Pensares y pesares sobre el tema de la exportación de café

Seguimos insistiendo en que hay que debatir a profundidad el asunto de la exportación del café, a simple vista resulta súper importante promover la exportación del café, esto supone generación de divisas no petroleras. Notamos un afán tremendo por promover está actividad sin que los caficultores hayan sido convocados a debatir este interesante tema, solo hemos sido invitados para informarnos las decisiones ya tomadas.

En torno a este asunto hay mucha tela que cortar y mucho tema que aclarar, dejar a luz de sol, por ejemplo, cuáles son los beneficios reales y palpables que los caficultores obtendrán de estás transacciones que seguro estamos generarán jugosos beneficios. ¿Quienes serán los entes exportadores? ¿Será el Estado venezolano através de sus instancias legales creadas para estos fines, o serán empresarios vinculados a los entornos de poder?. ¿Cómo serán recompensados los esfuerzos de nuestros campesinos en producir un buen grano con calidad de exportación? ¿Como evitar que el café suba de precio para el consumidor nacional si la exportación seguramente debilitará el suministro de café a la torrefaccion que cubre el mercado interno? ¿Qué planes se tienen para fortalecer y crecer en la producción del grano? ¿Que hay para el mejoramiento y nuevas siembras de cafetos? ¿Como se plantea dar el apoyo financiero necesario para nuestros caficultores? ¿Como se apoyará al caficultor en su vida productiva diaria en los campos venezolanos?

Estás y otras interrogantes que surgen de esa tendencia exportadora convertida ya en una decisión institucional deben ser consideradas y debatidas por nuestra gente. No es solo entusiasmar al campesino productor de café, sino que se trata de elaborar un plan que beneficie a la producción nacional, o lo que es lo mismo, a los caficultores del país. Esta realidad desnuda dos verdades, por un lado que hay un importante negocio en puerta al cual los caficultores apenas somos informados, siendo que nosotros somos el pilar fundamental de este asunto, pues somos quienes producimos el grano que se requiere para llenar los contenedores que surcarán los mares hacia un destino trazado en negocios fraguados sin importarle en mayor grado el sudor de quienes tenemos la responsabilidad de producir el grano que envuelve al mundo con su aroma. Por otro lado se evidencia una brutal carencia de alguna organización gremial que pueda orientar y defender los intereses de los caficultores. No hay una voz que organizadamente pueda imponer a Razón de diálogo y de luchas las exigencias y pareceres nuestros, que obviamente resultan no ser los mismos intereses del gobierno ni de los empresarios. Urge entonces la necesidad de organizarnos y esta tarea es de nuestra entera responsabilidad y nadie vendrá a resolverla ni conviene que llegase a ocurrir de esa manera.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1253 veces.



Toribio Azuaje

Campesino y Conuquero. Docente

 toribioazuaje@gmail.com      @fraguaobrera

Visite el perfil de Toribio Azuaje para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: