Reflexiones

¡Urge poner la lupa sobre lo económico!

No se pretende ofrecer todas las respuestas para resolver la delicada situación económica de Venezuela, eso sería muy petulante de nuestra parte. En primer lugar, sólo se trata de solicitar una vez más que el alto gobierno no  dedique toda la atención al área político- electoral; porque lo económico pasa factura alta aunque los resultados de las elecciones regionales del 15/10 parecieran decir otra cosa. En segundo lugar, una vez más le imploramos al alto gobierno que acepte que la difícil situación económica del país no se debe sólo a la guerra económica de los enemigos externos de la Patria; sino que hay una guerra económica interna caracterizada por la sordera, ineficiencia, corrupción e impunidad persistentes de algunas instituciones claves.

 En relación a lo externo, nadie duda que la carrera alcista del dólar conspirador es un componente importante en la inflación de Venezuela. Tenemos una gran dependencia de las importaciones y en consecuencia del dólar. Si PDVSA que provee casi el 100% de los dólares para las importaciones, ha venido mermando su capacidad de aportarlo por la caída de los precios del petróleo, es lógico que el mercado paralelo se haya convertido en  el gran proveedor, y en consecuencia, en el gran marcador de la economía venezolana. En promedio, se necesitaban bolívares 4.393, 5.509, 7.520, 9.494,15.591, 22.775 y 35. 344 en  abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre y octubre (hasta el 24/10) 2017, respectivamente, para comprar un dólar today, desquiciador de nuestra economía.

 Si toda la materia prima e insumos necesarios y los productos terminados que no se producen en el país se importan con ese dólar guarimbero que salta con garrocha, es lógico que los precios se disparen como lo estamos viviendo y padeciendo.. Si a eso se suma la corrupción que supone comprar a dólar DICOM (cuando existía) o a dólar preferencial, pero  facturar a dólar today; entonces podremos entender por qué aumentan los precios sin ningún control. Y como si todo esto fuera poco, se le ocurrió a  Donald Trump imponerle sanciones económicas a nuestro país, lo cual dificulta cualquier compra en el exterior aunque el Estado tenga los dólares para hacerlo. El gobierno de USA no se conforma con bloquear económicamente a Venezuela, sino que presiona y chantajea a otros países para que también lo hagan, so pena de aplicar aquello de que: “los  amigos de mi enemigo, son mis enemigos”. El gobierno de USA también puede evitar que  bancos extranjeros paguen a los proveedores de Venezuela, argumentando cualquier pretexto. En conclusión, claro que hay “guerra económica”; sin embargo, pudiera ser el primer obstáculo a superar, pero no el único problema  a resolver.

Un problema que tiene que resolver nuestra economía y que no depende de USA, tiene que ver con la EFICIENCIA, la cual se ve afectada por varios elementos, entre los que destacan la PLANIFICACIÓN de los proyectos y actividades con base a factibilidad técnica y financiera. Sonará muy bonito planificar la siembra de 1.800.000 (un millón ochocientas mil) hectáreas de pasto en un año, pero responsablemente hay que preguntarse: ¿Tenemos la maquinaria (al menos tractores y rastras) para preparar la tierra durante los meses que las condiciones climáticas lo permiten y que estén libres,  ya que tal mecanización compite con la del maíz? ¿Tenemos la semilla sexual o vegetativa disponible para acometer tal plan en unos 4 o 5 meses? Otro ejemplo es el financiamiento de proyectos sobre producción de huevos, pollos de engorde y cerdos. Ciertamente es necesario producir esos alimentos; sin embargo, ¿Estamos consciente de la baja disponibilidad y  altos precios de los Alimentos Balanceados para Animales, ABA? ¿Tenemos alguna alimentación sustituta que haya sido validada? 

Otra falla que debemos subsanar en nuestra economía es la debilidad en el SEGUIMIENTO, que puede comenzar por la carencia de acompañamiento técnico y sociopolítico  a los proyectos antes de la aprobación y durante la ejecución. Si se cumpliera con esto, no le aprobaríamos dólares a empresas de maletín y no le otorgaríamos créditos agrícolas a gente que la única tierra que conoce es la que se le aloja en las uñas. Aunque pareciera llover sobre lo mojado, no podemos dejar de mencionar el daño que le hace a nuestra economía el amiguismo y la corrupción. Sólo eso explica que una farmaceuta dirija la agricultura de un estado. ¡Todas y todos prefieren callar para no granjearse enemigos, pero olvidan que se peca por acción y por omisión!  Algunos nos  aferramos a lo que expresara, palabras más palabras menos, el médico neurohistólogo español, Santiago Ramón y Cajal: “¿Te jactas de no tener enemigos? ¿Acaso nunca has dicho una verdad y combatido una injusticia? “¡Vaya que decir verdades y combatir injusticias se paga caro, pero que bien se siente uno con Dios y con su conciencia cuando lo hace!

Finalmente, por ahora nos permitimos concluir que mientras se le busca la vuelta al dólar paralelo y al bloqueo económico, al menos tratemos de hacer cumplir el artículo 114 de la CRBV ¡CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA HONESTA, JUSTA Y SOBERANA SIGUE!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1556 veces.



Antonia Muñóz


Visite el perfil de Antonia Muñóz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a254313.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO