Al ciudadano Comandante General de la Guardia Nacional, Néstor Luis Reverol Torres

Estimado comandante, escribo como un militante de la revolución y el socialismo y como un miembro más de la masa popular de este pueblo valeroso y no sumiso ante ninguna pretensión.

General; los últimos tiempos la Guardia Nacional ha sido muy cuestionada y estigmatizada por las actuaciones de resguardo de orden público que les son ordenadas, como el pueblo lo sabe y usted también lo tiene claro, los cientos de muchachos y muchachas que de las escuelas salen durante cada promoción solo sus pensamientos les dirán porque decidieron ser guardias nacionales, militares que con orgullo como dice su lema el Honor es su Divisa, la cual con gallardía llevan incrustada en el fondo de su alma.

Comandante me dispongo a cuestionar la formación política y ética de los Guardias Nacionales ya que durante mucho rato veo actuaciones casi igual al hampa; me disculpan si estoy siendo un hablador de pistoladas, pero no encuentro otra forma de referirme. Cuando estos servidores maltratan y vejan a cualquier miembro de la sociedad no se les puede llamar sino es HAMPA.

Detener arbitrariamente a un ciudadano por el simple hecho o deseo de cualquier miembro castrense sin estar ante un delito o comprobado es claramente una violación al derecho humano y más aún cuando la víctima es golpeada como cual actor chino en una película de peleas y asediada como hienas por el simple hecho de portar un uniforme, un fusil o una pistola elementos de dotación de los Guardias Nacionales; tal es el caso de lo sucedido en Guasdualito el día lunes 16 de mayo del año en curso a las 8:30 horas aproximadamente tres funcionarios que están bajo su mando asediaron la casa de la familia Ramos y los vecinos al ver el abuso que se estaba presentando rechazaron la forma como nuestros Guardias accionaban.  Inmediatamente inicia la cacería en el pueblo de cualquier miembro que se opuso al abuso de los Guardias Nacionales y seguido esto proceden a detener a Johnny José Ramos Garrido el cual se encontraba en un sitio de comida rápida, obligándolo a abordar un vehículo del cuerpo castrense allí fue golpeado por quienes ejercen el poder del uniforme sin cometer delito alguno.

Mi pregunta es ¿puede miembros de esta ala de la fuerza armada detener, golpear, vejar y humillar a cualquier ciudadano?, ¿pueden un grupo de guardias nacionales violentar el derecho humano solo por el simple hecho de ser funcionarios militares?. El libertinaje del accionar de algunos miembros del cuerpo castrense en su lucha por la estabilidad del país es dudoso, acoto esto porque en Guasdualito el pueblo está royendo los huesos que los bachaqueros dejan de sobra como si el pueblo fuera perro y muy campantes pasan por las alcabalas que son custodiadas por la milicia bajo su mando, los puestos de bachaqueo es a la orden del día y allí se consigue si es que dejan desde 1500 Bs y mas que es el monto el cual tiene que pagar el ciudadano para adquirir cualquier producto para alimentarse y el mismo pueblo comenta: es que los productos pasan por las alcabalas; convirtiéndose en una burla el decreto de cierre de frontera que fue anhelado por los habitantes de nuestra frontera  así de esa manera es casi imposible el lema que dice la guardia es al pueblo como el agua es al pez.

Con actuaciones como las ya nombradas es que el desencanto de nuestro pueblo; el cual es la base poco a poco ha crecido, creando una anarquía total donde reina el que tiene el producto y pasa hambre el que no tiene para adquirirlo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5738 veces.



Oglis Ramos

Luchador revolucionario-militante del coletivo pueblo rebelde. Graduado en geografía e historia. Colaborador de diversos medios europeos tales como el Diario Octubre y Diario Unidad de España.

 ramos.oglis19@gmail.com

Visite el perfil de Oglis Ramos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: