Refundación de Sinafum:

Por un sindicato al servicio de los y las trabajadoras de la Educación Bolivariana

En plena entrada a la era bicentenaria de nuestra independencia venezolana, es necesario cumplir con el mandato de nuestro comandante y líder supremo revolucionario Hugo Chávez, de Revisar, Rectificar y Reimpulsar nuestro proceso transformador, y dentro del mismo todos sus motores: Misiones, organizaciones comunitarias, entes públicos e instituciones, que son tornillos indispensables de la gran maquinaria revolucionaria, formando auténticos cuadros mediante la inyección de sólidos pensamientos políticos-ideológicos que garanticen los espacios conquistados, demos el “Golpe de Timón”. Uno de esos espacios, precisamente, es el sindical, con otra formar de actuar, pensar, dirigir, responder y articular. El Sindicato Nacional de la Fuerza Unitaria Magisterial creado en abril del año dos mil tres-en plena coyuntura de lucha ante los ataques contrarrevolucionarios de la derecha lacaya imperial- demanda su refundación de inmediato, es el clamor de sus bases afiliadas, una reoxigenaciòn, un cambio, una forma distintita de la nueva lucha sindical que vaya más allá de lo netamente reivindicativo, en la que se deje a un lado la demagogia al fiel puro estilo de la pseudodirigencia de la cuarta república, por unos pocos dirigentes que si bien pudieron ser cuadros revolucionarios, y que hoy aún están al mando de Sinafum, nunca entendieron como dirigir un sindicato nacido en revolución que transformara las estructuras del viejo espiral de desatención a sus bases. Mucha gente del ámbito educativo, todavía tiene cifradas esperanzas que se retome el rumbo, y vayamos, junto al lado de nuestro máximo líder supremo, en él y con él, encaminados definitivamente hacía el destino de la liberación, consolidación, consumación a nuestro pueblo y máxima capacidad de dar respuestas efectivas a los grandes desafíos, a nuestros afiliados, con compromiso de lucha, de trabajo, espíritu de combate, el debate, como buenos dirigentes, en la que no se descalifique y desprestigie a otro dirigente por asumir liderazgos, en la que el principio de lealtad como “higiene del alma” prive por encima de todo. Por ello, llamamos al debate, a la revisión, rectificación y el reimpulso de nuestro sindicato desde la base y en toda su estructura; no somos adecos, ni conspiradores contrarrevolucionarios, somos la base que clama no por la confrontación, sino por la transformación, unida esta a la discusión de ideas en toda la patria, en todas las escuelas. Que se permita dar un giro de trescientos sesenta grados a la forma de hacer sindicalismo, refundemos ya.
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2386 veces.



Alfredo Montilla


Visite el perfil de Alfredo Montilla para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad