Clodovaldo Hernandez, su diagnóstico de la corrupción ¿y cuál quimio le servirá al PSUV?

Hoy, viendo la situación que el PSUV viene - con persistencia- viviendo, vale la pena prononerse el milagro de su recuperación . Este milagro, no será posible a través de un sacrificio de manicure que lleve a un corte de uñas. No será asi. Como se sabe, las uñas son celulas muertas y unas empujan a las otras y siempre por ese remolque de unas a las otras, simpre se tendrá uñas y ganas de rasguñar.

El corte con alcaldes, puede ser una jugada para enviar una señal de limpieza camino al 2024. Creo, que no será a través de un sacrificio menor - lo mas pendejos- que PSUV podrá recuperarse porque el ejemplo es un recurso didáctico importante para aprender. Esto que hoy se vive, es fruto de espectaculares ejemplos.

Aunque el gran conductor de la hijilla tiene otra idea. Don Mario, dijo recientemente, que el PSUV es un partido de masas y para él, es como natural, que en un parido de masas puedan verse unos casitos. Sin embargo, este conductor (y con razón) le ha echado plomo y diente a los partidos AD y Copei, que también fueron de masas y la corrupción los agotó como partidos. Hoy este conductor entierra la cabeza y da una explicación del hecho, bajo el criterio del partido de masas.

No es una buena señal, que en un partido de masas, los "cuadros", se despachen y se den el vuelto. No es una buena señal, que las masas esten pasiva esperando que "caiga quien caiga" porque algunos no podran caer y el "caiga quien caiga" se vuelve una estrategia de cambio para que con el "cambio", la cosa siga igual.

Clodovaldo Hernández acaba de publicar un excelente artículo, que en mi opinión, pone el dedo en el tumor. Coloca al paciente PSUV-Gobierno con su respectiva historia médica y con sus achaques. Falta ahora tener a mano, el tipo de quimo que deberá aplicarse, la intensidad y frecuencia del tratamiento. .

El problema está, según lo escrito por Clodovaldo en una fase terminal o de metástasis porque una sociedad de cómplice, pone la enfermedad en todo el tejido social y por ahora, el órgano político de la sociedad más comprometido es el PSUV. Una parte importante de la quimio debería ir a ese punto. "De entrada - dice Clodovaldo Hernández - remitámonos al punto de la sociedad de cómplice, que tantas veces se ha denunciado (...) sociedad de cómplices y de aspirantes a cómplices", pues se compone no solo de los que ya están metiendo la mano en las arcas públicas o beneficiándose de un negocio ilícito asociado a su condición de funcionarios, sino también de los que esperan hacerlo alguna vez, tan pronto les den el chance. Son los corruptos aspiracionales, los que ya están moralmente dañados, pero todavía no ejercen". Clodovaldo con una de asesoras (Perez) estima que esta sociedad (cómplice) es corrupta y el potencial o reserva es tan grande como la Faja del Orinoco, que espera por su momento. Esto es grave y lo dice un acusioso y talentoso periodista. https://www.laiguana.tv/articulos/1016223-corrupcion-sanciones-clodovaldo-hernandez/

En su diagnóstico alumbrador; Hernández fija el problema como una mala práctica donde se ignora (¿con premeditación alevosía ?) un hecho que en revolucion ya tiene historia clínica. La amenaza del imperialismo la ven nítida en revolución. Este hecho, que para Clodovaldo está también clarísimo, se ignora. En eso está la gravedad.
"Una pésima práctica en tiempos revolucionarios ha sido la de ignorar las señales clarísimas que daban algunos personajes del más alto perfil. Peor aún, se ha llegado incluso a castigar a sus denunciantes y a hacerles desagravios a los acusados." ¿Se acuerdan de Luis Tascon? ¿Nos acordamos de Alberto Müller Rojas?
https://www.laiguana.tv/articulos/1016223-corrupcion-sanciones-clodovaldo-hernandez/

Mas adelante en su diagnóstico crudo, Clodovaldo Hernández señala una de las perversas consecuencia de este fenómeno . Un gran contraste Y UNA MONUMENTAL SEÑAL que se "ignora" y que el pueblo siente ya como natural. Otro dato grave.

"Si era difícil digerir el nuevorriquismo de los raspacupos (extraño subproducto de una sociedad encaminada al socialismo) durante la primera década del siglo, mucho más lo es ver ahora a funcionarios, inclusive de nivel intermedio, con las icónicas camionetas último modelo (algunos se movilizan en auténticos convoyes de ellas), mientras se les dice a los pacientes de los hospitales que no hay ambulancia porque el país está experimentando una caída de 99% en sus ingresos fiscales petroleros. Es una incoherencia que clama al cielo"
Ya en los raspacupos, estaba el gusanito regado y sembrado por todas partes. Las camionetotas y negras, ya eran la señal, que el tumor era tremendo y maligno. Los hospitales y montones de empresas destruidas son parte de la prosperidad de muchos y de la ruina del país.

Alguien dijo y no fui yo: solo el pueblo salva el pueblo. La lucha contra la corrupción son aportes a futuro para los hospitales, las escuelas, el agua, los teléfonos, los huecos en las calles. La quimio debería ser el pueblo. Falta saber, si a esa quimio tiene moho.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 991 veces.



Claudio Dominguez


Visite el perfil de Claudio Dominguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: