La inseguridad y la impunidad es una misma cosa

La impunidad se produce por inconsciencia de la ciudadanía y de los funcionarios públicos. Veamos varios ejemplos:

1. Contaminación ambiental: Sólo citaré uno y creo el más grave de todos, los dueños de vehículos de transporte público, no cumplen con las normas de covenin en materia de conservación del ambiente, violan flagrante y permanentemente la Ley Penal del Ambiente. Resulta que a cada determinado tiempo, los dueños de encavas (autobuseteros) deben cambiar el filtro controlador de monóxidos de carbono, como hay no autoridad que los controle, ellos eliminan ese dispositivo porque les ahoga las unidades y no tienen potencia para dar las vueltas más rápido, dejando estelas negras de alta contaminación cargadas de monóxido. ¿Y las autoridades?, ¡Bien gracias, saludo te mandan! Ajá también son un foco de contaminación sonora, tanto adentro de cada unidad de transporte como en la parte externa, porque por dentro andan con un equipo de sonido unas enormes cornetas que atormentan a los usuarios (pasajeros) y el que reclame lo mandan a bajar, no sin antes faltarle al respeto. Y por la parte externa, tienen una enorme bocina de aire (corneta), que tocan a cada momento en presencia de todo el mundo, llámese autoridad o no, la tocan en cualquier parte, en plenas avenidas de los cascos centrales, en el barrio, donde sea.
2. Irrespeto a las señales de tránsito: A pesar de que comerse una luz roja del semáforo, es una multa de 10 unidades tributarias, (650Bs), la ciudadanía conductora de vehículo, irrespetan dichas señales, y si por casualidad está un policía o un fiscal de transito, verifican primero quien es el infractor y si es un don nadie, se le afincar para matraquearlo. La matraca es la que ha producido tanta impunidad en nuestro país. Ya sean de PTJ, de Transito, de Policías uniformados, policías secretos, de funcionarios y/o empleados públicos. Señores no estoy descubriendo el agua tibia, todo esto es hereditario, viene de la cuarta republica, y tenemos que reconocer el gran esfuerzo que vienen haciendo para cambiarle el rostro a la mala situación, pero hay que llegarles a la consciencia y luego enjuiciar a los que no quieren cambiar.
3. Homicidios a granel: La inseguridad revirtió los valores, ahora es seguro la pena de muerte y el derecho a la vida es inseguro, precisamente porque hay tanta impunidad, que a quien le dé la gana de atracar, robar, secuestrar, matar, lo hace y si lo atrapan está seguro que comprando el combo integrado por Derechos Humanos y con buenas mascadas de dinero, proveniente del delito, resuelve todo, porque compra con ese combo: jueces, fiscales, abogados acusadores, etc. Por ahí andan comentando que la banda que extorsiona y secuestra, está integrada por ex PTJ con credenciales falsos. Ese runrún lo escuché yo mismo en la sede de la CICPC de caña de azúcar.

No voy a echarle más leña a este asunto, que sean las propias autoridades que resuelvan su propio problema, ah tomando represalias contra mí, no lograremos nada, yo me considero del sistema y por eso aporto esta opinión publica, porque la gente se alertando y quieren tomar las calles a nivel nacional en protestas y en defensa de nuestras vidas, será un detonante como el caracazo, solo que aquella vez saquearon negocios, apacigüemos ese estallidos social que está por explotar ya basta de tanta inseguridad, de tanta impunidad. Unámonos todos, policías y pueblo juntos, ataquemos el mal, extirpemos el cáncer que está matando a la gente. Antes que explote ese estallido social contra la impunidad y contra la inseguridad.


yjmosqueda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1827 veces.



Ysaac Mosqueda

Representante de la Fundación Por La Dignidad de Aragua. Luchador Socialista. Militante del PSUV. Miembro de la vieja vanguardia del MBR (Paracaidista 76-86).

 yjmosqueda@gmail.com      @ysamosqueda

Visite el perfil de Ysaac Jacobo Mosqueda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ysaac Jacobo Mosqueda

Ysaac Jacobo Mosqueda

Más artículos de este autor


Notas relacionadas