El "Caiga Quien Caiga" y su real significado

Nicolás Maduro y la cúpula del PSUV-gobierno han vuelto a poner de moda la consigna del "caiga quien caiga", para referirse a una supuesta campaña anticorrupción que estaría ejecutando el gobierno en todo el país. Al respecto queremos puntualizar sobre lo que está implícito en ese slogan que el gobierno ha puesto de moda.

1) Primero que todo, la consigna "caiga quien caiga" es un reconocimiento implícito de que en el oscuro mundo de la corrupción dentro de la administración pública, están involucrados altos jerarcas del gobierno (tanto civiles del PSUV como militares). Sólo de esa forma se puede entender el caiga quien caiga. Porque tácitamente están diciendo que van a enjuiciar a los grandes capos de las múltiples mafias que actúan dentro del gobierno. Así lo entienden las escasas bases que le quedan al PSUV y por eso salen a manifestar su apoyo a esa "campaña anticorrupción".

2) En segundo término, también está implícito en dicha consiga que ese antro de corrupción que existe en la administración pública ha sido tolerado de manera cómplice, hasta el presente, por el alto gobierno. El pueblo también lo entiende de esa forma, al decir que "por fin" van a combatir a tanto corrupto en altos cargos gubernamentales. Cuando Maduro dice "caiga quien caiga" está reconociendo que hasta el presente ha sido cómplice de numerosos delitos de corrupción dentro del aparato del Estado, y que luego de casi 10 años como presidente se ha decidido, por fin, a combatir el cáncer que carcome al país.

3) En resumen, la consigna del "caiga quien caiga" sería valedera si la asumiera un gobierno que recién asume el poder y se dispone a combatir la corrupción que encuentra en el Estado. Pero si lo hace un presidente que dirige la nación desde el 2012, no puede tomarse con seriedad. Por el contrario, esa consigna ha sido lanzada como un pote de humo para encubrir a los grandes y verdaderos corruptos, y facilitar la continuidad de los crímenes que vienen cometiendo contra el erario público y afectando a toda la ciudadanía.

Si hubiera voluntad de combatir los crímenes ejecutados desde el estado, la fiscalía y los tribunales deberían enjuiciar de inmediato a los responsables de las decenas de presos políticos existentes; a los responsables de la desaparición de revolucionarios como Carlos Lanz Rodríguez y Alcedo Mora; a los responsables de numerosas masacres como las ocurridas en La Victoria, Estado Apure (2021) y en El Junquito (2018); a los responsables de las torturas y asesinato contra el capitán Acosta Arévalo; del asesinato del concejal Albán en el SEBIN; a los responsables de la muerte en prisión de Nelson Martínez y Raúl Baduel; a los responsables del asesinato del dirigente del PCV en Apure José Urbina; a los responsables del asesinato de los dos comunicadores comunitarios en Cabimas en 2019; a los responsables de los miles de ajusticiados por "resistencia a la autoridad" durante la última década; a los responsables de emitir el memorándum 2792, que confiscó los derechos de los trabajadores consagrados en la Constitución de 1999 y la LOTTT de 2012; a los responsables de mantener por casi una década el salario más miserable de todo el continente, inferior incluso al de países muy pobres como Haití e inferior al de países con 60 años de bloqueo como Cuba; a los responsables de haber confiscado la democracia en todos los sindicatos del país, en las universidades y en todos los espacios del movimiento popular organizado; a los responsables de permitir por más de una década el contrabando y tráfico interno de gasolina, que han golpeado fuertemente a la ciudadanía y a todas las pequeñas y medianas empresas por la escasez de combustible y las limitaciones del transporte; a los responsables de que seis millones de venezolanos, en su mayoría jóvenes, hayan tenido que irse de Venezuela porque aquí no existe futuro para nadie, salvo para esa cúpula político-militar, responsable principal y directa del saqueo del erario público y de la entrega de nuestros recursos naturales a las multinacionales extranjeras (tanto gringas como chinas y rusas), que una vez más pretende embaucarnos con el cuento del gallo pelón.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1471 veces.



Roberto López Sánchez

Roberto López Sánchez (Caracas, 1958). Profesor Titular de la Universidad del Zulia (LUZ) con ingreso en 1994. Licenciado en Educación. Magister en Historia de Venezuela (LUZ, 2005) y Doctor en Ciencias Políticas (LUZ, 2013). Egresado en pregrado con 19,41 puntos de promedio (LUZ, 1994). Actualmente dicta 4 materias en la Licenciatura de Antropología en LUZ: Historia de América, Historia de Venezuela, Intercambios Económicos, y Poder y Movimientos Sociales. Ha dictado 3 seminarios a nivel doctoral y 2 seminarios a nivel maestría en universidades venezolanas; y seminarios de Historia de Venezuela en la Universidad de Playa Ancha (Chile) y en las Universidades de Vigo y de Cádiz (España). Ha sido director de las Divisiones de Extensión y de Formación General; Secretario Docente de EUS; Coordinador de la Unidad Académica de Antropología, y de los Diplomados en “Formación Sindical y Prevención Laboral”; y en “Consejos Comunales” (16 cohortes graduadas). Ha dirigido 10 proyectos de investigación financiados por el CONDES-LUZ. Línea de investigación: estudio de los movimientos sociales. Ha publicado más de 50 trabajos científicos, incluyendo 8 libros, 5 capítulos de libros y 40 artículos en revistas arbitradas. Es autor de más de 50 ponencias en congresos científicos (22 de carácter internacional), organizador de más de 50 seminarios y conferencias de divulgación científica. También trabajó como profesor de Historia Universal, Historia de Venezuela y otras materias en el Colegio Fe Y Alegría, La Rinconada, Maracaibo, en 1993-1999. Entre otros reconocimientos, recibí la orden “Jesús Enrique Lossada” en su primera clase. (LUZ-2008); fué seleccionado al Programa de Estímulo a la Investigación (PEII). nivel C (más alto nivel),en las dos últimas convocatorias del MPPEUCT (2013 y 2015); y recibió el premio “Dr. Francisco Eugenio Bustamante” como mejor artículo científico (LUZ-1999). Ha publicado: “CARAL. LA NUEVA HISTORIA DESCOLONIZADA DE AMERICA” (2020); “UN NUEVO DEBATE SOBRE LA AMÉRICA INDÍGENA. ¿SE PUEDE SEGUIR LLAMANDO NUEVO MUNDO?” (2019); “EL MOVIMIENTO DE TRABAJADORES EN VENEZUELA DURANTE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA: 1999-2012” (2017); “MOVIMIENTO ESTUDIANTIL Y PROCESO POLÍTICO VENEZOLANO” (2007); “EL PROTAGONISMO POPULAR EN LA HISTORIA DE VENEZUELA” (2008-2015); “LOS CONSEJOS COMUNALES Y EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI” (2009); y “VENEZUELA ANTE LA GLOBALIZACIÓN, LA CRISIS MUNDIAL Y LOS RETOS DE SU DESARROLLO” (2012). Luchador social, activista del movimiento estudiantil y profesoral, vinculado al trabajo obrero, campesino, ambientalista, indígena y cultural desde 1977. Participante de la lucha armada revolucionaria (1977-1988); miembro del Frente Guerrillero Américo Silva. Sometido a persecución política y juicio militar en 1982. Actividad revolucionaria clandestina durante 1982-1988. Fundador de la Unión Nacional de Trabajadores-Zulia y miembro de su comité ejecutivo (2004-2012). Integró el consejo consultivo de la Federación Bolivariana Socialista de Trabajadores del Zulia. También coordinó la Zona Zulia-Falcón del Ministerio del Trabajo en 2004. En la División de Extensión de la FEC desarrolló anualmente seminarios sobre: Crisis política en Venezuela; Marxismo y Antropología; Movimientos Estudiantiles en Venezuela; Movimiento de Trabajadores en la Venezuela Contemporánea; Crisis Económica Mundial; Movimientos Sociales y Protagonismo Popular en la Historia de Venezuela; y La Lucha Armada en el Oriente de Venezuela: 1965-1990. Dictó entre 2014 y 2016 los seminarios Lucha de clases en el siglo XXI. Movimientos sociales y formas de participación política; y El análisis marxista y la sociedad global del siglo XXI, en el programa de Doctorado de la UBV.

 @cruzcarrillo09

Visite el perfil de Roberto López Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: