¡Nuevamente rondan los pichones de cuervo sobre la cosecha del mejor café del Mundo!

El siempre presente pensamiento de Don Mario Briceño Iragorry, iniciaremos esta conversa con la bebida mayor de su preferencia diaria en sus laboriosas horas de trabajo intelectual y en el compartir con sus amigos con una buena taza de café, en sus escritos de Alegría de la Tierra nos comenta¨¨Hablemos en torno a nuestra taza de café , con la misma esperanza con que hablaron en 1785 los visitantes del padre Mohedano; con la misma esperanza y con la misma fe con que en 1811 platicaban en la sociedad patriótica, seguramente en torno a sendas tazas de café, Miranda, Bolívar, Francisco Espejo, José Félix Ribas, Juan Escalona, Martin Tovar Ponte; y con la misma esperanza angustiada con que, entre grillos y barrotes preparaban su miserable guayoyo Joaquina Sánchez y Luisa Cáceres de Arismendi, patronas de las mujeres que saben luchar por el decoro y la libertad¨¨

El conversar hoy sobre el cultivo del café, tendremos que referirnos a las treinta mil familias dedicadas al cultivo más tradicional de la agricultura venezolana, que resisten bajo la sombra de centenarios bucares que cobijan sus cafetales, cultivo que inicio sus siembras en el Valle de Caracas y se expandió con extraordinaria adaptabilidad por todo el territorio de la Capitanía General de Venezuela ,la siembra del café desplazo al cacao cultivo emblema de la colonia, el café contribuyo desde 1830 durante todo un siglo con sus abundantes cosechas y exportaciones que fueron el soporte económico en construir la Republica. La producción del café venezolano ocupo el segundo lugar de volúmenes de exportación en el mercado mundial hasta la segunda década del siglo XX, colocando café arábigo con más de un millón trescientos mil de sacos de café de sesenta kilogramos equivalentes a 82.300 toneladas de café pergamino

Con la aparición en 1918 de la industria petrolera cambio el destino económico de la nación, de la agricultura sustentable y exportadora a la Venezuela de la renta petrolera, Don Mario Briceño no los refiere ¨¨La Libertad y la confianza de derivar de nuestro propio suelo el diario nutrimento, no las compensan los jugosos cheques que de inmediato endosamos para adquirir en mercados extranjeros aquello que en una recta política económica puede y debe hacer que se produzca en la nación¨¨. La superficie actual del cultivo del café apenas representa una décima parte de la superficie que era cultivada hasta 1920, donde se obtuvo el mayor volumen de exportación de café, quienes hoy continúan con este tradicional y valorado cultivo de identidad nacional son verdaderos héroes que no han sido aniquilados como actividad económica ante los embates durante cien años de la renta petrolera, que despoblaron los grandes centros de producción de café.

La resistencia cultural del cultivo del café , la gente está en los mismos escenarios desde hace doscientos años, los mismos pueblos del pie de monte andino, la fortaleza sostenida esta modelada sobre los valores del trabajo honorable, actividades propias que se conservan como un capital humano inconmensurable, la cultura de la siembra del café es la cultura de la excelencia, practica cultural que pasa de generación en generación, no solo en preservar la propiedad de la tierra , su mayor tesoro es la convocatoria a la participación colectiva de toda la familia y su vecindario, involucrándose en todos los procesos del cultivar del café bajo sombra.

Para las Ciencias Agrarias , el cultivo del café bajo sombra, es la actividad agrícola más armónica de la civilización humana, en ella se da de la relación sustentable hombre, planta, naturaleza ,actividad que se inicia con la selección rigurosa de las mejores semillas de las plantas más frondosas, preparar el sustrato y llenar las bolsas para el vivero, observar la germinación, trasplantar los nuevos cafetos, en promedio con una densidad promedio de cuatro mil plantas por hectáreas, cada tres meses se debe atender la limpieza las atenciones de acuerdo al análisis de suelos en las jornadas de fertilización, control de plagas y enfermedades, el agricultor tiene la sabiduría de la buena espera, con la esperanza de una abundante floración, la llegada de las oportunas lluvias ,serán tres años de la dulce espera, para ver el primer graneo de las bellotas que se van madurando.

Los cultivares semi perennes deberán ser atendidos en jornadas trimestrales en labores artesanales de limpieza, fertilización, control de plagas y enfermedades, los cultivares ocupan terrenos escarpados de alta pendiente, incrementando las dificultades laborales en serranías, lomas, zanjones, vegas, la oportuna atención de los cafetos garantizan las abundantes cargas de floración ,fructificación y maduración, la cosecha es seleccionando con las manos ,bellota a bellota llenado el canasto que sirve a la vez de medida del rendimiento de la jornada de recolección, todos los días son de cosecha hasta agotar la superficie cultivada,.

Cada día con el volumen de cosecha recolectado este será sometido con equipos rudimentarios a los procesos de despulpado , lavado, quien no cuente con estos equipos y maquinarias por las dificultades de combustible, tendrá que optar por la tradicional troja donde se fermentaran por varias semanas las bellotas hasta su descomposición natural y proceder a lavarlos, dejando solo la almendra o grano del café, el mejor secado es extendiendo en los patios a cielo abierto con un sol mañanero, los granos serán seleccionados, pesados en sacos de fibra natural, la medida de peso tradicional es de cien libras, cuarenta y seis kilos y medio de granos denominado café pergamino, la medida de cien libras es una medida inglesa vigente desde hace dos siglos equivalente al denominado quintal de café pergamino seleccionado, grano listo para tostar y moler.

El quintal como medida de peso solo es para el cultivo exclusivo del café, su origen es el resultado de relacionar el café pergamino obtenido con el café cosechado en las bellotas maduras, el quintal como unidad de medida, es la quinta parte del peso absoluto de café pergamino en relación al peso total en bruto de los frutos del café recolectados en las bellotas maduras, el quintal igualmente es la medida de rendimiento de la producción de café por superficie sembrada de una densidad promedio de cuatro mil plantas por hectárea , el promedio actual en Venezuela de la producción de café es de 8 quintales por hectárea.

Nuevamente en octubre se inicia la cosecha en las sesenta mil hectáreas del mejor café del mundo cultivado bajo sombra, será cosechado por treinta mil familias, un volumen de producción de cuatrocientos mil quintales de café nacional, que siembran con prácticas culturales el mejor café del mundo, por sus sabor y aromas, cada año se esperan abundantes cosechas, excelentes rendimientos, precios justos y los mayores beneficios para los agricultores, la actividad primaria son las que deben de otorgar los mejores beneficios económicos , su inversión es de largos periodos de tiempo de retorno, son altamente riesgosos por los siniestros variables imponderables que pueden afectar el desarrollo de los cultivos, la agricultura por ser una actividad estratégica debería garantizar el mayor beneficio a los agricultores y los precios justos de sus cosechas, lamentablemente este hecho no ocurre en Venezuela, son los agricultores los más débiles de la cadena de producción , sin protección del Estado Nación y son los que reciben las disminuidas y bajas ganancias

En Venezuela el Kilogramo de café para el consumidor tiene un precio de 6 dólares el kilo, el precio es fijado por las torrefactoras al tomar como referentes los precios del mercado internacional, preferiblemente el precio del kilo del café para el consumidor en Colombia, para fijar el precio del café pergamino que es el café que cosechan los agricultores deberían tomar en consideración los costos de producción nacional, los precios referenciales del mercado internacional, o tomar como referente los precios la Asociaciones de caficultores de Colombia, lamentablemente para fijar el precio del café pergamino para los agricultores desconocen los costos de producción y la relación beneficio costo que proteja a la agricultura nacional, es lamentable que en dos siglos de producción del café se mantiene la perversidad de fijar precios cartelizados.

Los carteles del café en Venezuela sus integrantes son los mismos de siempre, las mismas máscaras, comerciantes de café ubicados en receptorías de los pueblos, los empresarios propietarios de las torrefactoras y la burocracia de la Corporación Venezolana del Café ,la vieja práctica de fijar el precio del café pergamino para los agricultores mediante la cartelización son dos siglos de perversidad , la práctica para fijar el precio del café a los agricultores es el siguiente , el quintal del café son 46 kilos ,su precio cartelizado promedio es de 90 dólares el saco, con un rendimiento del 94% en la molienda su precio promedio es 1, 95 dólares el kilo de café pergamino , al relacionar el precio del café pergamino nacional 1,95 dólares con el precio del café molido para el consumidor que son 6 dólares , obtienen un beneficio bruto de 4,05 dólares por cada kilogramo de café que es tostado y refinado,.

SI le restamos el 10% por concepto de perdidas descarte de granos, cenizas serian 0,4 dólares por kilogramo , quedando un beneficio bruto de 3,65 dólares por cada kilogramo de café procesado en la torrefactora, actividad de la economía terciaria que un lapso de tiempo limitado de días y con pocos riesgos obtienen una ganancia fabulosa , donde solo se encarga de buscar la materia prima que es el café, y los procesos de tostado, molido , empaque, trasporte y comercialización dejando un beneficio grosero ,exagerado para ser repartido entre los intermediarios, la burocracia permisiva y cómplice y los empresarios, esta es la verdadera razón de la proliferación de más de 240 nuevas marcas de café molido y empaquetado a nivel nacional, es todo un agro negocio montar una torrefactora, reciben créditos en divisas de la banca pública y privada y cuentan con el aval del gobierno en su política de nuevas alianzas, más si existe la posibilidad de exportar el café y recibir divisas

Los agricultores del café, efectúan sus actividades con pulmón propio, con sus propios recursos financieros, no tiene financiamiento de la banca pública y privada, todos los insumos están dolarizados, la hiperinflación en los costos de producción, la escasez de combustible que tiene que adquirirlos en dos dólares el litro, en igual situación están los agricultores vieveristas de plántulas de café ,actualmente no existe incremento de la superficie cultivada de café , los volúmenes de producción son menores del café nacional, la actividad agrícola actualmente no es una actividad económica rentable, el costo de producción de un kilogramo de café pergamino esta en 2, 40 dólares, el precio justo del café nacional debe ser el referente del café de la Asociación de Caficultores de Colombia que fijo el precio para la cosecha 2021, en 1.700.000 pesos colombianos por carga de café de 125 kilos, un promedio de 442 dólares la carga de café y un precio promedio de 3,53 dólares el kilo de café pergamino, al relacionar con el peso de 46 kilos de un quintal de café venezolano y multiplicarlo por 3,53 dólares el kilo , el precio justo del café nacional serian 164 dólares el quintal de café…La organización de los Agricultores es la defensa e integridad por la lucha de los precios justos para la agricultura nacional, con ellos se lograran precios solidarios para el consumidor y un beneficio digno para el empresario.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 742 veces.



Alirio Rangel Díaz

Ingeniero Agrícola. Agricultor

 aliriorangel1959@gmail.com

Visite el perfil de Alirio Rangel Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: