Desde el conuco

Busquen los joros que vamos a agarrar café

¡Dedicado al Santanero Gustavo Mazeis, con quién compartí treinta años de trabajo en la ETA Crisanto Lacruz. De él aprendí qué son los Joros!

Agarrar café, coger café, cortar café, cosechar café, cualquiera sea la expresión usada según la región o el país, ésta suena a trabajo y a alegría por la llegada tan esperada de la cosecha. En la Nicaragua Guerrillera que me enamoró en mis tiempos de joven y universitario, al arte de cosechar café llaman "cortar café".

Cada año es el mismo trajín, la familia entera se entrega a estas labores, quienes tienen cafetales más grandes deben buscar los peones que le ayudarán para la temporada y apeltrecharse con abundante comida en la despensa. La gente baja al pueblo a adquirir la manutención comprada al mayor, sacos de pasta, bultos de sardinas, maíz para las arepas, sacos arroz, bultos de panela y alguna botella de gorro e' tusa para espantar el frío que trae la lluvia.

Sacos nuevos para transportar el grano, en tiempos de nuestros viejos los sacos eran tejidos de cabulla, hoy son de plástico y menos duraderos. Hay una pieza que domina el escenario en tiempos de cosecha, Los churos, estos son cestas que colgadas a la cintura del obrero son usados para agarra café. Los churos, canastos, cataures o cestas, eran elaborados de bejucos cortados en la montaña en tiempo de la luna menguante, en la modernidad de hoy fueron desplazados por tobos de plástico comprados en las tiendas agrícolas.

En Santa Ana de Trujillo, el mismito pueblo donde Bolivar se dió la Mano con su archienemigo Morillo para fijar las normas de la guerra que se libraba entonces para hacernos un país de libertades. La primera vez que fui a Santa Ana lo hice para visitar a un viejo en una hacienda de café que estaba en venta yo era estudiante y no tenía un solo centavo, (tampoco ahora tengo), fué entonces cuando conocí la escultura que nos recuerda aquel encuentro de guerreros. En ese pueblo según me cuenta Gustavo Mazeis a las cestas o churos de coger café le llaman "Joros", así que temprano en la mañana se escuchaba las voces de los viejos gritar a sus muchachos en forma de orden o mandato "Busquen los Joros que vamos a agarrar café"

La figura del padre era dominante y él daba las órdenes y orientaba el trabajo, los peones son atendidos como paisanos del entorno familiar, los que vienen de lejos se quedan a dormir en la troja o en una sala dispuesta para ellos. Es un trajín enorme la cosecha, los más chavalos les corresponde llevar la comida hasta el corte. Se trabaja hasta la noche pues hay que garantizar despulpar el café cosechado en el día.

En estás montañas se despierta temprano en la mañana y molidos del trabajo del día se arrecuestan los obreros en la noche. En Las tardes se aremolinan los pensamientos para ordenar las tareas del día siguiente que supone una nueva jornada en que el grano se entrega a placer en nuestro brazos.

La misma historia de nuestro abuelos, tanto café, tanta riqueza en esos sacos y tanta pobreza en nuestros campos, mientras los gobernantes disfrutan a placer de una vida en abundancia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 602 veces.



Toribio Azuaje

Campesino y Conuquero. Docente

 toribioazuaje@gmail.com      @fraguaobrera

Visite el perfil de Toribio Azuaje para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toribio Azuaje

Toribio Azuaje

Más artículos de este autor