Rescatar a la UBV y su funcion histórica, reto de la Rectora Hanson

Trincheras de Ideas

Humberto Gómez García

La UBV nació con la esperanza, los sueños y el proyecto intelectual estratégico del Comandante Hugo Chávez Frías. Estuve en su creación, antes incluso, cuando se discutía como proyecto en la sede del Ministerio de Educación Superior. Me llamaron a participar en aquellas mesas de trabajo y recuerdo que me opuse a que se le quitara el nombre de universidad popular bolivariana que el comandante había propuesto. Alguien dijo que eso es populismo, yo respondí: no, es el carácter de la revolución, popular y antimperialista, además el pueblo acompaña al Libertador. Al final lo eliminaron y quedó como es ahora: Universidad Bolivariana de Venezuela.

Pero parte del primer equipo rector creo que no entendió el carácter estratégico de la nueva universidad. No nació con una Cátedra Bolivariana, pero, lo más grave, el bolivarianismo se diluyó ante las concepciones afrancesadas y de la postmodernidad de algunas directivas que lo impusieron. Bolívar fue engavetado en su sede. El carácter popular se perdió en la masa profesoral, que lo tuvo desde sus inicios y lo llevaban a la práctica cientos de profesores comprometidos con el proyecto revolucionario y la masa de muchachos y muchachas que literalmente tomaron la sede de la UBV para iniciar allí sus estudios que el capitalismo de la Cuarta República les negó con la infame política del Cupo. En parte ese carácter incluyente a nivel académico fue paulatinamente eliminado con la sustitución en masa de cientos de esos profesores bolivarianos por educadores con post grado y doctorados, muchos graduados en el exterior con becas de la Fundación Ayacucho y que no lucharon en el país como lo hicieron decenas de educadores que se arriesgaron enfrentando los gobiernos represivos. Llegaron a la Universidad muchos profesores no sólo de derecha, opuestos al ideario revolucionario, bolivariano y socialista, sino algunos, minoritarios por supuesto, abiertamente contrarrevolucionarios. Otros profesores, neutrales, ni fu ni fa.

Esos fueron gravísimos errores de aquella gestión que no permitieron poner en práctica en su totalidad en proyecto inicial. En 10 años pasaron 7 Rectores por la institución y probablemente la decisión más negativa fue la de nombrar Rector al Profesor Prudencio Chacón quién, probablemente, fue el que más errores de diverso género cometió en el tiempo de su gestión. Demás está decir que su gestión debe ser revisada a fondo.

Finalmente fue relevado de su cargo de Rector, quién le ha hecho un gran daño a la Universidad Bolivariana de Venezuela en los pocos años, no de su gestión porque puede decirse que no hubo tal, sino el freno sistemático al desarrollo de las fuerzas productivas ubevistas en toda su magnitud, como lo concibió el Comandante Supremo Hugo Chávez cuando la fundó en julio de 2003, y el desarrollo de vicios, cacería de brujas contra profesores y líderes estudiantiles, presunción de hechos ilícitos y de corrupción que han sido enviados a las autoridades del Ministerio de Educación Superior y a la misma Presidencia de la República por parte de grupos de trabajadores y luchadores revolucionarios que hacen vida en la UBV.

El profesor Prudencio Chacón creo, en lo personal, y recojo la opinión de una mayoría de la comunidad universitaria, no estuvo a la altura no sólo del altísimo cargo que se le encomendó bajo el gobierno del presidente Chávez, nombrado en ese interregno de la grave enfermedad que lo aquejaba y su nombramiento entonces dejó mucho que pensar; todos creían que el Rector encargado, el doctor Moros o el Vicerrector Luis Bigott, uno de ellos sería nombrado Rector. El rector Chacón careció por completo de una visión estratégica de la nueva educación universitaria en el marco de un proceso revolucionario. Nunca fue un líder ni un conductor de una comunidad ansiosa de participar como la establece la Constitución Bolivariana a partir de un programa de transformación educativa, gobernó autoritariamente, con grupos pretorianos, verticalmente, nunca vinculado a la comunidad estudiantil ni ejerciendo la democracia. Parecía un rector virtual, sólo se lo veía por la TVe institucional. El personalismo lo llevó a extremos tales que hasta para publicar un libro él lo tenía que autorizar.

Su actividad inicial se caracterizó por una pretensión mesiánica donde nada de lo que se había construido en los 8 años precedentes tenía valor o significado, eso fue patéticamente brutal en el área de la Imprenta Universitaria y la Dirección de Promoción y Difusión de Saberes a la cual se la vapuleó, se agredió sistemáticamente a su Director y a trabajadores de la misma, y si esa Dirección no desapareció fue porque no pudo violentar, como quería, la estructura que rige nuestra Alma Mater y la resistencia política que esa unidad productiva presentó ante los atropellos del rector y sus asesores y el enfrentamiento de otras autoridades y profesores. Uno de los proyectos que trajo en cartera cuando llegó a la UBV era mercantilizar muchos aspectos de las actividades, administrativas o académicas y lo llevó a la práctica.

La nueva Rectora llega con humildad a esta Casa de los Saberes y deberá conocer todo lo negativo de la gestión que viene a sustituir y empaparse de lo que acontece. De una comunidad herida y resentida, golpeada injusta e innecesariamente. Hablar, y mucho, con los trabajadores administrativos y obreros, reunirse, hacer asambleas para impulsar colectivamente los proyectos pendientes y las propuestas que seguramente trae la nueva gestión. Conocer lo malo y, por supuesto, lo mucho de bueno que tiene esta novedosa universidad que va a cumplir 11 años de fundada. Reunirse con los estudiantes, hablar con los dirigentes, ponerle mano muy dura a la contrarrevolución fascista que tiene sus individualidades que participaron en las guarimbas, en la UBV no puede haber terroristas. Hablar con el profesorado.

¡Bienvenida Rectora Hanson! Que el diálogo sea su divisa. Gobierne horizontalmente y apóyese en los poderes creadores de la comunidad universitaria. Gobierne con todos y obedeciendo al poder popular estudiantil, profesoral y de los trabajadores. Ayude a rescatar a la institución educativa más importante de la Revolución, la UBV, la Niña mimada del Presidente Chávez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2767 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: