A los Superintendentes de Precios: Algunas Hipótesis sobre la Guerra económica

1.- Con los arbitrarios precios desatados por estos días prelectorales, semejantes a los de años anteriores, cuando pretendieron vender un exhibidor refrigerante como si fuera una casa del frío Canadá, precios que acaban de subir de súbito y en cambote,como si fueran vendedores de una misma empresa, con ellos buscan, decimos, que los escuálidos, muy proclives a la violencia que les han inculcado subliminal y visiblemente por todos los medios, además de provocar al gobierno, estos escuálidos cometan actos vandálicos como el saqueo, una actividad o recurso popular ya superado por el pueblo más civilizado que caracteriza a la Venezuela bolivariana de ahorita.

Contrahipótesis: El Ejército actual no saldrá a masacrar a los saqueadores como sí lo hizo el viejo ejército criminal defensor[1] sólo de la burguesía aquel "27/2/88" (?) en Guarenas y otras ciudades. Este Ejército actual estará pendiente de la comisión de potenciales delitos más allá de los saqueos de ropa*, calzados, juguetes, lencería, regalos y hasta aguardientes, golosinas y comidas navideñas, jamones, uvas, peras, manzanas y otros afines a estos "festivos "días".

2.- Están marcando y remarcando con descarado desafío e irrespeto al gobernante "obrero" los nuevos e hiperelevados costes de producción y de mercancías importadas a fin de que cuando el gobierno les autorice los nuevos precios "justos" o máximos, estos no bajen muchote de esas nubes donde se hallan y solo terminen bajando muy poco. Es lo que en Economía se conoce como efectoinducido de la histéresis de los precios que, al parecer, todavía no lo han considerado los responsables de estos nuevos ajustes de precios. Y

3.- La menos probable, pero la hipótesis más cónsona con el pensamiento crematístico de esos sicarios del comercio: recuperar las pequeñas, medianas y altas multas sufridas y acumuladas hasta ahora, más el valor de los comisos.

---

*Algunos francotiradores que pudieran escapar al constante cepillado militar de las OLP.

[1] En la fulana Escuela de "las" Américas, a esos embobecidos militares les redujeron su defensa de la patria a la vigilancia de las fronteras donde se dedicaron al corrupto apoyo de todo género de contrabando y otros delitos. Ya acostumbrados a la corrupción se convirtieron en presa fácil de otras desviaciones de sus potenciales y elevadas misiones castrenses en beneficio de la más astuta y hambreadora y entreguista burguesía nacional a la extranjera.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1385 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas