Destituyan al ministro de Alimentación

¿PARA QUIÉN GOBIERNA EL GABINETE ECONÓMICO?

La ofensiva de la burguesía incluye mover los peones que tiene dentro del gobierno venezolano, y eso incluye obtener como premio a su práctica de acaparamiento y desabastecimiento artificial de los alimentos de nosotros, el pueblo, nada menos que la exoneración de los impuestos sobre la renta para los ganaderos y el aumento del precio de las proteínas para el pueblo que ha anunciado públicamente, sin ninguna vergüenza, el ministro Félix Osorio. Ese hecho, que por desgracia no es la primera vez que ocurre, no necesita siquiera comentarios.

Una y otra vez, la escondida de los alimentos precede a un aumento general autorizado por los ministros del gobierno bolivariano que se encargan del área.

Para los burgueses que nos explotan a todos y se burlan de las necesidades del pueblo, que ni siquiera está pidiendo de regalo sino comprando; la impunidad como siempre, y la complacencia permitiéndoles más aumentos de precios, ya de por sí inflados artificialmente.

Para el pueblo, sólo contribuyen a hacernos más dura la vida.

LOS MINISTROS DE LA POLAR

La lógica de estos ministros de formación burguesa, para quienes el pueblo no es más que un número en un papel, que hablan de socialismo mientras favorecen a los capitalistas, los lleva a aceptar y avalar que los pobrecitos burgueses no han recibido suficientes dólares preferenciales, ni suficientes aumentos de precios para que llenen más sus cuentas bancarias, ni suficiente impunidad para el acaparamiento, el monopolio, la inducción a la corrupción, no sólo en las altas esferas del gobierno donde se les permite, sino también en el propio pueblo, a quien usan para vender como buhoneros lo que esconden para no vender a precios regulados.

Es evidente que esos personajes que se supone gobiernan para el pueblo, en verdad están trabajando para los Mendoza de la Polar y para todos los bichos de uña que están arañando nuestros estómagos en esa guerra inclemente contra nosotros, mientras nos traicionan los ministros como Félix Osorio, como lo han hecho otros, como Edmée Betancourt (la ministra de los barrios pobres como Prebo y El Trigal), quien más de una vez firmó aumentos después de un prolongado periodo de acaparamiento, para premiarlos, como siempre. Lo mismo que Osorio y otros pseudo burgueses que se ponen la camisa roja.

¿Lo estarán haciendo gratis? ¿Nos están regalando, o nos están vendiendo?

¿POR QUÉ HA DESAPARECIDO TAMBIÉN LA HARINA DE MAÍZ DE MERCAL Y PDVAL?

¿POR QUÉ SIGUEN IMPUNES LOS QUE ESTÁN SACANDO ESOS RUBROS A COLOMBIA?

Mercal y PDVAL fueron creados por Chávez justamente para contrarrestar los esfuerzos de la burguesía, que monopoliza el comercio de alimentos. Sin embargo, sospechosamente coinciden el acaparamiento por parte de la burguesía y la desaparición, en los anaqueles de PDVAL,  MERCAL, los abastos Bicentenario, de rubros como la harina de maíz, la arepa criolla que todos buscamos preparar cada día, la leche, la azúcar, la pasta regulada.

Los altos funcionarios y todos sus cómplices, que están sacando esos rubros para Colombia y otros países, están participando en la guerra económica ¡de parte de nuestros enemigos! Y para eso cobran altos sueldos que les pagan con nuestro dinero.

A los Bicentenario llevan unas cuatro pacas que se acaban enseguida, además de que producen artificialmente las colas para que la gente se enoje, y los precios son más caros que en los mismísimos abastos de los chinos, quienes nunca trabajan para perder.

Evidentemente, la lógica conque están trabajando es la de obtener ganancias (¿para quién?) a costa de que el pueblo, con una arrechera silenciosa, tenga que pagar más que en las empresas privadas. Incluso muchas veces no hay los artículos regulados como la harina de maíz y la azúcar, que se producen aquí en abundancia, pero los estantes están llenos de productos Polar y los de corporaciones transnacionales.

La leche completa Los Andes, la mejor que se produce en el país, no llega a los estantes, sino las modificadas y otras que son vendidas a precios exorbitantes.

Por cada producto regulado que ponen en los estantes, hay cientos de artículos que no pueden ser  adquiridos por la mayoría de la población.

Como es sabido, la mayoria de los ancianos no tenemos pensión, ni salario, y tenemos que arreglárnoslas. Pasar hambre, como cuando Chávez no había llegado. ¿Y cómo se las arreglan los que tienen varios hijos pequeños y ganan el sueldo mínimo?

INDEPABIS: NO MÁS PROPAGANDA. POR SUS FRUTOS LOS CONOCEMOS.

Mientras más presente está en la propaganda el Indepabis, menos está en la calle y los resultados son esa inflación artificial producto del acaparamiento, que enriquece a ladrones privados y a corruptos dentro del gobierno. Generalmente se hacen de la vista gorda o se encierran a negociar con los dueños en las fiscalizaciones (me consta). También ellos, al no hacer su trabajo, están participando en la guerra económica de parte de la burguesía, pero pagados con el dinero público que nos pertenece a todos. Y la publicidad mentirosa que descaradamente ponen en el sistema de medios públicos sólo nos recuerda lo sinvergüenzas que son.

SUNDECOP: UN ELEFANTE BLANCO.

De Sundecop ni siquiera se ha oído, sino para alargar una, y otra, y otra vez, las prórrogas para los comerciantes, para el registro. El PMVP no existe, cero control para los especuladores. Otros que están participando en la guerra económica de parte de la burguesía.

LA NACIONALIZACIÓN DE LAS EMPRESAS POLAR ES UN IMPERATIVO

Y esa necesidad no precisa explicación alguna. Y no sólo las empresas Polar. El gobierno debe monopolizar el mayoreo de los alimentos, y controlar a los comerciantes.

No podemos seguir premiándolos y el gobierno no debe estar haciendo denuncias, a menos que tenga en la mano la medida ejemplarizante para cada caso, que no deje impune e los que nos están arañando el estómago, con la peor mala fe de lograr un conflicto que permita la intervención armada directa del imperio para llevarse nuestros recursos naturales.

EL PUEBLO DEBE PROTAGONIZAR LA LUCHA CONTRA EL ACAPARAMIENTO, LA ESPECULACIÓN Y CONTRA SUS CÓMPLICES EN INDEPABIS, SUNDECOP Y EL GABINETE ECONÓMICO.

Esta revolución nos ha costado demasiado, y es demasiado importante para todos los  que no somos burgueses, que no podemos permitir que los expertos en autogol sigan en el gobierno.

El Presidente Nicolás Maduro debe escuchar al pueblo y destituir a todos estos traidores, y el Vicepresidente debe recordar que Sundecop depende de él  y por lo tanto es responsable de la acción y la inacción de esa institución, que sólo ha servido para cobrar altos sueldos mientras el resultado final de su inacción es esta situación de desabastecimiento artificial.

Es necesario identificar a los agentes de la burguesía dentro del gobierno con nombre y apellido, e ir a por ellos. Identificarlos, rayarlos y no descansar hasta que sean destituidos.

Antes que sea demasiado tarde.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6066 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: