Policías majunches

Hace días acepté una cola al estado Lara. A la altura de la población de Montalbán, estado Carabobo, funcionarios policiales de esa entidad ordenaron a mi amigo detener su pepón, que es como él llama a su vehículo. El chequeo fue extenso. Meticuloso. Uno de los gendarmes centró su atención en el motor. Tomó una muestra de su grasa con un pedazo de cartón. Parecía que sabía lo que buscaba.

Le preguntaban al pana que de dónde provenía, hacia donde se dirigía, y hasta “cómo está el clima en Caracas” alcanzamos a escuchar. Todo olía a una especie de Operación Ablandamiento contra el sereno y confiado conductor. Hasta que lograron encontrar la quinta pata al gato, que tanto buscaban. “El traspaso se me quedó en casa” dijo cuando le fue requerido.

Un sargento de apellido García, muy parecido al de la serie de El Zorro, se encargó entonces del asunto. Amenazó con detenerle el perol en Fiscalía; le habló de la inconveniencia del momento; que cómo era posible que incurriera en semejante descuido y le advirtió “lastimosamente” de otros efectos colaterales. A pesar de la “discreción” del “servidor público”, hechos los locos oíamos casi todo. Sí, casi todo: hasta el instante que fue el cumbre.

–Ve hasta aquel palo de miá– indicó el uniformado, tratando de bajar más la voz, luego de estar seguro de tener control del momento.

Entendiendo el “santo y seña”, mi amigo dirigió sus pasos hacia el árbol señalado para regresar casi que inmediatamente. “Ponlo ahí” ordenó con buen carácter el sargento tipo película, y 200 bolívares fuertes fueron a parar a su mesa de despacho. Otros conductores también eran chequeados, inocentes de la existencia del árbol, mudo testigo.

–Coño, este tipo me deja ir por tan poco. No me revisó más nada. Me voy y él no sabe si llevo cocaína en el carro– comentó “mi” conductor.

–¿Qué más te dijo?– le pregunté.

–Nada, que cuando pasemos por la alcabala que está más adelante, saludemos a esos policías con la mano en la frente pa’ que sepan que todo está bien.

Majunches. Majunches y tracaleros, pues.


ildegargil@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2087 veces.



Ildegar Gil

Comunicador social

 ildegargil@gmail.com

Visite el perfil de Ildegar Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: