, y a pesar de culpar al gobierno por lo de Directv, el canal privado lo sacó de pantalla, tras haberlo acostumbrarlo a ser divo, que "se viste en", "se calza en", "sus corbatas son de", o disfruta en tales y cuales restaurantes de lujo. La vanidad es tentáculo del capitalismo, y la cultivan a placer como tentación, los reyes capitalistas del consumismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 601 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: