Por mi derecho a réplica, y el derecho de todos a ser escuchados

Mi estimado representante Diputado a la Asamblea Nacional, es interesante su ahora posición equilibrada y descrita en sus textos, de las acciones tomadas después de ser uno de los propiciadores y destacado protagonista de la propuesta de ley de desarrollo y Fomento de la Ganadería Ovina y Caprina.

Pienso.

Porque no se daría Usted cuenta de los errores de forma y de fondo contenidos en la propuesta, acaso un diputado tan brillante, elocuente y defensor de los derecho del pueblo, en este caso, no vio un pueblo lleno de productores diversos del campo ?. Es que no observó los vericuetos legales y asomos monopolizantes de la actividad que ejerce una figura jurídica privada que allí aparece para tomar posesión arbitraria del derecho libre al trabajo honesto y de producir ?

Sería que no tuvo tiempo de asistir a tan recurrentes, amplias y multitudinarias asambleas y reuniones dadas previamente por la comisión encargada para la discusión de este proyecto de ley, que usted presenta a través de la comisión que preside en la Asamblea Nacional, o la asumió a ciegas ?

Será que después de ser juez y parte alzando la bandera para que esta ley fuera llevada con premura a discusión con sendos errores y agravios al pueblo, Usted se separa de esa responsabilidad asumida publicamente, salvando el voto tirando el muerto al Ejecutivo Nacional, al Sr Presidente Maduro, al MPPAT y sus dignos técnicos representantes ?

Porque en el seno del Parlamento se aprueba, ante su posible solicitud, en circunstancias de pandemia y horario restringido radical ordenado por el Ejecutivo del Estado, orientado con las propias palabras del Presidente de la República, se convoca bajo su anuencia y por la comisión de la Asamblea Nacional, bajo su jefatura promotora de la propuesta de ley, para ser presentada en público y con amplia invitación a productores de Falcón y otros Estados, con importantes Autoridades Nacionales, Regionales, y Locales, con invitados especiales como la Camara Venezolana Industrial para el Desarrollo de los ovinos y Caprinos , desatendiendo el llamado al resguardo, a la bioseguridad, propiciadores de posibles focos de contagio, hecho por las autoridades de Gobierno y las indicaciones de nuestro Jefe de Estado ?

Amigo, usted como productor que es parte, omite que también ha sido juez en la discusión,

causando una extraña sensación de dicotomía y contraposiciones explícitas, y una gran discusión entre su pensar, su discurso y su hacer,

usted amigo productor caprino y todos los propulsores de ese escueto y amañado texto de ley (casi que un copy paste por sus siglas en ingles), digo

Usted escribe muy bonito...

Realmente no entiendo, como se les pasó por alto tanto detalle, a ese calificado equipo de abogados, técnicos y productores que redactaron senda propuesta de ley para el desarrollo y fomento de la ganadería ovina y caprina, no se que tipo de circunstancias pudieron haber reinado en la experticia de tan ilustre colectivo.

Aplaudo la oportunidad de que al fin estos noble y dignos rubros caprinos y ovinos, que hasta hace unos 4 o 5 años fueron rubros despreciados por su berrinche a ganadería del pobre, que ha sido el sosten de millones de familias en el campo agroproductivo Venezolano, haya sido considerado de especial atención, y que gracias a DIOS hayan sido incorporados como rubros de guerra en el decreto con rango de ley aprobado por el Presidente Maduro como protección de las políticas agroalimentarias y la producción de proteina de origen animal como defensa al ataque económico al cual hemos estado siendo sometidos como nación.

Y le digo, No es por llevar la contraria,

al contrario, mi refutación es en momentos necesarios, y ocurre, en la evidencia de olvido o del descuido o la omisión, que hace la ley en la tácita definición de conuquero, del agrourbano, del mismo artesano y en fin, traducido a pueblo, de una gran cantidad de gentes productoras alimentos desde el campo, al descalificarlas por la no aplicación de técnicas que contradicen sus origenes, que incluso obligan a hacerse de equipos y herramientas de tecnología costosa y de precisión, y otras imposiciones.

Amigo Diputado, esto es una coacción coercitiva del derecho libre al trabajo individual y/o asociado para producir bienes y servicios que incidan en su calidad de vida, yo diría que es un irrespeto y es un desconocimiento a pueblos enteros que sobreviven gracias a la cabra y a la oveja, a sus leches y a sus carnes, casi una violación de un derecho humano

De la encuesta, de la difusión, de la discusión y de la dificultad para la consulta, le digo:

Lo hicimos para la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, para un referéndum, para decenas de elecciones, para el partido, para un carnet de la patria...

Cual pudiera ser la piedra de tranca ?

Pues, no tener disposición,

ni querer hacer una consulta nacional arbitrada y justa

Ante mis dudas y mis observaciones,

yo me he preguntado si Usted habrá leido esa ley ?

Por cierto amigo Ricardo Sánchez, también veo el demérito que le impregna a todos los esfuerzos de los productores por discutir la propuesta de ley al menos por grupos de wasap y redes sociales. Como siempre parece que no existimos.

Recuerde que estamos en pandémia.

Raimundo Fuenmayor



Esta nota ha sido leída aproximadamente 730 veces.



Raimundo Fuenmayor


Visite el perfil de Raimundo Fuenmayor para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raimundo Fuenmayor

Raimundo Fuenmayor

Más artículos de este autor