Asdrúbal Baptista

La Universidad del Zulia (LUZ) en gesto que le honra y, a proposición de nuestra Asamblea de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, entrega este 24 de abril el Doctorado Honoris Causa al economista venezolano Dr. Asdrúbal Baptista.

Es él un venezolano de excepción, científico social que enorgullece a nuestro gentilicio al construir su pensamiento económico riguroso con la solvencia de la más profunda honestidad intelectual. Es un economista fuera de lo ordinario, pocos como el Dr. Baptista alcanzan las conocidas exigencias que hizo Jhon Maynard Keynes de un buen economista; es al mismo tiempo economista y filosofo, historiador y matemático, sociólogo y estadístico, y teniendo una vida de intelectual no deja de poner sus pies sobre la tierra como un político.

Su pluma tiene espléndidos resultados en el ampo de la historia del pensamiento, de la historia cuantitativa y estadística de nuestra sociedad, de la teoria económica y en esencia de la economía política. No exagero, al profesor Asdrúbal Baptista se le debe una de la mayor e histórica contribución a la evolución y desarrollo de la economía política venezolana, es el gran caballero que la enaltece como ciencia: “..., la economía política parte de la realidad del conflicto de intereses que dominan la escena de lo humano, o mejor aún que le es connatural. En tal sentido, supremo sentido debo enfatizar, es una ciencia del poder y para el poder.”(AB)

Insigne profesor con un liderazgo intelectual que hace universal la economía política venezolana. La comprensión científica de la cuestión petrolera le lleva a realizar su aporte fundamental al precisar que: “El tema del petróleo es el tema de la renta del petróleo. Es un hecho mundial, no local.” Logra entonces capturar en la estructura de la economía venezolana un rasgo singular, esto es que el Ingreso Nacional es significativamente superior que el Producto Nacional Neto de Depreciación, confirmando lo que el profesor Baptista caracteriza como”... una peculiaridad histórica merecedora de toda la atención. Tal peculiaridad justifica con creces que a dicha estructura se le dé un nombre propio: Capitalismo Rentístico.”

Era una renta internacional la que había permitido una forma de desarrollo capitalista en Venezuela desde entrado el siglo XX pasado y, al mismo tiempo una forma de capitalismo nacional teniendo al Estado-Nación como benefactor por propietario de los yacimientos y su riqueza. Todo el andamiaje teórico del capitalismo rentístico venezolano se ha de sustentar en una transferencia de ingreso del resto del mundo que no lo producimos pero que lo capturamos, explicado histórica y científicamente en la fertilidad natural diferente de los yacimientos. Volando con el instrumental de la renta del suelo es posible a partir de las “peores condiciones” de los yacimientos norteamericanos conseguir la tasa general de rentabilidad del capital invertido en nuestro sector petrolero. Aquella transformación vivida desde la Venezuela rural campesina, anclada en el antidesarrollo, hacia un tipo particular de desarrollo capitalista en el siglo XX, sólo es comprensible, explicable en todas sus dimensiones o multiplicidad de relaciones provenientes de todas las esferas de la sociedad, en y desde la economía política rentística petrolera sustentada en la investigación científica del maestro Asdrúbal Baptista.

En la reflexión del profesor Baptista queda develada la naturaleza del capitalismo rentístico venezolano. Es así como los salarios reales no se ajustan por la variación de la productividad, siéndole consecuente un “empleo público excedentario enorme”; la sobrevaluación del tipo de cambio es visto como un “rasgo propio del capitalismo rentístico” que permite financiar largamente importaciones de maquinarias, equipos y herramientas de todo tipo que acrecentaron el acervo de capital durante décadas; y el consumo por habitante logra expandirse a una tasa superior que la del producto, distorsionando el patrón de acumulación clásicamente capitalista.

Para el profesor Baptista “el estudio del conocimiento económico requiere de una cierta libertad intelectual, que sólo puede formarse y madurarse bajo el amparo de la reflexión filosófica”. Es su reiterada convocatoria a la duda, a las interrogantes, a la reflexión, a la búsqueda de argumentos, a la comparación, a la critica profunda desprendida de prejuicios. Se aproxima él a Aristóteles: “El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona”. Creo esto ya que todo su esfuerzo intelectual es una invitación permanente a pensar el devenir de nuestra nación, a intentar descifrar en el presente un a vueltas con el futuro.

Logra demostrar Asdrúbal Baptista que el capitalismo rentístico venezolano carece de un equilibrio estable que cuestiona la garantía de un crecimiento sostenido de su vida económica. La inviabilidad de aquel le ha llevado a preguntarse sobre el necesario, casi encrucijada histórica que nos toca, del desarrollo no capitalista del capitalismo rentístico que nos es propio. Respuestas que intenta un pueblo darse en estos tiempos azarosos y de convulsión de estructuras. Enhorabuena contamos con un distinguido venezolano que con su brillante talento y limpio proceder intelectual, permite que la ciencia, como economía política, se haga presente con su rigor y esplendor en el arado de surcos societarios y no de privilegiados. Es Asdrúbal Baptista, el científico, el maestro.


rodrigo1cabeza@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2290 veces.



Rodrigo Cabezas

Economista. Profesor de la Universidad del Zulia

 rodrigo1cabezas@gmail.com

Visite el perfil de Rodrigo Cabezas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: