Moneda fiduciaria, arma económica antidesarrollista e inflacionista

Cuando EE.UU. opta por salir del patrón oro e inundar con dólares fiduciarios el mundo capitalista, lo hizo no tanto por carecer de oro como reserva monetaria sino para impedir que los países potenciados para desarrollarse industrialmente lo hicieran ya que con ello podrían convertirse en poderosos competidores de su economía ya saturada con excedentes invendibles de producción y de amenazas reales de perder mercado como en efecto viene ocurriendo desde hace muchas décadas[1].

Es que la acumulación capitalista[2] y su mancomunado crecimiento[3] del mercado van de la mano porque el ciclo del capital pasa necesariamente por la circulación de las mercancías o del retorno acrecentado del capital inicial[4].

Así, mientras la renta del asalariado no se incremente al mismo ritmo de ese crecimiento de la acumulación, y, además, cuando resulta irrentable en los depósitos fabriles , entonces es cuando los fabricantes colocan esos excedentes en el comercio distribuidor. Es lo que observamos en todas las tiendas de mercancía seca; estas de hallan repletas de inventarios invendibles con el ritmo adecuado de la producción y se van saturando de tales invendibles; de allí las frecuentes y cambiantes modas de la ropa, el calzado, etc.

Digamos que los fabricantes usan el capital ajeno de sus intermediarios para dar salida a sus excedentes. Por eso vemos tantos y repletos comercios de mercancías en sus exhibidores, aparte de la que poseen en sus ocultos depósitos.

Por otra parte, nos viene perjudicando en mucho la fórmula para el cálculo de la paridad cambiaria, entre la moneda nacional y las reservas internacionales que suelen ser en dólares, la moneda imperial[5].

En dos platos: con esta fórmula, el Estado vienen garantizando respaldo en Bs.F a cada bolívar que entra en la circulación dineraria. Así es como hasta los bolívares empelados para el tráfico de cambures y plátanos-yerbas prehistóricas-netamente criollas sin tener absolutamente nada que ver con dólares, pues, aun así esos cambures son indexados como tales, porque todos y cada uno de nuestros Bs.F lanzados al torrente circulatorio entran en el NUMERADOR de dicha fórmula.

De allí que los Bs.F que usa el gobierno para auxiliar mediante créditos a los industriales criollos o para mejorar el salario deprimido por los altos precios impuestos por el comercio, sean contraproducentes respecto a la paridad de nuestro Bs.F frente al dólar. En esto está buena parte de la causa inflacionaria s de lo que hace "dolartoday". Esta página usa dicha fórmula al pie de la letra.

Por tales razones nuestra moneda, que perfectamente podríamos lanzar a la circulación al ritmo de nuestras necesidades de crecimiento económico, en esa medida estamos devaluando el Bs,F. De allí que los aficionados al monetarismo hablen hasta la saciedad-aunque sin tener razones sustanciales-de dinero inorgánico y usen el excedente de circulante como causa matemática de inflación. Por eso la moneda fiduciaria se convierte, para nosotros, en un arma del imperio contra nosotros, contra nuestro desarrollo industrial y favorable a nuestra propia inflación que ya no se soporta.

Una tentativa salida es no pararle mientes a la inflación derivada de la fórmula, pero, además de irse indexando los salarios, esa fórmula debe revisarse con urgencia y con personal mejor adecuado en materia financiera y económica. El actual luce enviciado en sus propias y atávicas limitaciones.

 

[1] Sobre este tema hice comentarios durante mi paso por la Universidad. Mucho antes de la llegada del después Presidente Chávez, así como Economista informé a mi alumnado sobre el potencial de nuestras posibilidades de ser potencia industrial: les hablé de nuestros 2.000 km frente al Caribe con excelentes zonas portuarias existentes y todavía no explotadas como tales, de nuestras abundantes tierras feraces-los Ingenieros de la burguesía sostenían que nuestras tierras eran de bajo rendimiento-de nuestras inagotables riquezas mineropetroleleras-la literatura burguesa se regocija hablándonos de recursos agotables, y el celebrado adeco Juan Pérez Alfonso dijo que nuestro abundante petróleo era toda una Charca del Diablo; así ha sido leído su libro correspondiente-Les hablé a mis alumnos de una Guayana representante de la Tierra incipiente, de manera que en ella hay una constante formación de todos esos elementos recogidos brillantemente por el científico ruso Dmitri Ivánovich Mendeléyev. Y sobre todo les hice hincapié en que nuestra patria tiene en su invalorable currículo histórico el haber salido fuera de sus fronteras a llevar felicidad y libertades, a diferencia de todo el resto de los países del planeta desde su más remota antigüedad: Solo nosotros salimos a llevar, no a buscar botines de guerra, cosas así.

[2] Acumulación de plusvalía hecha mercancías.

[3] Ampliación o intensificación mediante rotaciones más cortas para la vida útil de las mercancías (obsolescencia precoz).

[4] El ciclo del capital es el agregado o proceso complementario de la producción de mercancías y de su correspondiente realización en los mercados. Véase Carlos Marx, El Capital Libro Segundo íntegramente. De mi autoría: PRAXIS de El Capital marmacster@gmail.com

[5] Hasta ahora ignoramos el escalofriante mutis del BCV y de SUDEBAN al respecto. Esta es una perversa fórmula ingeniosamente diseñada por el FMI y sobre la cual llevamos muchos intentos de que sea tomada en cuenta, se la analice y proceda en consecuencia, pero, al parecer, cuando Presidente llega a estas instituciones financieras, algo pasa que ignoramos, aunque es inferible, luego de que el FMI haya tenido absoluto control financiero sobre nuestro Patrimonio Presupuestario y real, sobre nuestras finanzas y por supuesto sobre dichas instituciones y directivos de turno.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 493 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel C. Martínez

Manuel C. Martínez

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /economia/a259464.htmlCd0NV CAC = Y co = US