El perverso puntofijismo casi acaba con Venezuela

En la masacre de El Amparo, el pescador Wolmer Pinilla, uno de los invitados por Hipólito Guerrero para ir a pescar Coporo en el caño La Colorada, y sobreviviente de aquella matanza; declara: "…eran las nueve de la mañana y un poquitico más cuando salimos, yo miré que llevaban unas gallinas, llevaban unas papas, unos fideos y otras cosas más, cuando salimos del pueblo éramos 13 amigos en la lancha. Poco después, al hacer un alto en el camino, se sumarían otros tres amigos. Bueno, dejamos el río y llegamos a un caño que se llama La Colorada, agarramos a mano derecha y subimos un rato por el caño, llegamos a casa de la señora María Bello de Torrealba y desembarcamos las gallinas. Nosotros nos pusimos a comer guayabas. Íbamos 13 que salimos del pueblo y en el fundo estaba el señor Mariano Torrealba, José Gregorio Torrealba y otro señor llamado Justo Mercado que fueron invitados por Guerrero a la jornada de pesca; es así que el número de compañeros pescadores llegó a 16 personas. Al poco tiempo de salir del fundo de los Torrealba, la lancha con la tripulación a bordo volvió a pasar el registro fronterizo; pues el río divide a Venezuela con Colombia. Continuamos el viaje en lancha y nos adentramos al caño, nosotros íbamos llegando a una parte determinada del caño, no se había bajado nadie de la lancha, cuando sonaron los disparos y entonces alguien dice ¿qué vaina es esa? y entonces José Augusto Arias me dice: Zúmbate rápido al agua que eso es plomo parejo. Yo miré que se metió al agua y nadó por debajo del agua unos 12 metros, el chamo abolló y en seguida me zumbé yo, no miré si mataron a mis compañeros, quién los mató, si fue militar, si fue DISIP, o fue PTJ, yo no supe quién, yo lo que hice fue nadar lo más lejos que pude" El Amparo está ubicado en el Municipio Páez del estado Apure, Distrito Páez en el momento de los hechos, este municipio representa el 15% del total de los límites entre Venezuela y Colombia; lo que significa algo especial e importante en la geopolítica para el país.

El 30 de junio de 1998, 10 años más tarde de la Masacre de El Amparo, la Corte Marcial Ad-hoc absuelve de responsabilidad a los 19 funcionarios del Comando Específico General en Jefe José Antonio Páez, CEJAP, todos ellos participantes el 29 de octubre de 1988 en la Masacre de El Amparo, siendo en este año, 2016, pasado 18 años de cuando la Corte Marcial Ad-hoc absolviera a los 19 militares y civiles funcionarios del Estado, que el Tribunal Supremo de Justicia, TSJ, anula aquella sentencia y ordena retomar la investigación contra los efectivos que habrían participado en tal hecho y conocido como La Masacre de El Amparo. El pasado viernes 28 de octubre el TSJ solicita la creación de una Corte Marcial Ad–hoc, para que reabra el caso y se corrijan los juicios absolutorios. Con esta medida los sobrevivientes y demás víctimas de la masacre, esperan que se enjuicie y dicte una sentencia condenatoria contra los 19 implicados y determinen quienes son los autores intelectuales del asesinato colectivo. La Fundación El Amparo, una vez se instale la Corte Marcial, consignará nuevos escritos del caso y serán vigilantes de que se cumpla con lo dictado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH. La masacre de El Amparo es una materia que cobra vigencia, auspiciado por el gobierno revolucionario bolivariano para el cual los delitos de violación de derechos humanos son imprescriptibles. Fue por la falta de interés de los gobiernos puntofijistas, que estos hechos fueron denunciados ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, de la Organización de Estados Americanos, OEA, en Washington; y también denunciado en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica. En 1994 la CIDH señala la responsabilidad internacional del país y en 1996 ordena pagar reparaciones e indemnizaciones a las familias afectadas. El gobierno del social cristiano, Dr. Caldera, se hace de la vista gorda y no mueve un dedo para cumplir en favor de las víctimas.

Esta es la lista de las personas que fueron asesinadas en la Masacre de El Amparo por el Terrorismo de Estado enquistado y elogiado por los gobiernos adecopeyanos del Pacto de Punto Fijo.

Arin Obadías Maldonado, Carlos Antonio Eregua, Emeterio Marino Vivas, José Gregorio Torrealba, José Indalecio Guerrero, José Mariano Torrealba, José Ramón Puerta García, Julio Pastor Ceballos, Justo Arsenio Mercado, Luis Alfredo Berríos, Moisés Antonio Blanco, Pedro Indalecio Mosqueda, Rafael Magín Moreno y Rigo José Araujo.

¡Que la Providencia proteja a Venezuela de caer de nuevo en un gobierno manejado por un Presidente Adeco y/o Copeyano, éstos estuvieron a punto de vender física y moralmente todos los activos de la patria; o de algún otro dirigente pervertido corporal o mentalmente de otro partido político derivado de ellos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 952 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ddhh/a238029.htmlCd0NV CAC = Y co = US