Autonomía para matar

Dos tesis se enfrentan en el seno de la sociedad venezolana, una expuesta por la Revolución Bolivariana, teniendo su mas reciente expresión, en el proyecto de Reforma a La Constitución, la cual se ha dado a conocer primeramente, a través de la presentación que hizo el Señor Presidente ante La Asamblea Nacional como parte de la formalización de la misma, y posteriormente por toda la actividad popular que se desprendió de ella, además de la constante labor comunicativa que hace El Comandante ante la nación y el mundo. La otra tesis, la de la contrarrevolución, nadie la conoce, quizá ni ellos mismos. No hay ningún documento que exponga de manera clara, la propuesta de país que plantean para dirigir los destinos, nada menos y nada más, que de La Patria. Todo lo que se conoce, son las estrategias para oponerse, sintetizada en la expresión “el problema es Chávez”, y esto siempre depende de los “saltos adelantes” que da La Revolución. De allí se intuye que si se oponen a la propuesta progresista, socialista, de profundización y ampliación de los derechos de las mayorías, como buena fuerza conservadora, lo que pretenden es darle continuidad al modelo puntofijista, de donde vienen. De todas maneras las dos tesis, en la practica, se simplifican en dos opciones: Si o No a la propuesta revolucionaria. La democracia determinará a través del ejercicio del voto, quién se impone. Por supuesto el que obtenga la mayoría. Así de sencillo debería ser. Sin embargo un factor perturbador intenta enturbiar el escenario: la violencia. ¿Quién la introduce? Veamos estas dos posiciones: la Revolución dice “Candelita que se prenda, candelita que se apaga”. La contrarrevolución contesta: “Candelita que se apague, candelita que se prenda”. A esto, cada quien le puede sacar la punta a su favor, pero el sector burgués, neoliberal, representado en este momento por los estudiantes privados, los de las universidades privadas, pareciera que lo han interpretado de una forma muy pragmática: “hay que quemar al enemigo”, o lo que ellos consideran el enemigo, y a sus espacios, aunque no hayan estado incendiados con anterioridad, como lo determina el mandato de su jefe. De allí su prolijo manejo de la gasolina, como lo hemos visto en la TV. Han quemado desde autobuses y carros, hasta escuelas y centros estudiantiles universitarios, pasando por personas y chaguaramos.

La autonomía que parece manejar el sector estudiantil privado, es aquella que les permite acorralar dentro de su claustro, a los revolucionarios, confinarlos a un edificio, secuestrarlos, hostigarlos verbal y físicamente, e intentar incendiar la estructura con todo su contenido de seres humanos adentro. Autonomía para matar a sus enemigos políticos, sociales, económicos y hasta raciales. Autonomía para que nadie intervenga ante la oportunidad asesina. Que diferente esta autonomía neoliberal, a la propuesta por La Revolución Bolivariana. La que está contenida en el Art. 109 del Proyecto de Reforma. Los invito a leerlo.

Mientras tanto una pregunta para los estudiantes fascistas de las universidades privadas: ¿Permitirían ustedes que los estudiantes fascistas de la UCV, les quemara algún espacio de su claustro? ¿Su feria de comida, por ejemplo? Estoy seguro que no. Por lo cual le hago un llamado a los fascistas de la UCV, que por simple instinto de protección del territorio, no permitan las incursiones fascistas foráneas.

Por ultimo, las universidades son del pueblo e irremediablemente volverán a este. La coyuntura ha hecho que la derecha las utilice como arma contrarrevolucionaria, y muy, a pesar del carácter pacifista de la Revolución Bolivariana, de evitar a los “niños ricos”, sea ahora o mas tarde, esta tiene entre sus responsabilidades, recuperarlas para el pueblo. Ellos las arriesgaron innecesariamente. Pagaran el costo de perderlas como lo han hecho con todo lo demás. El proceso bolivariano tiene la fuerza, la templanza y la paciencia para hacerlo, sobre todo con la flama de esa juventud combativa, valiente, portadora de los ímpetu del Padre de La Patria.

Se aproximan vientos de constituyente universitaria.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1853 veces.



Milton Gómez Burgos

Artista Plástico, Promotor Cultural.

 miltongomezburgos@yahoo.es      @MiltonGomezB

Visite el perfil de Milton Gómez Burgos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Milton Gómez Burgos

Milton Gómez Burgos

Más artículos de este autor