Decreto de los PVJ (Precios de Venta Justos)

En el marco de la guerra económica desatada contra el pueblo venezolano - la cual se mantiene - observamos una conducta especulativa que busca institucionalizarse y pretendenimponer los comerciantes y distribuidores de alimentos enlos productos de la dieta básica y en otros rubroscomo los medicamentos,en sus establecimientos, farmacias, ferreterías y supermercados de todo el país.
No es casualidad que justamente los productos de mayor necesidad o requerimiento por parte de los venezolanos, no se consigan y hayan desparecido como “por arte de magia” de los anaqueles de los abastos y supermercados, sin ninguna explicación (pañales, jabón, café, papel toilette, aceite. detergentes, lavaplatos, entre otros rubros).


La ley del mercado capitalista marcada por la sentencia de “la oferta y la demanda”, se ha roto en Venezuela; gracias a una “mano peluda” que busca crear descontento entre los venezolanos y ha encontrado en el contrabando un gran aliado comosu válvula de escape.


Esta conducta unida al acaparamiento y al desvío de los productos hacia un destino distinto al de la red tradicional de distribución y puntos de venta a los consumidores, en supermercados y abastos del país, han ido a parar a Colombia y a los depósitos de los acaparadores o a las redes del mercado informal (buhoneros).


Desde la aprobación de la Ley de Costos y Precios Justosen febrero de este año por el Presidente de la República Nicolás Maduro, los enemigos de la Patria se han propuesto otra forma de “guarimba” para tumbar el gobierno, unida a la práctica del terrorismo.
Es por eso que en la mayoría de poblaciones del interior del país se ha institucionalizado una guerra entre el “gato y el ratón” y se han incrementado las colas, para poder adquirir algunos rubros de la cesta básica; sobretodo, cuando llegan a “cuenta gotas” a la red de abastos y supermercados (la gran mayoría chinos) donde desaparecen al instante, desde los propios camiones sin ni siquiera llegar a los anaqueles.


Un ejemplo lo constituye la acción emprendida en el Oriente del país, en la ciudad de Maturín, por la Superintendencia de Precios Justos(Sundde) la cual ha detectado especulación y acaparamiento en más de 600 locales visitados y también ha encontrado, la venta de productos vencidos los cuales también son vendidos a precios especulativos.(Ciudad Maturín,pag.3)


Se ha creado una conducta que ronda el grado del delito con ganancias que violan la Ley y se burlan descaradamente del pueblo, ante una necesidad vital de adquirir productos básicos y necesarios para los hogares y familias de todo el país.
La acción de los representantes de organismos de control de la propia Superintendencia ha resultado infructuosa; porque si se multan o cierran algunos establecimientos, estos vuelven a abrir a los días siguientes y continuan sus andanzas e incluso, suben más los precios a los consumidores.


Es por eso que el paso anunciado por el Comisionado y Superintendente Nacional de Precios Justos Andrés Eloy Méndez cobra una gran importancia singular en la lucha y en la batalla contra la guerra económica, al proponer la guerra popular de control.


La acción se ha iniciado por el estado Aragua y será ejecutada por una gran red de inspectores de Precios Justos, juramentados por este organismo y que contarán para su actuación con el apoyo de los “inspectores populares” salidos de las UBCH, para frenar a los acaparadores y especuladores y ordenar a las autoridades la aplicación estricta de la Ley en unión de la FANB.


Entre las medidas a tomarse en los próximos días están las multas establecidas por la Ley, el cierre de establecimientos y la detención de los acaparadores y especuladores de los productos de primera necesidad, previamente comprobados sus delitos o agarrados con las manos en la masa.


Se trata de entrar a aplicar la “inteligencia social” y la participación del pueblo en el reclamo de sus justos derechos y precios justos,para la protección de los salarios; es decir, contra la guerra económica, guerra popular de control de precios.


Ya basta de tanta burla y saqueo al pueblo venezolano en el marco de una guerra económica, sostenida por el contrabando y el acaparamiento. Habrá formalmente un acto de fiscalización autorizado por la Superintendencia a través de sus inspectores, las FANB y las UBCH.


Como primera medida anunciada por el Superintendente de Precios Justos Andrés Eloy Méndez se procederá a un inventario de los abastos, supermercados, farmacias, ferreterías, panaderías y demás locales comerciales o negocios,los cuales deberán cumplir los precios establecidos por el Estado venezolano y amparados por el nuevo decreto que debe aprobarse próximamente paraestablecer los Precios de Venta Justos; es decir el PVJ que sustituye al tradicional PVP que conocimos los venezolanos en el pasado.


¡Amanecerá y veremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2082 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marco Tulio Arellano

Marco Tulio Arellano

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a196346.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO