Libertad para Julián Conrado el cantor de la FARC y del pueblo colombiano:

Es incomprensible que el gobierno nacional haya despachado para su
casa  al norteamericano que ingreso al país bajo la mascarada de
cineasta; pero en realidad sus actividades eran desestabilizadoras,
siendo agarrado con las  manos en la masa con todo un legado de videos
que lo incriminaban feamente y que no tuvo el recato de hacerse
filmar; de igual manera le dieron libertad en las primeras de cambio a
los paramilitares que entraron al país y no precisamente para hacer
turismo,  fueron alojados en la finca Daktari en la mismísima capital
del país, vestidos de verde oliva y armamento sofisticados para armar
una guerra civil.
Llama la atención que Simón Conrado, llamado el cantor de la FARC o
del pueblo de Colombia, que no le encontraron ni un cortaúñas;
continúe preso desde hace dos años sin ninguna fórmula de juicio;
mientras tanto los colombianos de allá, como los venezolanos de aquí
pasan la frontera con toda libertad. Además hay que decirlo en la
forma reñida con los derechos humanos como fue detenido y luego
incomunicado, dentro de una forma  que contrasta con los principios
que en la práctica deben tener un gobierno socialista y revolucionario
como el nuestro. Si existe un convenio secreto o alguna bajada de
mula, con el gobierno de Santos de mantener al cantor de la FARC bajo
rejas, este debió haber quedado sin efecto, desde el momento cuando el
propio presidente colombiano lanzo por la borda cualquier resquicio;
cuando recibió al golpista Capriles en su despacho; aunque fuese en
manga de camisa; mientras que el presidente de Méjico y hasta el
propio Papa se negó a recibirlos.
Si hacemos un poco de historia en eso de los asilos durante la
revolución bolivariana, hay mucha tela que cortar; recordemos aquellos
militantes de la ETA, refugiados  en nuestro país durante años; en una
oportunidad al gobierno derechista de Asnar en España, le salio el
forro que esos ciudadanos debían ser devueltos a España, en detrimento
del derecho internacional de asilo. Así se hizo. El otro caso fue el
del periodista sueco – colombiano Joaquín Pérez Becerra: procedente de
Alemania piso al aeropuerto internacional de Maiquetía; inmediatamente
fue detenido en menoscabo a los mas elementales  derecho de asilo y
enviado a Colombia; cuyo único delito era escribir sobre los crímenes
de Uribe y su pandilla. Total que hay que moverse como los buenos y
lograr mover los cimientos de algunas individualidades del gobierno
del presidente Maduro, para pronunciarse a favor  de este cantor del
pueblo colombiano. Ya al menos la Fiscal  Luisa Ortega Díaz, señalo a
viva voz que la extradición no es procedente.
Son muchas las individualidades ligadas al arte, a la política, a la
literatura y a las ciencias que han dejado sentir su opinión por la
libertad de Julián Conrado; que además ha mostrado su profunda
admiración por esta revolución y por la memoria del gigante de América
Hugo Chávez.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2075 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas