Petróleo, el gas natural también ha bajado de precio

Para un lector desprevenido, pudiera parecerle que la guerra del petróleo actual está relacionada, solamente, con el Petróleo de Lutita y su, consecuente, impacto en sus precios. Sin embargo, también, en la ecuación de la "Guerra Energética del Petróleo y Gas", entra el Gas de Lutita. La producción del Gas de Lutita, en los EE.UU., ha pasado de 3,1 TCF por año para el año 2009 a 13,4 TCF por año en la actualidad y está teniendo un impacto en su precio y en el precio del petróleo.

Junto con las facilidades de créditos que dio la banca de los Estados Unido, para la explotación del Petróleo de Lutita (Shale Oil), también, se dio créditos, a casi cero de interés, para la explotación del Gas de Lutita (Shale Gas) dando como resultado una sobreproducción del Gas Natural, al punto que este país ha disminuido, en gran medida, su dependencia de importación de este combustible. La alta producción de Gas Natural, también, ha convertido a los EE.UU. en exportador, a países vecinos, de este hidrocarburo y tiene planes de exportación, al menos, para Europa. Si bien es cierto que, por un lado, ha logrado cierta independencia de este energético, no es menos cierto, por otro lado, ha tenido un gran impacto en los precios del Gas Natural en su mercado interno.

Los Estados Unidos, para el 2007, cuando empezó la Revolución del Petróleo y Gas de Lutita, producía 1,3 mil millones de pie cúbicos por día y era, al igual que con el petróleo un importador neto de Gas Natural. Para fines del 2014, según la IEA, alcanzó los 43 mil millones de pie cúbicos por día del Gas de Lutita. Este aumento, de casi 33 veces, en solo 7 años, es igual a 7,2 millones de barriles de petróleo equivalente. Estos 7,2 millones, más los casi 5 millones que se producen de Petróleo de Lutita, dan un total de 12,2 millones de barriles adicionales. Sin duda, la Revolución mencionada, es la que tiene al mercado petrolero patas arriba y lo mantendrá, según mi opinión, por algunos años mas.

Bueno es señalar que parte de ese nuevo Gas de Lutita ha sido utilizado para cierta cantidad de líquidos en medios de transporte, en plantas termoeléctricas y en reemplazo de gas importado en plantas petroquímicas, etc. Sin duda que estos reemplazos, también, han tenido su impacto en la disminución de importación de petróleo.

Cuando empezó, en los EE.UU., lo que se ha denominado la Revolución del "Shale", el precio del Gas Natural estaba en casi los $6/MMPC en el Henry Hub Spot, Texas, y llegó a los 2,75 $/MMPC para fines del 2015 según la EIA en el "Short-Term Energy Outlook.2015".

Una vez que los EE.UU. ha satisfecho sus necesidades internas tanto del petróleo ultraliviano que se produce de las lutitas y otras rocas de baja porosidad y permeabilidad y del gas del mismo tipo de rocas ha facilitado el marco legal para que, ahora, cualquier compañía petrolera pueda exportar tanto gas como petróleo.

Actualmente, los EE.UU. empieza una nueva etapa incrementando sus exportaciones de petróleo y gas, sin restricciones legales, con consecuencias en la baja en los precios de estos energéticos, en el mercado mundial, que se empezarán a ver a medida que se incrementen los volúmenes exportados y disminución de importaciones tanto d epetróleo como de gas.

Como consecuencia de la alta producción del Gas de Lutita, ciertos países exportadores de gas hacia los EE.UU., como Catar, Egipto y Trinidad se han visto afectados en una disminución significativa de sus exportaciones hacia ese país y, por ende, en sus ingresos. Catar pasó de exportar 34,8 MMPCGD, en 2009, a cero en el 2014, Egipto pasó de exportar 440 MMPCGD, en 2009, a cero en el 2014 y en el caso de Trinidad pasó de exportar 647,1 MMPCGD, en 2009, a 117,3 MMPCGD en el 2014.

Por el lado de nuestro país, Venezuela, con significativas reservas de gas libre, a la luz de la situación de precios del petróleo y del gas, tiene que mantener la inversión, mayormente, para producir petróleo líquido, que son mas rentables y garantizan la entrada de divisas y por el lado de los proyectos de gas, hacer que su producción sea dirigida, mayormente, a reemplazar los combustibles líquidos que se usan en la mayoría de las plantas termoeléctricas y que podrán ser exportados y, de esa manera, generar divisas adicionales. Para que esto último suceda, hace falta que se apuren las inversiones por parte de las empresas que le han sido otorgadas licencias para la explotación de gas, tanto en el Proyecto Rafael Urdaneta como en la Plataforma Deltana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2444 veces.



Edmundo Salazar

Experto en petróleo y gas

 edmundosalazar@gmail.com

Visite el perfil de Edmundo Salazar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: