¿Derechos humanos o negocios del imperio?

Había pasado mucho tiempo y la cola no se movía. Salí de mi carro para averiguar que pasaba, porque ya estaba atrasado para mi cita con Anacleto. Casi llegando a la esquina había un pequeño choque, pero choque al fin. Saqué mi celular y llamé al camarada para explicarle lo que pasaba y el por qué de mi retraso. Anacleto me dijo que no me preocupara, pero que llegara; que había un tema del cual quería hablar conmigo. Llegué al rato, todo sudoroso y apenas me vio me preguntó: “¿Qué te parece la solicitud de los expresidentes, todos unos pillos, para que Venezuela no repita en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, con los argumentos de que aquí no se respetan los derechos humanos y de que el gobierno persigue la disidencia política? Sobre todo los Feli-PILLOS, González y Calderón, que se olvidan las historias de sangre y muerte que dejaron al final de sus mandatos”.

Lo primero que me vino a la mente fue nuestra novísima Constitución Nacional, que tiene todo un Capítulo y trece artículos sobre los Derechos Humanos, contra la que la derecha criolla votó. También traté de recordar las ONGs que hacen vida en el país, entre ellas PROVEA, CEDICE, CDH-UCAB, y otras menos conocidas. También llegó a mi mente el tratamiento que éstas le han dado a los acontecimientos de los últimos años en Venezuela, así como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte-IDH): ninguno.

  • La Masacre de Cantaura, 4 de octubre de 1982, fueron asesinados a quema ropa 23 personas, a las mujeres les mutilaron los senos, a los hombres el cuerpo o fueron rematados por los organismos de seguridad y represión del Estado.

  • La masacre de Yumare, 8 de Mayo de 1986, 9 dirigentes sociales fueron capturados y posteriormente asesinados por la DISIP, a las órdenes de López Sisco.

  • La Masacre de El Amparo, 29 de octubre de 1988, donde fueron asesinados 14 pescadores por funcionarios policiales y militares del Comando Específico “José Antonio Páez”, durante el gobierno de Jaime Lusinchi. De nuevo López Sisco.

  • Más de 50 estudiantes asesinados, Caracas 1990 a 1991, por: Policía Metropolitana.

  • El Caracazo o Sacudón, 27 de febrero a 8 de marzo de 1989, gobierno de Carlos Andrés Pérez. Más de 300 personas fallecidas y 2000 desaparecidas.

  • El Golpe de Estado, 11 de abril del 2002, intento de derrocamiento contra Hugo Chávez, durante el cual la CIDH reconoció al gobierno de facto de Pedro Carmona Estanga, al que llamaba "gobierno legítimo".

  • Los 43 muertos y más de 800 heridos de las guarimbas del año pasado, incitadas por algunos que están ya presos y que hoy la CDH y las ONGs defienden.

Puedo seguir enumerando casos de centenares de campesinos asesinados por los terratenientes, de trabajadores de la otrora Siderúrgica del Orinoco asaltados por comandos de la antigua Disip, de torturados y desaparecidos por el terrorista Luis Posada Carriles, actualmente prófugo protegido por Estado Unidos, pero creo que con estos nos bastan para preguntarnos: ¿Dónde estaban estas ONGs durante los 40 años de gobiernos de la Cuarta República, cuando se violaron los derechos humanos por mucho tiempo y se detenía a las personas por cualquier razón baladí? No podemos olvidar que los gobiernos de la época suspendían las garantías y sacaban al ejército y a la policía para matar a la gente y nadie decía nada. Ninguno de esos casos fue llevado a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos y dejó en evidencia que la CIDH estaba y está, por instrucciones de sus patrones del norte, al servicio de una parcialidad política en Venezuela y no ha defendido en los últimos 14 años a ningún venezolano humilde. Ah, y durante todo el segundo gobierno de Caldera estuvieron suspendidas las garantías económicas; Chávez las restituyó.

Llama poderosamente la atención “Human Rights Foundation”, empresa fundada en EEUU por Thor Halvorssen Mendoza (¿recuerdan a su padre, el terrorista de los carros bombas?). Se dice que es una fachada financiada por la CIA y el Departamento de Estado. Recibe fondos de César Briceño, ex asistente a la Presidencia del Banco Venezolano de Crédito quién hacía off-shore operaciones ilegales de tráfico de divisas mediante contratos ficticios de permuta-oro usando como activos financieros letras del tesoro de Venezuela (fuente: Respuesta de Henry Ramos Allup a Thor Halvorssen).

Thor hijo, primo hermano del monstruo de Ramo Verde, ataca despiadadamente a Venezuela por la “supuesta violación de los derechos humanos”, pero está asociado al crimen organizado que en realidad si los viola. Su entorno está conformado por los banqueros prófugos que se llevaron los ahorros de los venezolanos y los disfrutan en el “país de las maravillas”. Defensor de los derechos humanos…¡Me iría demasiado!

¿Han visto ustedes como están Libia, Iraq, la antigua Yugoslavia, Siria, y todos los países invadidos por la OTAN, por órdenes del imperio, “y que” para proteger los “derechos humanos” de su población? A los terroristas los entrenan y financian a través de la CIA (palabras del Vicepresidente Kerry) y luego llegan como “los salvadores” para apoderarse de sus riquezas. ¿Qué hizo Francia con el realero de Gadafi y Libia? ¿Se lo entregó al país o se lo quedó? ¿Cómo vive la gente en Iraq, mejor o peor? Las grandes corporaciones de los allegados al gobierno imperial son los únicos beneficiados con gigantescos contratos de reconstrucción de lo que ellos destruyeron. Todo pagado por el país “salvado”.

¿Quién creó a Osama Bin Laden, al Isis y a los “rebeldes” en Siria, a los Talibanes en Afganistán, las revoluciones de colores, etc.? Para nadie es un secreto que fueron los Estados Unidos de Norteamérica por medio de la CIA. En su territorio vemos como se reprimió a Martin Luther King, la existencia del Ku Klux Klan, como se asesina impunemente a los afrodescendientes, como se mantienen cárceles de torturas encubiertas, la cárcel de Guantánamo en la que mantienen y torturan personas presas sin juicios. ¿Dónde han estado, y están, la Corte y la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos para señalar los crímenes de lesa humanidad cometidos por las potencias o cuando el estado de Israel trata de exterminar a los palestinos? ¿Dónde han estado para atender al Comité de Víctimas de la Guarimba y defender sus derechos? No los encontrarás porque tienen un doble rasero y una doble cara; siempre han sido instrumentos de persecución contra los gobiernos progresistas de América Latina y del mundo. Mientras tanto, sus patrones hacen las más grandes transacciones financieras a expensas de poblaciones indefensas. No son de carne y hueso. Son de resentimiento y de avaricia desmedida por el poder y el dinero

Nunca como antes en la historia republicana se había desarrollado un sistema de derechos económicos, sociales y culturales como en Venezuela. Quizá algún día, la carroña opositora lo entienda y se dé cuenta de que el pueblo ya conoce a sus verdugos y que por eso ¡NO VOLVERAN!



luissemp2003@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1405 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad




US mp N Y ab = '0' /ddhh/a216074.htmlCd0NV CAC = Y co = US