Agronegocios farsantes, no les da vergüenza que el pueblo pase hambre

La agricultura nacional, la heroica agricultura familiar, la que tenemos con sus deficiencias tecnológicas, erguida como un apostolado en cumplir el sagrado deber de proveerle alimentos a todos los venezolanos, la agricultura nuestra que resistió la embestidas durante diez y seis años de de una gestión de gobierno embriagada de divisas de la renta petrolera, sustentada con criterios farsantes de la seguridad alimentaria, donde el propio Ministerio de Agricultura y tierras con sus políticas atentatoria contra la agricultura criolla y soberana, otorgaban las licencias de importación mediante agronegocios a las empresas privadas de maletín enchufadas en complicidad con el injustificable ministerio de alimentación, centenares de miles de millones de dólares de divisas preferenciales para la importación de alimentos, materias primas sin pago de aranceles, cuyos precios competían deslealmente con los costos de la producción agrícola nacional.

El actual gobierno nacional continuó en el 2016 con su política de importación de alimentos ,si bien no en los volúmenes y las cantidades astronómicas anteriores, por la disminución de los volúmenes de producción y precios del barril petrolero, estableció un programa social de suministro alimentario a la población las famosas cajas Clap, según la alocución del Canciller Jorge Arreaza en la 41 Conferencia de Alto Nivel de la FAO celebrada en Roma el 25 de JUNIO 2019 ¨¨.En el Año 2016 se crearon los Comité Locales de Abastecimiento y producción Local CLAP, que atiende una alimentación mensual o quincenal de 24 millones de personas, seis millones de hogares y su costo esta subsidiado. El costo real de esa caja de alimentación supera los 20 dólares y no llega a un dólar lo que paga el pueblo o la familia por esa caja¨¨www. lisboa.consulado.gob. Si efectuamos un simple ejerció matemático de multiplicar los 20 dólares de cada caja CLAP por los seis millones de cajas repartidas mensuales son 120 millones de dólares mensuales, por los 12 meses del año son 1440 millones de dólares anuales, el contenido de los alimentos de las cajas CLAP era en su totalidad importados de diferentes países, caraotas, un mazacote de leche en polvo proveniente de México, pasta de Turquía, aceite, vegetal, harina de trigo, harina pre cocida, arroz Brasil, sardinas en lata Perú, salsa de tomate de Colombia.

Para los expertos en planificación Agrícola, si el gobierno nacional hubiera establecido en el 2016 un Plan Agrícola Nacional con los recursos de 1500 millones de dólares de las cajas CLAP ,esta cuantiosa inversión en el sistema agroalimentario nacional hubiera significado inicialmente desde el 2016, un gran impulso, actualmente existirían en el 2021 los volúmenes de producción nacional , logrando significativos encadenamientos escalatorios de los sistemas agroalimentarios , donde se hubieran obtenido éxitos concretos en duplicar como mínimo los volúmenes de cosechas y producción anuales, con volúmenes de alimentos disponibles en el territorio local y los ahorros significativos en divisas para la Nación, con ello se garantizaba en su totalidad con alimentos venezolanos abastecer en primer lugar los seis millones de cajas Clap mensual, y con los excedentes de producción suministrar los planes sociales alimentarios de comedores escolares, universitarios, cárceles, tropa alistada, geriátricos, manicomios, centros hospitalarios. Estamos en presencia de una gestión pública que no está al servicio de los intereses del País, y en cumplir el mandato Constitucional de garantizar con soberanía agroalimentaria para el abastecimiento, sustentable, permanente y suficiente de la alimentación nutricional de todos los venezolanos

El gobierno nacional no cuenta con un Plan Nacional Agrario, anuncia propuestas improvisadas, para cubrir los espacios mediáticos, los miércoles productivos como la resucitada Misión Agrovenezuela ,su contenido solo son diseños gráficos, sin reales soportes teóricos y técnicos, carentes de los avales de parte de los agricultores y sus organizaciones sociales que están en los territorios, ante la ausencia marcada de la gestión pública agrícola del gobierno nacional, una gestión huérfana sin el contacto directo con los hombres y mujeres del campo, donde no convocan para el dialogo a la familias agrícolas en los lugares de habitad para discutir las soluciones de los problemas o el simple hecho de que estén informados de la situación actual de la agricultura nacional. Hoy la agricultura está padeciendo al igual que toda la población y el sistema económico las consecuencias de una profunda crisis económica, política y social, actualmente el sistema agroalimentario más del 90 % de las unidades de producción se encuentran en niveles operativos de subsistencia económica, laborando con pérdidas económicas, con un gran esfuerzo para mantenerla activas, el llegar a la parálisis significaría la ruina de la agricultura nacional.

Las condiciones actuales de la agricultura son graves, las unidades de producción no cuentan con insumos, sin fertilizantes ,sin combustibles para las labores rutinarias, carentes de medicamentos para los rebaños, sin semillas, sin agroquímicos, sin respuestas, sin financiamiento, con una economía totalmente dolarizada, con una hiperinflación astronómica, la pérdida del poder adquisitivo del salario de todos los trabajadores, pensionados y jubilados representa que apenas los volúmenes de producción de alimentos son demandados el 10 % de la actual producción nacional , el resto el 90 % de los volúmenes de las estimaciones de producción no se logran desarrollar , la agricultura se ve obligada a limitar su capacidad instalada , la superficie cultivable, los rebaños se encuentran sin ser aprovechadas, esto significa una carga económica incrementando los costos de producción, para garantizar el mantenimiento operativo de la integralidad de las unidades de producción agrícolas

Los farsantes anuncian exportaciones de alimentos como si fueran excedentes , logros ,éxitos de la producción agrícola nacional, la realidad es que el pueblo venezolano está pasando hambre, su salario mensual es de apenas tres dólares mensuales no tiene capacidad adquisitiva para comprar un Kilogramo de frijol bayo, un kilogramo de carne, un cuarto kilogramo de café, o una tableta de cacao , es vergonzante que la exportación de productos alimenticios como reses, toneladas de frijol, café, cacao, pescados, los anuncien como éxitos de la gestión agrícola, se burlan del hambre que padece el pueblo venezolano…El Ministro de Finanzas debería anunciar públicamente el ingreso de las divisas al tesoro nacional del total bruto de la exportaciones agrícolas efectuadas en nombre de la República, o estamos en presencia de otro agro negocio ….



Esta nota ha sido leída aproximadamente 983 veces.



Alirio Rangel Díaz

Ingeniero Agrícola. Agricultor

 aliriorangel1959@gmail.com

Visite el perfil de Alirio Rangel Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: