Comandante Nicolás Maduro: Ordene

Tenemos

Confianza plena en Ud.,

y el comando patriótico

a su mando.


Nuevamente la tentativa de una incursión armada contra la patria ha sido derrotada, sin embargo, algunos “líderes políticos” opositores a la Revolución Bolivariana, sostienen que tal acto es una invención malévola de los aparatos comunicacionales del gobierno, para distraer la atención sobre los problemas socioeconómicos (causados por sus acciones de un oposicionismo irracional) que los venezolanos estamos confrontando.

Nada más alejado de la realidad. Hoy les puedo asegurar, que cualquier presunción de ataque de los EE. UU. y sus aliados contra Venezuela es cierta; pues el imperio no descansara mientras haya en este país una pizca de voluntad por construir el Socialismo que queremos con las dimensiones que merecemos como pueblo luchador

En ese sentido, No entender que sí el imperio triunfara en sus pretensiones; tibios, tarifados, criticones, resentidos y cobardes de la presunta “izquierda critica”, correrían la misma suerte y serian declarados enemigos de los EE. UU., a pesar de sus reiteradas lisonjas a los “líderes del cipayaje oposicionista”, tal cual, como si fueran aguerridos comprometidos con el proceso bolivariano: Es un acto que de ingenuo trasciende a estúpido.

La madrugada de hoy es otra muestra del odio que nos tienen por ser lo que somos. Y sin negar el legítimo derecho que tiene los que disienten del discurso-praxis oficial del Gobierno del Presidente Nicolás Maduro, quisiera invocar una reflexión que ojala permita abrir una brecha entre la realidad compleja e intersubjetiva y los vanos deseos del oposicionismo (de presunta izquierda y de derecha comprobada) por tomar el poder, con cualquier alianza y a cualquier precio.

No quiero acusar a nadie en particular, ni denigrar de sus relatos repetitivos y cansones, cuyas opiniones no dejan de dar vueltas sobre un eje preñado de fantasiosas elucubraciones contra la persona del Presidente Nicolás Maduro; Diosdado Cabello, la dirección política de la Revolución y el pueblo organizado militar y políticamente, base del poder popular que sustenta a la Revolución. Y no lo quiero hacer, no porque no haya suficiente evidencia de quienes son los autores apologista del desastre y el derrotismo; sino porque sus relatos están contaminados de frustración y escasez de sustento, y para desgracia de ellos, ninguna de sus repetidas afirmaciones se evidencian en la realidad concreta y en consecuencia están roto, disminuidos y pulverizados en el infinito de sus reconcomios.

Solo en estos últimos dos meses, en el marco de la pandemia del CONVID-19, se ha puesto de manifiesto que lo único que nos ha salvado de la devastación, es la disciplina y el compromiso de un gobierno que se asume socialista y comprometido con la vida.

En ese sentido, en correspondencia con el debate necesario, les expongo algunas consideraciones estructurales que subyacen a la comprensión de este particular momento histórico, para que sea el debate sustantivo y no los deseos inútiles para el combate, el que marque la pauta de una autocrítica colectiva y necesaria.

5 Consideraciones que los Pretendidos Críticos Ocultan o no quieren ver

Consideración 1: Sabemos que estamos en plena batalla por la construcción del Socialismo Bolivariano; que dicha tarea no es inmediata, ni existe un manual que indique como hacerlo; nadie tiene dudas que el enemigo no da puntada sin hilo, ni dedal, y por ello, a cada acierto de la revolución, sus ataques se hacen más despiadados.

Consideración 2: Para nadie es un secreto, que la propuesta político social de nuestro Socialismo, a juicio del imperio y sus aliados, no debe triunfar, pues eso pondría entre dicho el poder hegemónico del capitalismo y por tanto, acabaría con la unidimensionalidad de su ideología.

Consideración 3: Ahora bien, estamos bloqueados financiera y comercialmente por el imperio, y eso no ha impedido que las políticas sociales y sanitarias del país, estén dando resultados tangible en el combate contra la pandemia y por la supervivencia. Y tampoco ha disminuido el máximo nivel de alerta de los patriotas organizados en defensa de la patria.

Consideración 4: En Venezuela tenemos una economía de guerra, devastada en todos los sentidos; no existe un salario suficiente que pueda dar combate a los criminales ataque financiero que devalúan nuestra moneda. Si el presidente Nicolás Maduro el 1ero de mayo hubiese decretado un salario mínimo de 1000 USD eso hoy solo alcanzaría para comprar un huevo. ¿Qué parte de guerra económica no entiende los fanáticos a la Demagogia Crítica?

Consideración 5: Contrario a lo esperado en este país la vida es primero y este gobierno está empeñado en preservarla. La prioridad es la gente.

Por ello el que no condene esta nueva afrenta contra la patria, será su cómplice por omisión. Cuidado, tenemos patria, un Comandante Presidente: Nicolás Maduro Moros y millones de patriotas dispuestos a vencer. Espero que las consideraciones antes expuestas sirvan al debate, la reflexión y la rectificación. No tenemos que coincidir para avanzar, lo único que se nos exige es que no hundamos al país y deroguemos la Republica por mezquinos intereses particulares o infames omisiones ante la lucha necesaria.

…Ordene Comandante Presidente, en usted confiamos y con usted seguiremos haciendo patria. Viva la Patria de Bolívar y Chávez; Viva la unidad de los patriotas...


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 902 veces.



Ángel Rafael Tortolero Leal

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Rafael Tortolero Leal

Ángel Rafael Tortolero Leal

Más artículos de este autor