Sí camarada Maduro capitalismo puro disfrazado de socialismo

Aplaudo y apoyo en todo su contenido, el Artículo de Opinión del Camarada Alejandro Gómez, publicado en Aporrea (http://www.aporrea.org/actualidad/a180739.html)el pasado domingo 26 de enero de 2014, cuyo texto transcribo íntegramente y es del tenor siguiente: Camarada Maduro, esas medidas son capitalistas. Creo que no existe residenciado en Venezuela que no se haya enterado de la devaluación, y si es posible no llamar devaluación a las medidas económicas presentas por el  vicepresidente del Área Económica, Rafael Ramírez. Cada uno de nosotros tiene derecho a $3000  para cubrir gastos de viaje al exterior, compras por internet y efectivo, lo que implica un 30% menos de acceso a las divisas desde el 2010 para personas naturales.  La crítica de Luigino es inmejorable; se castiga hoy a la quien realiza el esfuerzo de escapar de la especulación, mientras se deja impune al supervisor de divisas CADIVI y peor aún, se perdona a los catalogados como Raspa Cupos en el año 2012. ¿Si no se castiga al ladrón, como se esperan que se cumpla la ley?  Más allá de CADIVI, mi temor se extiende a una posible extinción del patriotismo con esta medida. A mediados del 2012 mi familia hizo uso efectivo del cupo electrónico, y al poco tiempo se constituyó en la única ventana contra la especulación. A finales del 2013 incluso me vi forzado a comprar una tarjeta SD de 32 gb, que se ubicaba en Bs 2500 en el país, pero a Bs 203 en el exterior (a 11,3 si lo comprara ahora). El gobierno estableció que en promedio, el precio justo de un producto importado es aproximadamente el doble de lo que cuesta (traslado + gastos operativos + 30% ganancias + etc.). Esto arroja en el caso de la tarjeta SD un precio de venta de Bs 406. ¿A quién beneficia entonces la devaluación? Una infografía de Zurda Conducta fue muy explícita al indicar que el 75% de las divisas se utilizan en bien prioritarios; no obstante esa infografía se pierde ante las necesidades reales. Siendo un país del trópico con tierras cultivables y capacidad de cultivo inagotable ¿Es aceptable importar comida? ¿Es aceptable que la rica flora venezolana no sea explotada para la fabricación de medicamentos?, ¿Es aceptable comprar repuestos mecánicos con niveles de tolerancia superiores al milímetro cuando somos un país metalmecánico y productor de petróleo?... 75% de nuestras importaciones NO deben ser alimentos, medicamentos y repuestos. Al contrario, tenemos capacidad para que el 75% de nuestras exportaciones sean alimentos, medicamentos y repuestos. Y me extiendo más allá ¿Es aceptable que en nuestros estantes el 75% de los productos sean de la marca con un oso blanco, una aspirina y un pastilla color naranja entre otras marcas que curiosamente lideran el mercado de las importaciones? Entonces veamos la realidad: Que la medida obliga a un sector - llámese clase media baja y alta - a comprar a precio especulativo cuando esos mismos productos los compraban a valor justo. ¿Acaso nos gobierna gente como Guillermo Zuloaga representado por las importadoras con el discurso Puede ser que especulemos, pero damos empleo? ¿Por qué se despidió al camarada Eduardo Samán, al único a quien los negocios importadores tienen miedo? ¿Otra vez más debemos arrodillarnos ante las multinacionales? ¿Dónde están los sueños de una economía socialista libre de inversionistas y totalmente patriótica? ¿Dónde está empresa MONACA en los estantes del Bicentenario, para dejar de alimentar al pueblo con grano cancerígeno de Monsanto? Presidente reflexione, no sea participe de un nuevo boom de la especulación. Jugar con la disponibilidad a favor de los capitales, importadores que compraran a 11,3 y venden a 76 solo empeorará las cosas. Mano firme a la impunidad y a la improductiva nacional son la cura y solución. NO MAS DEPENDENCIA DE IMPORTACIÓN, ¡¡¡HAGAMOS PATRIA!!! alejandrogomez88@gmail.com

Seré breve con mi comentario, pero antes pretendo difundir el contenido de este Artículo, para que sea leído y analizado por aquellos camaradas que no han podido leerlo, aunque ya lo han leído más de 5 mil lectores. La verdad, que la crisis económica nos va a comer vivos. Los pobres que somos la gran mayoría de Chavistas, incluyendo algunos enchufados, otros sociolistos, bolichicos, pero sobre todo, aquellos marginales más golpeados históricamente por todos los gobiernos que han pasado, sienten ese cambio de mal para peor. Simple es una ecuación social de tiempo, que podría y dios nos cuide, reventar en  un estallido social parecido al 27 y 28 de Febrero de 1989. Miren en la encrucijada hay un vikingo que es chavista hasta el tuétano, nunca ha recibido algún beneficio del gobierno revolucionario, ni nacional y menos regional. Y ese vikingo se dio cuenta que de seguir como vamos, habrá algo muy feo en el país, él lo relaciona con una hambruna que matara niños y ancianos y se dio cuenta porque siempre compraba su cervecita al mismo precio y nunca pagaba de más por sus cervecitas. Hasta que le tocaron el lado que más añora, embriagarse para poder olvidar sus frustraciones y escudarse en la mendicidad. Y no vamos muy lejos de la realidad, por ejemplo ya no hay leche completa en polvo para lactar a los niños entre 1 a 10 años de edad, que requieren sus teteros con alimentos procesados y no estoy refiriéndome a  esa absurda leche del mercal que no alimenta sino que enferma a los niños por el exceso de lactosa. No me salgan con que soy opositor, que soy contrarrevolucionario, ya ese jueguito se le agotó el discurso. Es hora de ver la realidad cierta y de corregir las fallas. Hasta la próxima entrega. yjmosqueda@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5237 veces.



Ysaac Jacobo Mosqueda

Representante de la Fundación Por La Dignidad de Aragua. Luchador Socialista. Militante del PSUV. Miembro de la vieja vanguardia del MBR (Paracaidista 76-86).

 yjmosqueda@gmail.com      @ysamosqueda

Visite el perfil de Ysaac Jacobo Mosqueda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ysaac Jacobo Mosqueda

Ysaac Jacobo Mosqueda

Más artículos de este autor