Del dicho al hecho…

“Presidente Chávez: “Obama ni mencionó a Honduras”

Por: Panorama Digital / Dossier / Aporrea.org
Fecha de publicación: 24/09/09”



En la organización de las naciones unidas, se han dicho muchas cosas. Desde Gadafi, pasando por Obama, y hasta el propio presidente de Venezuela, dijeron verdades, que por sabidas, no dejan de llamar la atención. Pero tal como lo cuenta un amigo (la ONU y los discursos), todos los años se dicen verdades y cosas contundentes dentro de la ONU, pero al terminar la reunión se vuelve a lo mismo. Es innegable que muchas cosas han cambiado en mundo, pero esos cambios han sido impulsados por la fuerza de los pueblos, los gobiernos particulares y específicos, que cada uno se ha dado. En verdad ha habido pueblos que se han resteado con gobiernos de avanzada, y que no fueron traicionados. Pero antes de ahora, eran islas en un conglomerado contracorriente.

Gadafi, Buteflicka, Fidel, Lumumba, Arbens, Allende, Bishop, Nasser, el tío Ho. Son figuras destacadas de la política popular revolucionaria mundial. Cada uno en un momento histórico. Ellos denunciaron la injusticia que se cometían contra sus pueblos, por un enemigo común a todos: el imperialismo asesino Norteamericano. Lo enfrentaron aisladamente y los logros y fracasos tuvieron mucho que ver con la participación de sus pueblos en la acción. Uno de los más ilustrativos ejemplos, es el de Fidel Castro y el pueblo Cubano, sobre todo en el momento cumbre cuando la invasión de Bahía de cochinos. Pero la consistencia de Cuba, hizo que las bestiales represiones contra los demás pueblos, se volvieran infernales. Las dictaduras abundaron en el continente, alimentadas desde Estado Unidos y preparadas con cuadros de la escuela de las Américas; LOS EJERCITOS NACIONALES, SON USADOS EN CONTRA DE LOS PROPIOS PUEBLOS. La represión, tortura, persecución de ideas e ideales, desapariciones, juicios sin derecho a la defensa, asesinatos etc. fueron métodos con los cuales se quiso detener la sed de justicia de los pueblos.

A todo esto. Solo la palabra clandestina se oponía. Quien contrariara la opinión imperial era declarado comunista y luego tenia que soportar el vendaval propagandístico y material que se le lanzaba por todos los flancos y de todas las formas posibles. Pero el terror siempre tiene un límite y cuando se topa ese limite, la sed de justicia toma bríos insospechados en el alma de los oprimidos. Entonces el grito silenciado por temor a las consecuencias, libera sus ansias a los cuatro vientos y resuena en el viento, cuan ave que rompe los barrotes de la jaula prisión. En este momento eso es lo que está pasando en el continente latinoamericano. Los pueblos se cansaron de penar y sufrir a causa de la explotación salvaje de los amos del poder y del capital. Esos pueblos siempre buscaron salidas, pero tristemente siempre fueron traicionados en gran proporción, esas traiciones, aunque dolían en el ánimo, no los amilanó. Solo templó el acero de la voluntad para continuar la búsqueda.

Mientras los acontecimientos se imprimían en la conciencia popular, producto de las experiencias vividas. En los órganos internacionales, que supuestamente son para impartir justicia; los discursos y charlas, van y vienen como esperanzas que se pierden en el viento. Todos prometen acabar con las desigualdades sociales, pero luego la real realidad dice otra cosa. Todos los años por ejemplo en la ONU, se dicen unas piezas oratorias que causan envidia en los más destacados novelistas, pero luego su contenido se queda en el papel. Los capitalistas prometen que el libre mercado será la panacea contra la pobreza, los reformistas juran ser la solución con un neo estilo de gobierno corrupto, donde roban y dejan robar. Mas la razón y la justicia social imponen que se establezcan gobiernos populares, donde lo humano sea el centro del acontecer. La causa y el efecto de la vida económica, política y social; respetando la naturaleza, tal como lo dice EVO: “la naturaleza existirá sin el hombre, pero el hombre no existirá sin la naturaleza”

Yo también soy escéptico respecto a la practicidad de los discursos y su aplicación en la vida real. Sabemos que muchos discursos incluso no lo escriben quienes los leen en los podios, si no unos libretistas pagados para producir piezas de alto calibre efectista. Pero, si creo en cambio, en la agudización del sentido común y el nivel de conciencia que los pueblos están tomando a partir de las vivencias pasadas y como son aplicadas una vez concebidas en la vida real. Esa es la verdadera maquina de cambio que se está viviendo en el mundo actual. Consecuencia de ellas, son Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales, Daniel Ortega, Ollanta Humala y a pesar de mis desconfianzas, cuidado si hasta Obama.

Si algo hemos aprendido en el pueblo, es a desconfiar de las palabras bonitas y bien elaboradas. La historia está llena de desventuras y engaños a partir de su pronunciación, ya se ha derramado mucha sangre y llanto después de creerlas. Es mejor involucrarnos e imponer pautas que los gobiernos deben acatar, llevar a la práctica sin mucha verborrea. Para ello, hasta los medios de comunicación popular, son validos como voceros, pero no por que uno o dos o un numero determinado de personeros opinen. Si no, por que es el pueblo mismo en colectivo quien impone. De esa relación gobierno – pueblo, es el acierto de los gobiernos que hoy marcan pauta a nivel de los logros en las políticas fuera del capitalismo explotador. Y habrá de profundizarse más, en la medida que la dinámica, la necesidad y las condiciones así lo impongan. Lo podrán llamar socialismo, comunismo o populismo. En definitiva de lo que se trata es que todos seamos dueños de todo y nadie sea amo de nadie. ¡Libertad, igualdad y justicia! ¿Es eso nuevo?


josprude29@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1539 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad