El mejor modo de reducir la delincuencia en Venezuela

La Constitución Nacional de 1.999 en parte de su artículo 111 dice: “Que la educación física y el deporte cumplen un papel fundamental en la formación integral de la niñez y adolescencia…Que el Estado asumirá el deporte y la recreación como política de educación y salud pública y garantizará los recursos para su promoción…Y que la ley establecerá incentivos y estímulos a las personas, instituciones y comunidades que promuevan a los atletas y desarrollen o financien planes, programas y actividades con relación al deporte” Ahora bien, en este último aspecto la Constitución Nacional para nada menciona que esa ayuda pueda ser para utilizarla en los deportistas profesionales activos. Hay que ver la cantidad de dificultades que tienen que enfrentar los entrenadores y dirigentes deportivos para mantener equipos y atletas deportivos en las categorías amateur, juvenil e infantil, a ellos se les regatea hasta los implementos deportivos para que puedan desarrollar un partido de baloncesto, voleibol, fútbol, futbolito o cualquier otro tipo de deporte, sin embargo uno observa como los deportes profesionales son total o parcialmente financiada con la publicidad que le hacen las empresas del estado: CANTV, PDVSA y otras empresas del Estado, para que la gente mayor se recree viendo un espectáculo, incumpliendo el papel en lo que toca en la formación integral de la niñez y la adolescencia. Vea como hay empresas del Estado acostumbradas en gastar millones y millones de bolívares en promocionar y publicitar el automovilismo, el Fútbol, el Béisbol, el Baloncestos en su nivel profesional en desmedro del deporte infantil; además en hacerlo en cualquier otro espectáculo deportivo o no. Diría un celebre cómico venezolano “Parecen Locos”

Observe usted que las mayorías de empresas del Estado no promocionan ni patrocinan el deporte infantil y si existen algunas, ellas lo que hacen es donar a los muchachos una miseria, tal como darles una camiseta que diga el nombre de la empresa y con eso creen estar cumpliendo con su labor social, pues no, los niños cuando practican algún deporte necesitan muchas otras atenciones, hidratación, refrigerio, transporte, entrenamiento, alguna palabra sobre como mantener una buena conducta, etc. En Venezuela existen muy buenas leyes, pero el problema es que las instituciones y sus funcionarios no la aplican y entre muchos casos está el mandato Constitucional contemplado en el artículo 111 que versa sobre el deporte en la niñez y la adolescencia. Es muy lamentable que este anunciado en el texto Constitucional siga siendo ilusorio, ello porque ya ha transcurrido más de una década que el deporte aparece como un derecho Constitucional para los niños y adolescentes y en este aspecto no se ha hecho mayor cosa, y para comprobarlo solo basta observar el reducido presupuesto que le dedican las alcaldías, gobernaciones y entes nacionales a este asunto primordial, por lo que muy esporádicamente se organizan y llevan a cabo actividades deportivas en la categoría infantil; cuando éstos juegos deportivos debieran realizarse todos los días. La violación de tal mandato Constitucional hace necesario se declare hoy mismo una revisión sobre el tema y así comenzar una verdadera revolución deportiva y cultural en todos las ciudades, pueblos, urbanizaciones, barrios, comunidades, aldeas y caseríos del país con la finalidad de tener ocupados en estas actividades a los niños, niñas y adolescentes habitantes de esos lugares y así complementar su formación física, mental y espiritual antes de que esos muchachos puedan formarse un mal criterio social y lo seduzcan personas mal vivientes a entrar al mundo sórdido de la delincuencia.

Señores autoridades nacionales, regionales y municipales de Venezuela, la superación de la nación depende de lo que aprendan los niños y adolescentes de hoy, por lo que desde ya hay que esmerarse se formen física, mental y espiritualmente sanos; y esta formación preventiva definitivamente solo la puede garantizar la actividad cotidiana del deporte. Ojala no se pierda más tiempo en implementar una masiva y bien orientada política cultural y deportiva en la cual la niñez y adolescencia sea la razón de tal política, para poder lograr que en un próximo futuro exista en Venezuela una mayoría de hombres y mujeres decentes, dignos y beneficiosos a la nación. Ojala se percaten de como los institutos oficiales deportivos en el país tienen asignados miserables presupuestos y que por eso los instructores, técnicos y profesores deportivos no pueden trabajar en forma constantes con los muchachos, haciendo lo que a los muchachos más le gusta; jugar. Que se den cuenta como en aquellas dependencias no existe suficiente cantidad de materiales y artículos deportivos. Que vean como son maltratadas las organizaciones deportivas no gubernamentales que se empeñan en subsistir. Que vean como no existen estímulos ni incentivos a las personas, instituciones o comunidades que promueven las actividades deportivas y que casi todas ellas continúan abandonadas de la ayuda oficial. Por lo antes señalado es necesario se cree un organismo oficial que supervise, coordine y colabore con los entes deportivos locales, regionales y nacionales para que el deporte en los niños y adolescentes sea como lo manda la Constitución: Una política de educación y salud pública que cumpla un papel fundamental en la formación integral de la niñez y adolescencia. Qué Dios alumbre a las autoridades venezolanas y les haga comprender que el deporte es la acertada respuesta para el eficaz combate a la delincuencia.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 5644 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a116063.htmlCd0NV CAC = Y co = US