La estafa electrónica un delito informático, que se guisa dentro de los bancos

Este tema de las operaciones fraudulentas bancarias, viene haciendo mella en la economía del pueblo y no del Gobierno.

Aunado a la escasez de alimentos, de medicinas, del vestido, del calzado, y que llaman solo por excusas Guerra económica. No es más que una tremenda organización que trabaja paralelamente con el gobierno.

En la cuarta se les llamaban delincuentes de cuello blancos, en la actualidad el pueblo los llama tentáculos del monstruo rojo, pero como toda soga revienta por lo más delgado, le echan la culpa al pueblo de a pie que se cala gigantescas colas para comprar alimentos o medicinas.

Y para colmo el gobierno muy cara dura, generaliza que todos son bachaqueros, desde la adolescente hasta la anciana, que a diario intentan comprar para satisfacer sus necesidades. Pobre gente haciendo colas para poder comer.

Ah pero no dicen nada cuando capturan gandolas y camiones 750 cargados con toneladas de alimentos que van rumbo a Colombia y de paso bien escoltados con funcionarios del Gobierno y un tremendo carnet político.

Nunca revelan nombres de los capos que se hacen multimillonarios con el dinero de nuestro tesoro público que a diario es saqueado por ellos mismos. El pueblo sabe que todos esos bichos son testaferros de altos políticos enchufados en la revolución, por eso cuando los registren aparecerán limpios, sin manchas de corrupción.

Ahora bien si eso es a ese nivel, lógico que a otros niveles tanto en lo civil como en lo militar, dentro y fuera del gobierno, se desarrolló ese monstruo rojo con tentáculos, la oposición dice que es el caos por la incompetencia gubernamental.

No señores están bien equivocados, esa gente sabe muy bien lo que están haciendo. Así como dicen dividir para vencer. También dicen confundir para someter.

A este gobierno por ejemplo le conviene una explosión social, porque así se quitan ese dolor de cabeza de las elecciones parlamentarias que los lleva derechito al patíbulo político con una avalancha de voto castigo en contra.

Declaran un estado de excepción nacional extraordinario de 180 días prorrogable por 180 días más, y en un año exactamente llaman a elecciones otra vez y la lógica que barrerán al basurero esa intención del voto castigo porque la escasez y la inseguridad desaparecerán del mapa político.

Traigo este extenso preámbulo a colación, para vincularlo directamente con las operaciones fraudulentas en la banca pública y privada, lo cual concateno con un artículo de opinión publicado por una pág. web cuyo portal se denomina VISION GLOBAL y es del tenor siguiente:

"Ascienden las víctimas por operaciones fraudulentas en la banca pública o privada del país.

Pese a las medidas de verificación, que aplican las instituciones financieras en las transacciones electrónicas, clientes son blanco de estafas: pierden altas sumas de dinero y sus estados de cuenta están saturados de movimientos que nunca autorizaron. Y para evitar que el titular sea notificado por mensaje de texto de la operación, clonan sus líneas telefónicas.

Ese no es el único patrón del fraude en Venezuela. Los delincuentes falsifican y hasta roban los cheques de terceros, usurpan identidades y cobran el dinero a nombre del titular.

Los clientes se preguntan por qué son víctimas de desfalco si los bancos son tan cuidadosos para cancelar un cheque. Actualmente, es obligatorio que el titular de la cuenta emisora atienda una llamada para confirmar la operación con cheques.

La Brigada contra la Delincuencia Organizada del CICPC, subdelegación Barquisimeto, recibe centenares de denuncias similares al mes. Según los inspectores es evidente el repunte de los fraudes bancarios en 2014. Indican que en varios casos de estafa, los bancos no reembolsan el 100% del monto sustraído.

"Para los ladrones no hay alcabalas", dijo un cliente de un banco privado. Hace seis meses le debitaron cerca de Bs. 90.000 por una transferencia en línea. Pero él nunca antes había realizado una operación bancaria por Internet. Cuando reportó el caso, el banco respondió que el reclamo era inválido. Esa historia se repite en numerosas ocasiones.

Otro sujeto fue desesperado al Cicpc, esta semana. Extravió su bolso en un restaurante y le arrancaron varios cheques de sus dos cuentas para luego retirar Bs. 42.000 en una agencia de un banco privado que jamás frecuenta. "Hasta le quitaron la solicitud de chequeras.

Tomaron una fotografía a color de mi cédula y retiraron todo el dinero. ¿Cómo sabían ellos cuál era el monto que tenía disponible?", relató.

La otra modalidad de los delitos bancarios, que aumentan cada hora, es por Internet.

Lo más grave es que, en el caso de las instituciones financieras del Estado, los afectados presentan un bloqueo en sus cuentas que puede prolongarse hasta por un año.

Es decir, están inhabilitados para efectuar depósitos, retiros, transferencias o pagos.

Es un patrón común en el Banco de Venezuela, donde la lista de espera es tan larga, que no les garantizan a las víctimas el desbloqueo de la cuenta a mediano plazo.

Alrededor de 30 vendedores de un reconocido mercado virtual, provenientes de ocho estados, fueron estafados un mismo día, por un comprador de ciudad Bolívar, quien cometió el delito a través del Banco de Venezuela.

El sujeto adquirió tabletas de Bs. 35.000, cadenas de oro de Bs. 250.000 y repuestos de vehículos de Bs. 40.000 con un solo usuario. No obstante, utilizó 30 identidades diferentes para retirar los envíos.

El pago de los productos aparecía "disponible" en las cuentas de los tarjetahabientes por un par de días.

Pero el banco debitó el monto total y bloqueó los instrumentos financieros de los vendedores por tratarse de "transferencias fraudulentas". Varios mandaron los costosos productos al desconocido y además de perder la ganancia son investigados por el Cicpc. Las víctimas podrían convertirse en culpables de no comprobarse su inocencia.

"Estoy morosa con mis créditos bancarios. Debo dos cuotas y los intereses suben, pero el banco no soluciona, dicen que tienen demasiados casos similares por delante", señaló una comerciante perjudicada.

Los agraviados presumen que el desfalco tendría complicidad interna, aunque no hay versiones oficiales.

Sea cauteloso con sus operaciones bancarias y cambie las contraseñas de tarjetas o banca electrónica periódicamente.

Reporte el fraude a tiempo

Si su cuenta bancaria fue objeto de delito informático, consigne la denuncia en el CICPC.

De lo contrario, podría ser calificado como el cómplice o autor de la estafa. Un padre de familia, quien pidió la reserva de su identidad, deberá comparecer ante las autoridades en los próximos días por recibir una transferencia de una cuenta hackeada, un hecho que desconocía por completo.

Para formalizar una denuncia debe consignar: cédula de identidad, número de la cuenta bancaria emisora o receptora de la operación fraudulenta, estados de cuenta y copia de los reclamos introducidos al banco. En la subdelegación deberá ofrecer detalles de la transacción.

Luego de hacer la respectiva denuncia en el órgano, recibirá un comprobante que deberá firmar y sellar en su agencia bancaria y, seguidamente, regresar el documento al Cicpc. " Tomado de la web del portal VISION GLOBAL Venezuela el país donde el fraude y las estafas bancarias siguen en aumento y nadie hace nada - See more at: http://www.visionglobal.info/venezuela-el-pais-donde-el-fraude-y-las-estafas-bancarias-siguen-en-aumento/#sthash.ziICBM5d.dpuf

Para más muestras, otro botón más reciente: Hay muchos modus operandi diversos, a continuación cito uno de un viejo amigo mío que le ocurrió el pasado 4 de agosto de 2015 en el cajero automático del BOD de la Av. Las Delicias de Maracay a las 18:45, a continuación el escrito de rigor reclamando la presunta estafa electrónica, voy a obviar su identificación para no exponerlo al escarnio público, que ojala alguien se lo haga llegar a Víctor Vargas I. y de oficio ordene una exhaustiva investigación porque es el dinero de sus clientes y debe cuidarlos como su fueran de su propiedad: Ciudadana Lic. CARMEN GALUÉ Defensora del Cliente y Usuario Bancario B.O.D. Presente Quien suscribe, XXX, Venezolano, mayor de edad, comerciante, portador de la cedula de identidad Nro. V-XXX y domiciliado en la ciudad de Maracay estado Aragua, con el debido respeto me dirijo ante su competente autoridad, para exponer por segunda vez mi caso, que descaradamente fui objeto de una presunta estafa electrónica, cuya cuartada considero está al descubierto y me hace pensar que proviene de algún grupo de empleados del banco que usted dignamente representa como Defensora del Cliente y Usuario Bancario. En efecto, el martes 4 de agosto de 2015 siendo aproximadamente las 6 y 45pm efectué un retiro por el cajero automático del BOD sucursal Las Delicias de esta ciudad de Maracay, por un monto de 3 mil bolívares y el cajero no me dispensó recibo alguno por tal operación y ni me llegó por mensaje de texto el retiro de esa cantidad, sino que pasado unos 20 o 30 minutos me llegó un mensaje de texto debitándome la suma de 47 mil bolívares. Obviamente no podía refutar de inmediato ese debito por la hora, sin embargo me comunique vía telefónica con el banco y quedo anulada la tarjeta de débito, luego opté por presentar un reclamo por escrito el día 5 de agosto. Volví a presentar otro escrito el día 31 de agosto; recibiendo ese mismo día una respuesta negativa del banco sobre el reclamo, según solicitud Nro. 419193. Indicándome que tal reclamo es improcedente porque el débito se realizó en el BODEGON HERMANOS HH DF 0 a las 19 horas con 14 minutos y 57 segundos. No me dieron la dirección para ir personalmente a constatar, el recibo que lógicamente todo cliente debe firmar al dorso, colocándole con puño y letra el número de cedula y el número telefónico y además la factura de compra que debe estar reflejada en el sistema para control de la contabilidad de esa empresa. Si es que existe, porque probablemente sea una empresa fantasma. No sé digo yo a titulo reflexivo. Busqué infructuosamente a ese Bodegón Hermanos HH DF 0, por google, por las páginas amarillas de la CANTV, revolqué esa web de arriba abajo y nada. Esa siglas DF significan Distrito Federal, es decir Caracas, ahora bien, yo me pregunto, cómo hice desde Maracay para estar en tan solo media hora en Caracas. Volviendo a la realidad, pido sea reconsiderado este caso e investíguenlo a fondo, no dudo que estamos frente a una presunta comisión de delito de estafa electrónica que amerita indagación de oficio e incluso judicial también y estoy dispuesto a llevar este caso a sus últimas consecuencias. Cabe destacar, que soy titular de esa cuenta corriente desde hace más de 25 años y la cual movilizo en todas mis transacciones privadas y comerciales desde cuando era CORBANCA y que el próspero empresario VICTOR VARGAS I. compró y fusionó en lo que hoy es BOD. Y nunca he tenido problemas bancarios, pero siempre hay una primera vez. Exijo el reintegro del dinero debitado indebidamente de mi cuenta. Operación esa que despierta suspicacias y/o sospecha, porque según sus argumentos se utilizaron los seis (6) dígitos de mi clave que solo yo conozco y administro. Repito si estaba en Maracay a las 18:45 cuando saqué los 3 mil bolívares, ustedes pueden corroborarlo con el sistema. Y a escasos 30 minutos más tarde de diferencias está registrada la fraudulenta operación electrónica, donde quiera que esté ubicado ese BODEGON en horas pico es imposible. Con decirles que desde la Av. José María Vargas cruce con Av. Las Delicias hasta la Av. Casanova Godoy cruce con Av. Las Delicias conduciendo un vehículo en ese tramo determinado se lleva más de 20 minutos, para que tengan una idea de lo que quiero dar a entender. Con este argumento rechazo y contradigo el de ustedes y como débil jurídico estoy dándoles materia prima para que la procesen en sus instancias administrativas. Como es lógico con esta escritura agoto la vía administrativa. En conclusión, reitero que me considero una víctima de estafa electrónica. Lo cual hace que desconfié y desgane ese sentido de pertenencia que todo cliente percibe y lo hace sentir orgulloso de su banco. Quedo pues a sus gratas ordenes, sorpréndanme muy pronto, llamándome o reintegrándome esos 47 mil bolívares que me debitaron indebidamente. @ysamosqueda escritor.ysaac@gmail.com 04267473944



Esta nota ha sido leída aproximadamente 10459 veces.



Ysaac Jacobo Mosqueda

Representante de la Fundación Por La Dignidad de Aragua. Luchador Socialista. Militante del PSUV. Miembro de la vieja vanguardia del MBR (Paracaidista 76-86).

 yjmosqueda@gmail.com      @ysamosqueda

Visite el perfil de Ysaac Jacobo Mosqueda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ysaac Jacobo Mosqueda

Ysaac Jacobo Mosqueda

Más artículos de este autor