Las vainas que me preocupan

Con algunos amigos de Valencia la de Venezuela en mi joven militancia y en esa época donde el libro y la hamaca eran fundamentales para la formación manteníamos como libro de importancia suprema Las Venas Abiertas de América Latina a Carlos Yusti y a mí nos gustaba más que algunos textos que se debían leer obligadamente para participar en un círculo de estudios donde la mayor parte de los amigos ya le habían dado tres repasadas a “Las Cinco Tesis Filosóficas” y como el circulo estaba formado por cinco personas o por lo menos el nuestro pusimos a Galeano a la altura del líder chino escritor de las cinco tesis..

La izquierda en esos años tenía una gran presencia universitaria y se peleaban con garras y pensamiento las direcciones estudiantiles de liceos y universidades  algunos muchachos de esa izquierda que defendía el estalinismo más primario a la hora de pedir una cabilla para limar asperezas en la humanidad de un contrincante político le decía al objeto contundente o sea a la cabilla de algo así como 90 centímetros y de media pulgada envuelta en papel “las cinco tesis” y zaz y cuando se escuchaba decir “pásame las cinco tesis” la vaina era seria y salían a defenderse cabilla en mano de los otros sectores que también traían sus cabillas que podían ser llamadas “Doña Bárbara”  lo cierto es que Galeano ninguna cabilla llevaba el nombre de algún título de Galeano, Borges, Neruda o Cortázar por suerte.

La verdad es que aprendimos mas de Galeano, Bakunin, Fallaci, Borges y los citamos de manera mas frecuente que a Lenin, Mao o aquel lider de Albania que ya no recuerdo su nombre y que algunos hoy ministros los tenian como masacron de proa de sus lecturas cotidianas y conste no hablo de Elias Jaua.

Con esto de la guerra económica y Galeano sigo viendo su libro como un marco donde podemos encerrar entre otras cosas todo lo que es capaz de hacer el gran país del norte y claro el comportamiento de algunos nacionales en contra de la propia patria de cualquier patria de nuestro gran espacio latinoamericano de todo ha existido Héroes y Traidores, patriotas y apátridas, hombres de talento y monstruos sanguinarios, esperanzas y decepciones de todo lo bueno y lo malo, de lo claro y lo oscuro y un vecino poderoso que se alimenta de nuestras debilidades, de nuestras incoherencias, de nuestros miedos y bajezas e inclusive de nuestras bondades y noblezas.

Con lo de los raspacupos al igual que con los que extrañamente pueden “ahorrar” más de un millón de dólares con su trabajo, cosa que tendría en todo caso “caballeros como este cursos de finanzas familiares https://www.youtube.com/watch?v=jdKvSfyUk9M&noredirect=1 la guerra económica contra Venezuela no es un cuento y es verdaderamente dramático y perverso como la batalla parece ser es “quien raspa más” quien saca más plata, quien se lleva más dinero y así como este también decenas de miles de millones que se llevan por la frontera, sin sentido de nación, de patria de familia de amor filial.

La batalla contra la corrupción es parte de cualquier proceso político, económico, social y lo cierto es que la batalla es también un acto de ética, de vergüenza y de dignidad los pillos pueden colocarse la camisa de izquierdas o derechas, los pillos son solo eso pillos pueden tener sotana, pueden tener uniforme, pueden estar entregando al país mientras bailan joropo.

La guerra económica es también una batalla moral, una batalla ética que no va solo contra los pillos pequeños, también contra los grandes pillos que podrían ir desde grandes cacaos del el sector importador y claro los nuevos grandes cacaos de la política en rojo, azul, amarillo, blanco, verde.

Lo grave de la corrupción no es que existan algunos grandes pillos, lo grave es que pudo haber tocado la médula de la sociedad, pudo haber tocado al ciudadano de a pie, al joven que trabaja con nosotros y que sueña con unos “dolaritos” para cambiarlos a precios de algún portal electrónico y granjearse un billetico aunque joda al “pana”.

Venezuela y eso lo sabemos todos que estamos en la mira pero para ganar la llamada guerra económica seria detener los peces gordos y dar ejemplo de que la justicia es pareja, amanecerá y veremos aunque creo que seguiré esperando…Ojala y me equivoque…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3794 veces.



Yuri Valecillo


Visite el perfil de Yuri Valecillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Yuri Valecillo

Yuri Valecillo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a206165.htmlCd0NV CAC = Y co = US