Atención Ministro Rodolfo Marco Torres

Reciba en primer lugar Ministro, un saludo revolucionario, patriótico, bolivariano, chavista y antiimperialista en la loable tarea que tiene usted, al frente del Ministerio del Poder Popular para las Finanzas y Banca Pública, amén de ser también encomendado por nuestro Presidente Obrero e Hijo de Chávez, Nicolás Maduro Moros, en la inmensa responsabilidad de ser el Vicepresidente del área Económica-Financiera.

Además, es considerado uno de los “hijos de Chávez”, ya que usted, junto a un grupo de valientes soldados y bajo la guía del Comandante Supremo, Hugo Chávez, participó usted en la rebelión del 4 de febrero de 1992, por lo que no sólo tiene las credenciales académicas, sino militares y humanas para escuchar, atender y servir a nuestro pueblo.

Pero, entre otras de sus obligaciones, entiendo que ejerce usted la Presidencia del Banco de Venezuela, institución emblema de nuestra Banca Pública, y que es el motivo fundamental que me lleva a escribirle estas líneas, para plantearle una situación, con el mayor respeto, pero en la que ruego de su mayor atención, porque según entiendo, no soy el único afectado por esta contrariedad que paso de seguidas a referirme.

Soy cliente desde que tengo uso de razón, del Banco de Venezuela, y un usuario con cierta asiduidad del servicio Clavenet del Banco de Venezuela. Pienso que de un tiempo para acá, las formas para establecer las contraseñas son tan engorrosas y complicadas, entiendo, a los fines de reforzar la seguridad de nosotros los ahorristas de esa institución financiera pública.

Lo cierto del caso es que desde hace un poco más de un mes iba a realizar una transacción en el clavenet del Banco de Venezuela, insertando mi número de tarjeta de debito y mi contraseña, la cual me decía que era incorrecta. En virtud de ello, pensando que la había olvidado, accedí al ítem “¿Olvido su contraseña? Que tienen allí mismo, a los fines de cambiar la misma. Lo intente por el modo de responder preguntas de validación y no me fue exitoso, y por la opción de que a través de mi número celular se me enviará un código de validación para poder restablecer mi contraseña, lo cual fue imposible también hacerlo a través de esa opción. Hasta que dicho sistema me notificó que por superar el límite de intentos para restablecer la contraseña, sin tener éxito, mi clavenet personal era bloqueado, y que debía comunicarme al 0500-6425283 para poder desbloquearla.

Aquí empezó mi viacrucis señor Ministro, ya que en primer lugar, cuando uno se comunica a ese número, constantemente está ocupado, cuando anteriormente eso no ocurría. Generalmente cuando da las opciones las da de manera que incita al error. En mi caso particular, entiendo que era la opción Nro. 5 que tenía que ver con el soporte de Clavenet banca telefónica, para poder comunicarme con alguno de sus ejecutivos, responder algunas preguntas de validación, y reiniciar el proceso para poder restablecer mi contraseña.

Luego viene mi segundo calvario, ya que luego de todos los esfuerzos por acceder a esas opciones explicadas en el párrafo anterior, vía telefónica, después te atiende una operadora con el siguiente mensaje, que paso de seguidas a transcribir: “Para el Banco de Venezuela, su llamada es importante, en breves segundos le atenderá uno de nuestros ejecutivos. Banco de Venezuela, inclusión es nuestro destino”. Me disculpa lo duro que voy a ser, pero no me cabe de otra, lo de inclusión es nuestro destino, con los hechos no lo están demostrando y lo de breves segundos raya en un cinismo bestial, ya que tuve que realizar, y no le exagero con lo que le escribo, cinco llamadas, en las que en promedio esperaba entre treinta a cuarenta minutos para que alguno de esos ejecutivos me atendiera siquiera. En las primeras dos, por razón de tiempo y labores tuve que colgar, pero en la tercera y la cuarta fui cortado no sé si por alguna operadora del banco o fallas en el teléfono. Ya en la quinta, y después de lo que he considerado una irrespetuosa espera, me atendió una de las ejecutivas, a la que le expliqué mi situación y procedí a responder las preguntas de validación que me hizo a través de la línea telefónica, lo cual hice correctamente, luego se hizo un reseteo del sistema, y me sugirió la servidora que accediera a la hora de restablecer la contraseña del clavenet, a la opción “Enviar Código de Validación vía celular”, además de darme algunas sugerencias para la contraseña.

Pero aquí viene mi tercer tormento, ya que desde hace poco más de una semana, y hasta el momento en que escribo estas líneas, he seleccionado la opción “Enviar Código de Validación vía celular”, que me consta que si esta registrado al clavenet, y el fulano sms del código de validación para poder completar este proceso de restablecimiento de mi contraseña no me ha sido enviado hasta ahora, y por ende no he podido cambiar mi contraseña, y en definitiva, no he podido resolver mi problema. Estoy en las mismas pues.

Estimado Ministro, el “Ché” Guevara señalaba: “La Revolución no puede estar reñida de la calidad”, y Enrique Dussel expresaba que debemos hacer del socialismo un sistema “humanamente gratificante”. Usted sabe muy bien que el Comandante Supremo Hugo Chávez, siempre decía que “el diablo esta en los detalles”, además de incentivar la eficiencia y la eficacia dentro de nuestras instituciones públicas. Desde la Banca Pública, debería prestarse el mejor y más eficiente servicio a nuestro pueblo, mejor que los sectores privados. Esta situación personal que me permito denunciarle, no soy el único que se ha visto afectado. He investigado y entiendo que casos similares al que me estoy permitiendo denunciar hay por miles en todo el país y en todas las agencias del Banco de Venezuela. Pero no solamente ello, me han informado que en el Banco del Tesoro también han pasado por situaciones de desmejora, baja calidad en el servicio y mala atención que se está prestando desde la Banca Pública.

¿Por qué permitimos que esto suceda? ¿No cree usted que acciones cómo estas contribuyen a molestar a nuestro pueblo y a desmoralizarlo en su creencia firme de nuestro socialismo? ¿Será que esta desmejora se deberá por falta de adecuación tecnológica, por falta de mística de los servidores y servidoras públicas que allí laboran, una acción premeditada o todas las anteriores? ¿No cree usted que este tipo de acciones contribuyen a generar aquellos “matavotos” de los que alguna vez escribió Luis Britto García? Permítame regalarle una de las frases de José Martí, que en lo personal me gusta mucho: “El discurso motiva, pero el ejemplo (o los hechos si mejor lo prefiere) convence”. O como aquél otro: “Obras sin amores y no buenas intenciones”, o como está escrito en la Santa Biblia: “La fe sin obras es muerta”.

Hay otras denuncias, una que es mucho más grave, y que no me afecta directamente, pero que me quiero permitir hacerle llegar, para que realice las investigaciones correspondientes, y que tiene que ver con una posible modalidad de fraude y desangramiento económico contra nuestro país que se pudiera estar haciendo desde el Banco de Venezuela, por parte de algunos gerentes bandidos. En lo que tenga todos los elementos, se los hago llegar con mucho gusto.

Señor Ministro y Vicepresidente Marco Torres, discúlpeme lo extenso de la misiva y si en algunas líneas fui un poco duro, pero sé que usted entenderá que desde el Banco de Venezuela, y así deben entenderlo sus trabajadores y trabajadoras, no le hacen favores a los que allí tenemos cuentas, sino que prestan un servicio público, y como usuarios y usuarias de ese servicio, merecemos ser tratados de forma esmerada, atenta y amorosa, por ser parte integrante de un sistema bancario público, y esto es al servicio del pueblo. Confío en que este mensaje, no sólo contribuirá a la solución de mi problema que en lo personal me afecta, sino a la mejora de los servicios para nuestro pueblo, es decir, un impacto positivo que le garantizará al pueblo de Bolívar y Chávez, la mayor suma de felicidad y seguridad social posibles.
Sin más a que referirme, de momento, me despido de usted, no sin antes reiterarle mis más altas consideraciones de afecto, aprecio y estima.
¡Bolívar y Chávez Viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3369 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a195580.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO