Las estructuras sociales matemáticamente comprensibles

La potencia científica del Poder Ejecutivo o Poder Político

El importante poder de un Estado se justifica porque, si bien sólo el poder de la estructura económica es una variable escalar y como tal goza de independencia y tiene motor propio, los asuntos del Estado y el desarrollo de las fuerzas técnicas con las que cuentan los procesos de producción son poderes absolutamente complementarios de y para dicha estructura, a pesar de que estos poderes extraeconómicos sean variables vectoriales.

El Estado resulta un elemento de coexistencia sine qua non para el libre y normal desenvolvimiento de toda la estructura nacional. De allí las desavenencias interpotenciales que suelen surgir cuando el Estado se aleja de los intereses de la burguesía, así como cuando esta clase y los terratenientes terminan asfixiando a la clase trabajadora con lo cual esta termina rebelándose y asume, como en el caso venezolano actual, el Poder Político estatal.

Estos asertos pudieran ser de una crasa elementalidad para estudiantes de Secundaria y de los universitarios incipientes, pero, sabemos que, aun así, en Venezuela ni los unos ni los otros han solido recibir una buena enseñanza por razones tan obvias y trilladas que es mejor omitirlas en esta entrega[1].

En su portentosa Crítica sobre la ya criticada sociedad Capitalista, Marx fue tajante cuando hizo girar dependientemente a todos los Estados, primitivos, esclavistas, feudales y capitalistas, democráticos, republicanos, imperiales, aristocráticos y plutocráticos-descaradamente plutocráticos-, de lo que él llamó la estructura vital, básica, o estructura económica de cualesquiera sociedades clasistas, vale decir, de aquellas sociedades compuestas demográficamente por una clase de personas potencialmente trabajadoras y dueñas de su fuerza de trabajo, pero, quienes además de no trabajar se hicieron dueñas privadas de los medios de producción, y por otra clase mayoritaria reducida a personas trabajadoras que sólo disponen a medias de su fuerza de trabajo, de una fuerza de trabajo creada, desarrollada y manipulada por la propia clase dominante en cuestión.

Es más, cuando Marx señala como causa de la pobreza de las naciones la propiedad privada de los medios de producción en manos de las clases burguesa y terrateniente, significó que ambos poderes extraeconómicos tienen que sujetarse a la conveniencia exclusiva de la clase dominante, so pena de que el país en cuestión termine en una inevitable crisis social.

Así, el Poder Político en una sociedad burguesa o clasista siempre se halla subordinado de derecho y de hecho al poder económico, según nos enseña la Economía proletaria = economía marxista, = economía científica, pero aquel poder resulta complementario, al punto de que no basta ser dueño de los medios de producción; se requiere un paquete de instituciones públicas, de una ideología, de una Administración pública o de un Estado que mantenga la paz y armonía posibles en la producción y distribución de los productos del trabajo e independientemente de que los dueños de las mercancías sean sólo los patronos de la burguesía, y a pesar de que el trabajador asalariado se limite a trabajar en las fábricas al servicio de aquellos.

En tal sentido, así como la dictadura de la burguesía cuando controlan todos los poderes resulta válida y mediante ella la clase burguesa y sus policías, sus militares y sicarios hacen y deshacen con los trabajadores y contra quienes les adversan y cuestionan, por ejemplo, su libre mercado, la especulación y la producción de la pobreza que forzosamente deriva de la explotación burguesa, asimismo resultaría imperante la dictadura del proletariado cuando este asuma el poder político para que haya paz y cese todo tipo de crisis.


[1] En Valencia, por ejemplo, desde hace muchas décadas, existen excelentes colegios privados que ofrecen mucha disciplina estudiantil y una alta moral docente, pero sus enseñanzas técnicas, que deberían ser mejor supervisadas por el MIN Educación, dan pena ajena porque la corrupción e inmoralidad ciudadana que se apoderó de este país se sembró desde Presidentes, pasando por Ministros, hasta llegar a sencillos directores de centros de estudio privados y públicos, dentro de la más absoluta colusión, concusión y malversación de fondos públicos. https://es.wikipedia.org/wiki/Concusi%C3%B3n_(Derecho)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1015 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: