1.-Compras nerviosas, 2.- Acaparamiento, y 3.- Insuficiencia de almacenamiento en los detales

Atención SPJ: Vigile de cerca la Tríada belicosa de la actual Guerra Económica:

Esas tres variables o trincheras del enemigo jurado[1] del consumidor han permanecido en sus batallas  a pesar de las bajas que ha  sufrido y sigue sufriendo porque el gobierno no da tregua como ellos tampoco lo hacen, y particularmente la tercera trinchera de las nombradas en nuestro título de hoy, al parecer  permanece incólume.

En consecuencia, la única manera eficaz y con la mayor brevedad posible de evitar el nerviosismo en las compras, que se traduce en una sobredemanda  capaz de romper cualquier planificación de la oferta, es restableciendo el flujo regular de otrora con una renovación oportuna y suficiente de los inventarios del detallista, de tal manera que se recupere los hábitos de consumo tradicionales, con inclusión de los incrementos notorios que ha venido experimentando una demanda enriquecida y acelerada desde hace varios años con todas las mejoras salariales que el Estado ha volcado sobre esa población que antes no comía en el sentido lato de la palabra, o sea, no se aseaba bien, no defecaba diariamente, no comía carne roja ni siquiera desmechada ni molida que han sido las más rendidoras; tampoco bebía leche fresca de vaca,  no cocinaba gran cosa, comía poco queso, ni rallado;  no se alumbraba con luz artificial, cosas así.

 Para vencer  en esta batalla, ese restablecimiento del flujo de inventarios, el Estado debe auditarles a los detallistas de cualquier tamaño si  disponen de capital y espacio suficientes para el almacenamiento de los mayores volúmenes de mercancía que aquella nueva demanda impone. De no ser así, debe conminársele a agrandar sus espacios comerciales para depósitos y así poder comprar la cantidad suficiente  que ahora demandan los novísimos  comensales, los nuevos clientes.

Para nadie es un secreto que la capacidad de los detallistas siempre ha estado estrictamente ajustada   a una demanda congelada en el tiempo porque  así estuvo durante cientos de años, y en particular durante las nefastas y  hambreadoras décadas de la reciente y mal recordada 4ta. y puntofijista República.

La Superintendencia debe, pues, informar sobre los comercios inspeccionados que cuenten con amplia capacidad para mantener suficientes inventarios, única manera de que, por ejemplo, no compremos más de la cuenta cuando hagamos mercado, confiados para entonces de que la próxima quincena, el próximo viernes o sábado, la bodega de la esquina y el chino o la china del centro tendrán de nuevo mercancías frescas y en cantidad más bien sobrancera.

El Estado debe auditar a todos los detallistas, particularmente a los de mediana y gran envergadura, a fin de que estos establecimientos dispongan obligatoriamente de locales y depósitos de inventarios suficientemente acordes con la nueva y sobrepujada demanda, de la misma forma  como los fabricantes y los intermediarios mayoristas disponen de espaciosos depósitos de almacenaje por ahora habilitados para acaparar,  según denuncias y hallazgos del gobierno.

  Es un hecho que el poder de compra de las mayorías está limitado a 15 y último de cada mes, además de la clientela de los viernes que rige para la empresa privada.  Bodega o detallista que no reúna capacidad para mantener inventarios suficientes y permanentes    no saldría en la lista de la semana y el consumidor sabría adónde dirigirse con la seguridad de que allí será abastecido sin mayores problemas.

 02/01/2015 06:50:52 p.m


[1] Entre paréntesis o valga la digresión: Lo de  guerra económica no es nada novedoso porque por naturaleza propia todos, absolutamente todos, los comerciantes son contrarios de sus clientelas. Con sus miembros jamás hacen amistad sincera ni siquiera bajo la forma religiosa de compadrazgos ya que a esta también la miden en términos de ganancias. Por tener semejante corazón tan duro, como condición sine qua non,  es por lo que no todos podemos ejercer oficios mercantiles ni fabriles.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1302 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: