Mensaje a la Contraloría General

La agenda de las tres “erres”: Temas para la acción

Por allí se vienen escuchando desde hace bastante tiempo señalamientos y denuncias de todo tipo y calibre acerca de que la matraca o “la mordida”, como la llaman los mexicanos, continúa siendo práctica común en los estamentos burocráticos del Estado, salvo algunas excepciones. Se habla del cobro compulsivo de comisiones para el otorgamiento de contratos de obras y servicios a dedo, los que, se asegura, previamente son fraccionados para evadir los procesos de licitación, así como que, en muchos casos, se recurre a la fórmula de las “emergencias” para asegurar no sólo jugosos sobreprecios, sino recursos presupuestarios que no se tenían.

Como no es posible dudar de que ello esté ocurriendo, pues ese ha sido uno de los mayores males de este país a través de toda su historia, hacemos un llamado urgente a la Contraloría General para que, a propósito de la agenda de las tres “erres” que ha propuesto el presidente Chávez en el interés porque de inmediato se corrijan los errores e ineficiencias en que han incurrido algunos factores de la burocracia gubernamental, ocasionando enfado y mucha molestia en el seno del pueblo, los cuales hizo evidente a través de la importante abstención del evento refrendario del 2D, disponga una revisión selectiva mediante sorteo de esas actuaciones y le ponga la lupa a las declaraciones juradas de patrimonio, como lo hemos pedido en infinidad de oportunidades en nuestras notas periodísticas, e igualmente diseñe estrategias de vigilancia y control rigurosas y permanentes.

Debe tenerse siempre muy presente que quienes cometen ilícitos e irregularidades de cualquier tipo, no dejan rastros y es por eso que por la vía de esas denuncias informales, que quizás pudieran ser calificadas en un primer análisis como atrevidas o tendenciosas, sea posible encontrar evidencias contundentes que coadyuven con certeza a determinar quienes son los cabecillas y cómplices de los hechos ilícitos. Si nada se descubre, pues muy bueno para todos, pero no creo que por ello debamos sacar como conclusión que se ha perdido el tiempo. Para nada nos parece apropiado restarle valor alguno a aquel sabio y viejo dicho que dice: "cuando el río suena, es porque piedras trae...!" y mucho menos en un país como el nuestro donde, sabemos, que con esas consejas y murmullos se han manejado verdades por miles

Ese esfuerzo por enfrentar la corrupción debería generarle a los órganos de control, en cualquiera de sus instancias, la mayor suspicacia todo aquel burócrata que hasta ayer nada tenía o vivía modestamente y que luego de haber estado o estar desempeñando responsabilidades públicas vive ahora en lujosa quinta, con vehículos de alto costo, con salidas persistentes al exterior dizque en plan vacacional como nunca antes lo podía hacer y que, además, exhiba sin un dejo de vergüenza esa riqueza mal habida.

La corrupción hay que enfrentarla ya y con mucha voluntad si queremos derrotarla, única opción que tenemos quienes creemos en los cambios revolucionarios para construir una nueva Venezuela, como intentamos hacerlo bajo el liderazgo indiscutible del Comandante Chávez.

oliverr@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2925 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a49219.htmlCd0NV CAC = Y co = US